Opinión

La cuesta de enero se prolongó a febrero / La fórmula del café con leche

 

La famosa cuesta de enero, que en realidad se prolonga hasta el mes de febrero, mantiene en una situación de permanente angustia a los trabajadores asalariados, debido principalmente a la carestía que priva en el país y que la resienten más las clases más desprotegidas de mexicanos.

Es posible ver todavía la presencia de muchos clientes en las casas de empeño y de préstamos, porque el aguinaldo se acabó prácticamente antes de terminar diciembre, y los trabajadores suelen acudir a estos establecimientos a conseguir dinero que les permita sortear los gastos al iniciar el año.

___


___

La famosa cuesta de enero, caracterizada por una etapa de sequía económica, anteriormente se limitaba a las tres primeras semanas del año, sin embargo, conforme la economía se va deteriorando, esta sequía se prolonga prácticamente durante todo el mes de febrero y prueba de ello es que los trabajadores acuden a prestamistas, a las casas de empeño y a donde, por cantidades ínfimas, pueden vender algunas de sus pertenencias para salir del atolladero que significa iniciar el año.

Y es que el aumento de precios en realidad ha sido la principal característica en por lo menos la última década. Ha habido un deslizamiento silencioso de precios, producto de la inflación que, por más que se diga e insista de que la inflación está controlada, en los hechos, los trabajadores y sobre todo, las amas de casa saben muy bien que en todo este tiempo, las cosas han aumentado su valor de forma dramática, algo que no se registra en las cifras macroeconómicas que venden mucho el gobierno y los políticos.

Como en otras ocasiones que ya lo hemos comentado, a la clase política en realidad le importa poco la realidad de pobreza que viven millones de mexicanos, debido a que ellos perciben jugosos sueldos y en no pocos casos, perciben recursos de empresas que encabezan o que mantienen a través de terceros, aumentando escandalosamente su patrimonio, frente a los millones y millones de miserables que diariamente se la juegan por sobrevivir.

Así que, cuando escuche hablar de la cuesta de enero, en realidad se trata de la cuesta de enero y febrero.

[email protected] | /CROMAguascalientes

 

The Author

Jesús Enrique Ramírez Pérez

Jesús Enrique Ramírez Pérez

No Comment

¡Participa!