Opinión

El conocimiento es poder / Debate electoral

Hay una frase que se atribuye a Sir Francis Bacon que dice que “el conocimiento es poder “; una parecida le es atribuida a Hume que afirma “quien tiene el poder tiene el saber”. Lo que es un hecho es que, como había comentado en columnas anteriores, ahora no nos podemos quejar de la cantidad de información con que somos bombardeados todo el día, todos los días, por diarios, periódicos, radio, televisión (ya en menor medida, pero aún es referente, sobre todo la que es restringida), y los ahora muy populares Facebook y Twitter, redes a las cuales se acerca peligrosamente Whatsapp como un medio de difusión de noticias.

El nuevo reto, y ha quedada plasmada la reflexión en anteriores líneas, ahora es lidiar con tal cantidad de información y discernir cuál es verdadera y cuál no, cuál es útil y cuál no. En una idea: cuál me va a servir para afinar mi criterio, que al final es lo que se busca.

Más para la anécdota, poca gente conoce que, ya hablando de materia electoral, en el estado existe un Instituto Estatal Electoral, distinto de un Instituto Nacional Electoral. Tiro por viaje, a los propios compañeros de trabajo, por teléfono o incluso hasta las propias oficinas, han llegado ciudadanos (eso sí, con muy buena actitud) a solicitar informes para tramitar su credencial para votar.

Claro, esos detalles son fáciles de percibir para quienes nos desenvolvemos en el mundillo electoral. Aún y con todo eso es obligación del ciudadano empaparse un poco en las cuestiones que rodean las actividades que, en mayor o menor medida, van a terminar por afectarlo, ya en su calidad de individuo o ya en su calidad de integrante de la sociedad.

Para este proceso electoral en el que estamos inmersos será necesario conocer algunos pormenores que, en su novedad, presenta el proceso electoral… y otras situaciones que si bien han estado estipuladas con anterioridad, se vuelve imprescindible obtener información de buena fuente que nos permita tomar la mejor decisión posible, que a fin de cuentas de eso se trata el proceso, de elegir.

Una de las cosas más básicas que tenemos que conocer es que, en razón de nuestro domicilio, pertenecemos a dos distritos, uno federal y uno local; en cada uno habremos de elegir un diputado o diputada, por ello nos darán dos boletas con la leyenda “diputaciones”: en nosotros está el investigar cuál de los tres distritos en el que se divide la entidad es nuestro distrito federal y cuál es nuestro distrito local, sabiendo que puede ser uno entre el número 1 y el 18. Ello será importante porque de ahí depende el saber por cuál candidato votaremos.

De igual manera, es conveniente saber que además de la elección de diputados locales y federales, también habrá elección de senadores y de presidente de la República. En el caso de los senadores, debe saber que en su boleta aparecerán dos nombres de candidatos propietarios por cada partido, debido a que la ley contempla que a la cámara de senadores sean electos dos por partido y por entidad bajo el principio de mayoría; y la tercia se complementa con el candidato que se encuentre en la primera posición del partido que quede en segundo lugar. A eso se le conoce como principio de primera minoría.

De la elección presidencial, si no la más importante, si por lo menos la que atrae más reflectores y polariza a la opinión pública, hablaremos después a profundidad. Baste saber en esta primera aproximación que es la única boleta de las que tendrá en sus manos este próximo día uno de julio que solamente estará impresa por el frente y de todos los candidatos solamente aparecerá su nombre, es decir, no hay espacio para algún suplente (la figura de suplente de presidente o de suplente de gobernador, en su caso, no están contempladas) ni mucho menos de listas de representación proporcional al reverso. Por cierto, eso me da pie a recomendarle que, por pura curiosidad, cuando reciba sus boletas, le eche una ojeada al reverso y se dé cuenta que su voto va directamente por los nombres del frente e indirectamente por los de atrás.

El compromiso que se impone, pues, es el de allegarse de toda la información, siempre prefiriendo la que venga de canales oficiales o de confianza. Al fin, conociendo tendremos el poder para elegir.

 

/LanderosIEE | @LanderosIEE

 

The Author

Luis Fernando Landeros

Luis Fernando Landeros

No Comment

¡Participa!