Opinión

Cloverfield y lo que era especial en 2008, pero ya no / Bocadillo

Ya lo hemos platicado en Bocadillo: por lo que antes te golpeaban, hoy [nadie te abraza, pero] es aceptado. Traer un pin de Super Mario, querer hablar de los Emmy’s en el receso o gastar cantidades copiosas en figuras de PVC. En 2008, cuando se estrenó Cloverfield era cosa de locos tratar de complementar la experiencia de una película con toda una búsqueda tipo rally en internet. Desde la disección de perfiles de MySpace de los protagonistas, hasta sitios virales acerca de una extraña corporación cuyas perforaciones provocaron al monstruo. La cereza del pastel fueron los clips de la cámara de mano de uno de los protagonistas; con pistas para entender una película que polarizó a  la audiencia normal, el fandom y la crítica.

Cloverfield partía del gimmick  de la realización relativamente barata a manera de pietaje encontrado. Ei, como en La Bruja de Blair. Iba sobre una fiesta de despedida en Nueva York que acababa de manera espeluznante gracias a un apagón y explosiones que recordaban al 9/11. Los protagonistas, incluído un joven TJ Miller como la voz en off del cameraman de la fiesta, recorrían la ciudad desesperados en busca de refugio, una explicación y la salvación de sus vidas. A mi me pareció un clásico instantáneo. Sus padres son el director Matt Reeves (que luego dirigiría la segunda parte de la nueva Planet of the Apes) y el guionista Drew Goddard (Daredevil de Netflix, Cabin in the Woods, Lost y The Martian). Su padrino es JJ Abrams vía la compañía productora Bad Robot, cuyo involucramiento es más anecdótico que práctico. Como su paso fantasma por Lost, pero esa es otra historia.

Se pensó por un tiempo que Cloverfield como sanga de horror post-9/11 iría por el lado de muchas películas de presupuesto mediano en found footage, pero pasaron casi 8 años hasta 10 Cloverfield Lane, otra producción de horror, pero más como Fly de Breaking Bad. Tensión en un sótano, con solo 3 protagonistas. Otro clásico moderno. Y la historia detrás es deliciosa: el guión fue comprado y posteriormente adaptado a calzador dentro de la franquicia.

___


___

El truco no duró diez años, ya que el lanzamiento hace una semana de Cloverfield Paradox a manera de sorpresa luego del Super Bowl y por Netflix hizo mucho ruido, pero no ha logrado impresionar a la prensa y fanáticos. Es un reflejo de cómo las cosas cambiaron. Ya cada película y serie tiene sus sitios virales, sorpresas en el código fuente, búsqueda del tesoro en perfiles sociales y hasta hallazgos físicos. El factor geek de Bad Robot, ya no basta para una audiencia cavez más chiqueada y servida.

¿Qué tal está Paradox? No es algo terrible pero tampoco resulta urgente. Si estás por prender  tu aparato favorito con Netflix te convendría checar alguno de los capítulos de la docuserie Dirty Money, la cual sí es televisión que deberías estar viendo (aunque sea en tu celular).

 

@masterq / [email protected]

The Author

Francisco Trejo Corona

Francisco Trejo Corona

Todas-las-cosas-digital en La Jornada Aguascalientes. Editor de /AUTONOMÍA. || @masterq en Twitter

No Comment

¡Participa!