Opinión

Alumnos patitos / Alegorías Cotidianas

 

Criticamos mucho el sistema de educación, que no hay calidad, hay un gran rezago, no se tiene el recurso suficiente y los docentes necesitan estar en constante capacitación, es más hasta ahora se quiere estudiar que carreras universitarias son aquellas que tienen aportación económica y cuales deben de desaparecer por no tener campo laboral en el estado.

Quizás a esto deberíamos de sumarle que en Aguascalientes la educación se convirtió, por necesidad, en un negocio y existen más universidades en nuestro estado tan pequeño que toda en España. No sé cómo anden las cifras actualmente, el año pasado conté 34 universidades, pero creo que ese número ya no es preciso. El sitio Altillo.com muestra una lista con 37, mas no se encuentra en ese listado esta nueva universidad con nombre italiano que está en el Dorado, en fin, son muchas.

Cuando las universidades se instalan de un día al otro, se dice que están hecha al vapor y si algunos de sus egresados carecen de conocimiento y es evidenciado de una manera u otra entonces se convierte en una universidad “patito”.

Con el paso de los años, la observación y la experiencia he llegado a la conclusión de que no todas las instituciones de educación superior son patito ni tampoco lo es su cuerpo docente, pues olvidamos que en la educación también influyen las diferencias culturales, desigualdades sociales, el ideario colectivo y sobre todo, la actitud.

Tampoco mentiremos al decir que ser docente también es visto como negocio. Los recién egresados al no encontrar trabajo (aun si no se esfuerzan mucho en ello) buscan emplearse como profesores de asignatura en donde sea. En ocasiones son contratados en secundaria o bachillerato y sufren al no tener estrategias didácticas para poder tener el control de la clase, etc.

Es cierto, la educación no es sencilla y actualmente con las plataformas virtuales se ha hecho mucho más impersonal de lo que pudiera ser en el aula. Uno de los problemas de la educación en línea es que, cuando se tiene poca ética, los trabajos de investigación son un completo fraude, por ejemplo, parafrasear ahora paso a copiar y pegar párrafos completos o artículos enteros para adjudicarlos como propios, eso lo hace un estudiante patito, sin importar el prestigio de la institución donde curse sus estudios.

Hay muchos jóvenes que no quieren cursar estudios universitarios y son obligados por sus padres o a terminar una licenciatura o a estudiar algo que no les place. El estudiar sin una verdadera motivación personal que les satisfaga convierte su estancia en un verdadero calvario y muchos en lugar de concluir sus estudios en tiempo, según el plan de estudios, pasan dos o tres años más para terminar, confirmando su falta de interés.

De quienes eligen estudiar voluntariamente, existen algunos a quienes todo les parece difícil, pesado, lo que con lleva a que se quejen y quejen por cualquier cosa y por el mínimo esfuerzo quieren diez, aunque académicamente el trabajo sea deficiente. Entre este tipo de estudiantes encontramos a algunos maestrantes quienes cursan estudios de posgrado sólo por el hecho de que ganarán más al subir el escalafón.

Los estudios de nivel superior no siempre forman estudiantes y logran el perfil de egreso, pues los alumnos patitos únicamente quieren un título que les abra puertas, aunque en la práctica no tengan el grado que cursaron.

En este caso en particular, el problema no es ni el sistema ni la institución donde cursan sus estudios sino la actitud ante las cuestiones académica.

Los estudiantes proactivos buscan la mejora continua y se plantean retos, los estudiantes patitos son desorganizados y prefieren quejarse, dejar los estudios sin esforzarse para lograr llegar al resultado de aprendizaje.

En ocasiones creo que esto se deriva no sólo de la educación en casa sino también a los nuevos hábitos establecidos a partir del uso de las redes sociales donde no hay reglas gramaticales y pareciera que todo ya está dicho.

Las enciclopedias ya no se consultan y los textos ya no se transcriben, la metodología se fue y no hay más fichas bibliográficas, hemerográficas ni nada de lo que le daba estructura a un trabajo académico e incentivaba a investigar.

En el aula, física o virtual, hacer el mejor esfuerzo y buscar que sean la mejor versión de sí mismos (como lo plantea la educación 3.0) es una estrategia que no siempre se logra pues el libre albedrío de cada uno, así como su fuerza de voluntad son los que definen si serán perfectibles o no.

Antes de satanizar a una institución de educación superior es preferible que observemos bien caso por caso pues el factor puede no estar en la instrucción sino en la persona.

El conocimiento, cuando en verdad es asimilado, tiene un impacto en la vida de quien lo adquiere, el habla, la escritura cambia y se actúa en consecuencia.

Demos las gracias de que los alumnos patitos son la minoría y que, con mucho esfuerzo de todas las partes que intervenimos en la educación, podemos generar cambios y abrir algunas conciencias.

El día a día es distinto en el aula, y todos aprendemos algo nuevo, llevar el conocimiento a la práctica cotidiana en la vida personal y laboral es decisión de cada uno, por ello antes de juzgar hay que observar, fue la universidad donde cursó sus estudios o es el individuo quien no tiene el nivel.

 

Laus Deo

@paulanajber

 

The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!