Sociedad y Justicia

Casa Danzante en Aguascalientes tuvo que pagar 20 mil pesos para reabrir

 

  • El cobro se realizó por no contar con “permiso para un show performance o algún evento especial”
  • Verificador es investigado por haber impuesto una sanción por “faltas a la moral y las buenas costumbres”
  • No se definen en el Código Municipal qué son las faltas a la moral y las buenas costumbres

 

Pese a que está en investigación el proceder del verificador al clausurar el bar Casa Danzante y que se determinó que el cierre del lugar no debió proceder por “faltas a la moral y las buenas costumbres” el lugar reabrió sus puertas luego de que se pagó una multa de cerca de 20 mil pesos por no contar con un “permiso para un show performance o algún evento especial” según el director del Área de Reglamentos, José de Jesús Aranda Ramírez.

___


___

Las primeras horas del domingo 11 de febrero de 2018 fue clausurado por la Dirección de Reglamentos del municipio de Aguascalientes el bar destinado al público gay, Casa Danzante, ubicado en Calle Hospitalidad en el Centro de la Ciudad debido a que en el interior se realizaba una fiesta en la que los presentes estaban en ropa interior.

Según la invitación que existió en redes sociales, la cual fue replicada por medios de comunicación, para entrar al llamado Carnaval de Noche de Calzones, además de pagar cover, los hombres debían quitarse los pantalones y andar en ropa interior en la parte inferior de sus cuerpos, mientras que podrían conservar su ropa normal en la parte superior si así lo quisiesen.

Con cerca de 90 asistentes, la fiesta fue clausurada cerca de las 2:40 horas, cuando el lugar fue desalojado y posteriormente clausurado por “faltas a la moral y las buenas costumbres” según el acta número 115-B levantada por la Dirección de Reglamentos, documento que no fue firmado por los dueños del lugar.

Sin embargo el 14 de febrero de 2018, el director de Reglamentos, Aranda Ramírez, explicó que dicha sanción está en investigación e incluso podría ser revocada toda vez que el móvil “faltas a la moral y las buenas costumbres” no debió ser el motivo de la clausura del lugar sino que esto debió proceder dado que los dueños no tenían un “permiso especial para la realización del evento”.

Tras lo anterior, la semana pasada se llevó a cabo un acercamiento con los dueños del lugar con el objetivo de cuidar y garantizar sus derechos individuales lo cual deriva además en un proceso de investigación que se realiza al verificador sobre su actuar en el operativo, “Dicen que llegó de alguna forma no cordial y es lo que estamos ahorita viendo”.

De esta manera el director confirmó que aunque la clausura del bar sí se llevó a cabo por “faltas a la moral y las buenas costumbres”, lo cierto es que para que el sitio pudiera ser reabierto los propietarios tuvieron que pagar 20 mil pesos por que no contaron con un “permiso para un show performance o algún evento especial”.

Además uno de los propietarios del sitio que no quiso mencionar su nombre a La Jornada Aguascalientes, señaló que el bar fue cerrado en la madrugada, pero que el sello de clausura, en el que se podía leer que las “faltas a la moral y las buenas costumbres” eran el motivo del cierre, fue puesto hasta la mañana del domingo, lo cual apuntó el director, es una posibilidad según el Código Municipal por lo que no existe irregularidad en ese sentido, “Se hace la notificación y se hace la clausura pero el sello se puede poner hasta después de 36 horas”.

En el Código Municipal sí está estipulada la sanción por “faltas a la moral y las buenas costumbres”, sin embargo esto es un hecho que también se analiza según Aranda Ramírez pues resulta complicado fundamentar una sanción por un motivo como este: “La fundamentación y la actuación del verificador, ¿En que se fundó que era eso?”.

Para que un verificador pueda imponer una sanción por “faltas a la moral y las buenas costumbres”, admitió el director, el criterio es muy amplio y personal, “Deben tener el criterio de analizar en qué afecta o que es una falta a la moral, por eso es el análisis que se tiene del acta, de las pruebas que se aportan por parte de ellos y del actuar del mismo servidor público es lo que se está analizando”.

Al ser cuestionado sobre la necesidad que existe para que se defina de una vez por todas que es y que no es una falta a la moral y las buenas costumbres, el director comentó que esto es un análisis que los regidores deben hacer, “Pero así se marca en el Código Municipal y es lo que está”.

Aunque ciertamente “la moral y las buenas costumbres” son mencionadas en numerosas ocasiones en el Código Municipal y que incluso una falta a estas puede representar el cierre de un bar, en ningún momento se define de manera clara qué son.

The Author

Carlos Olvera Zurita

Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!