Opinión

Café Fausto / Malgré tout

Era una fría mañana en este pasado diciembre caminaba de prisa por la Alameda Central en la Ciudad de México, iba con retraso a una cita. Mientras avanzaba, ahí la vi bajo los árboles, era la reproducción en bronce de la escultura Malgré tout (A pesar de todo) del aguascalentense Jesús Fructuoso Contreras, me emocioné, lo confieso, siempre lo hago al encontrarme con ella en esa ciudad. Me detuve un momento a disfrutar de esa obra. Fue como estar frente a un pedacito de Aguascalientes, allá tan lejos. Pasaron unos segundos, ahí estaba la figura silenciosa de la mujer tendida boca abajo, desnuda, encadenada, como buscando avanzar y liberarse. Recordé mi cita y corrí a la reunión pendiente.

¿Eso es de alguna manera el sentido de pertenencia? Sentir como propia una escultura que nos transporta a un sitio que sentimos nuestro hogar ¿Esa escultura es acaso ya parte de la identidad del aguascalentense?

Desde mi juventud, al encontrarme por primera vez con esa pieza me cautivó, la recuerdo en la entrada principal del Museo de Aguascalientes, se trataba de su reproducción, luego de mis años de reportero en la capital del país llega a mi memoria cuando de vez en vez iba a visitar a la obra original en mármol expuesta en el Museo Nacional de Arte.

___


___

Pasaron un par de semanas desde esa mañana en la Alameda y no me resistí a conversar sobre esa escultura con mi amigo y colega Marco Antonio García Robles, le llamé por teléfono y nos encontramos en el Café Del Codo.

Me enteré por Marco que la pieza original se realizó en 1899 seguramente en arcilla y después fue enviada a Carrara para tallarse en mármol. Se mostró por primera vez en el Pabellón México de la Exposición Universal de París en 1900. Es una pieza que tuvo gran reconocimiento, hay un poema sobre ella escrita por Amado Nervo y Manuel M. Ponce compuso una obra para piano para ser ejecutada con la mano izquierda. Marco, a quien le expreso mi gratitud por la conversación, me comentó que la escultura se realizó para ser mostrada originalmente sobre una base inclinada en la que se diera la sensación que la mujer encadenada intentaba ascender. En ninguna de las tres versiones expuestas la tienen de esa manera.

La obra Malgré tout, parece decirnos muchas cosas al mirarla. Se ha especulado sobre qué motivó a Contreras a realizarla, tal vez la lucha de las emociones o que el artista se sabía con cáncer por el que después perdería un brazo. Verla me motiva a pensar en el reto de la creatividad artística frente al sufrimiento, a la búsqueda de la liberación personal o colectiva, a pesar de todo.

Pienso, ¿qué hará Malgré tout, cuando logre librarse de las cadenas, o pueda ponerse de pie o logre ascender a pesar de estar sometida? ¿A dónde podrá llegar?

Vuelvo a esa mañana en la Alameda Central y pienso si Malgré tout, tal vez no es parte de nuestra identidad, sino que incluso podríamos verla como una metáfora de la verdadera identidad como aguascalentenses, esa que desea liberarse y andar, esa que viene de abajo, de las raíces mismas de nuestro pueblo, esa identidad que nos dice lo que es ser aguascalentense y lo que anhela para su futuro.

Hace unos días visité de nuevo copia de Malgré tout en el Museo Aguascalientes, ahora ubicada en lado izquierdo del primer patio. Con pesar observé que requiere ser restaurada de algunos de sus dedos de las manos, pienso que años de intentar liberarse y avanzar tal vez la han dañado, pero sigue luchando silenciosa. Algún día podremos verla sin cadenas, está en nosotros que suceda.

Refill: A propósito de esculturas y monumentos, me entero por Luisa Fernanda Pliego a través de Facebook que en Aguascalientes hay un nuevo monumento a Porfirio Díaz, ubicado en una calle que une a la carretera a Zacatecas con avenida Independencia. Se trata de una columna con una placa en la que se le reconoce como soldado, presidente de México “e impulsor del desarrollo nacional”. A los promotores de este homenaje los invito a leer, para empezar, el muy conocido libro México bárbaro del periodista estadounidense John Kenneth Turner, escrito en 1909 en el que se describe la brutal explotación, desigualdad e injusticia de ese régimen, sobre la corrupción de la dictadura porfirista también se ha escrito bastante.

En todo caso, ojalá el Gobierno del Estado tuviera la iniciativa de realizar una reproducción exacta en bronce de la escultura del héroe liberal aguascalentense José María Chávez de la que su original está en el Paseo de la Reforma en la Ciudad de México y por cierto realizada por Jesús F. Contreras.

[email protected]

 

The Author

Fabián Muñoz

Fabián Muñoz

No Comment

¡Participa!