Opinión

Cambios en Washington / Taktika

 

 

Colegio de Estudios Estratégicos y Geopolíticos de Aguascalientes, A.C.

___


___

 

Washington, D.C., Unión Americana. 13 de marzo de 2018. El iracundo hombre del peluquín rubio, Donald Trump, parece escupir las palabras cuando alaba “la tremenda energía y tremendo intelecto” de su actual director de la CIA Mike Pompeo, quien es su propuesta para dirigir el Departamento de Estado. Asimismo, el energúmeno neoyorquino agrega: “He trabajado con él por algún tiempo”. Finalmente, el magnate inmobiliario concluye: “Siempre hemos estado en la misma longitud de onda”.

Minutos antes, y fiel a su costumbre mañanera, el presidente estadounidense había tuiteado: “Diferente mentalidad con Tillerson, buena química con Pompeo”.

Las palabras arriba mencionadas sirven como introducción al presente artículo, el cual tiene por objetivo hacer un recuento de la relación bilateral México-EUA y explicar cómo podría ser afectada por los cambios en el gabinete Trump.

Desde esta tribuna, el escribano ha analizado y narrado como Donald Trump ha utilizado la denostación, el escupitajo y la humillación a México y los mexicanos que viven en los Estados Unidos para anotar puntos en su carrera política, uno de cuyos puntos álgidos ocurrió el 31 de agosto de 2016 cuando el entonces candidato Trump viajó a la Ciudad de México para reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto. La polémica visita provocó un sismo en el sistema político mexicano, debido a la impopularidad del encuentro. Para acallar el alud de críticas, el artífice de la entrevista, el secretario de Hacienda y Crédito Público Luis Videgaray Caso, renunció a su puesto.

Luego siguió la campaña presidencial estadounidense entre Donald Trump y Hillary Clinton, en la cual el neoyorquino triunfó. Entonces, la élite empresarial y política de México creyó que la victoria electoral haría moderar las posturas más radicales de Trump con respecto a nuestro país: la erección del muro en la frontera septentrional, el endurecimiento de la política migratoria, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y la eliminación del Acuerdo de Asociación Transpacífico.

Peña Nieto, en un intento por continuar el diálogo con Trump, revivió políticamente a Videgaray, quien fue nombrado secretario de Relaciones Exteriores. El “aprendiz de Canciller” cifró el éxito de su gestión en construir una relación cercana con el hombre convertido en yerno de Trump: Jared Kushner, quien ni tardo ni perezoso logró que, enero de 2017, Peña Nieto accediera viajar a Washington, pero su suegro tenía otra idea: “Trump explotó contra Peña Nieto en línea, amenazando con suspender la reunión a menos que México accediera a pagar el muro”1. Kushner estaba furioso, pues su suegro había torpedeado su esfuerzo diplomático.

A continuación, prosiguió un diálogo, en donde la dupla Kushner-Videgaray cobró mayor importancia. Esta dinámica propició el desplazamiento como interlocutora de la embajadora estadounidense en México, Roberta Jacobson, una diestra diplomática con vasta experiencia en los asuntos relacionados con América Latina.

Kushner, sin embargo, recibió dos golpes: Trump nombró como jefe de Gabinete al general retirado John Kelly, quien retiró la autorización de seguridad de que gozaba el “yerno incómodo”; y su mano derecha, Josh Raffel, renunció al puesto de director de Relaciones Públicas de Kushner y su mujer, Ivanka.

La embajadora Jacobson anunció, tras 31 años de servicio, el 1 de marzo su renuncia al servicio exterior con el siguiente mensaje en Twitter: “Lo hago sabiendo que la relación México-Estados Unidos es fuerte y crucial…Llevo a México en mi alma y en mi corazón”2.

Los cambios en el firmamento político de Kushner parecieron no importarle a su socio mexicano, Luis Videgaray Caso, quien continuó aupándolo: el 7 de marzo, Kushner viajó, en calidad de emisario personal de Trump, a la Ciudad de México para entrevistarse con Peña Nieto, a esta reunión no fue convocada la embajadora Jacobson.

El retiro de Jacobson, el envío de Kushner a México, y el despido del secretario de Estado, Rex Tillerson, son una muestra inequívoca de “la desprofesionalización y personalización de la diplomacia que dañará los intereses y la influencia estadounidense en la región”3.  Ahora bien, quiénes son las personas propuestas para ocupar la titularidad de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, en inglés) y del Departamento de Estado. El siguiente cuadro lo explica:

 

Perfil

Funcionario Educación Experiencia profesional
Gina Haspel No disponible Ha trabajado para la CIA desde 1985. Sus puntos sobresalientes son:

– Encargada del Servicio Nacional Clandestino, cuyas responsabilidades son: el sabotaje, la propaganda y la subversión

– Jefa de Gabinete del Centro de Contraterrorismo

– Encargada de los “sitios negros”, lugares en donde se torturaba a los sospechosos de pertenecer a Al-Qaeda. En especial, el llamado “ojo de gato” en Tailandia.

– Representante de la CIA en Londres

Mike Pompeo Academia Militar de West Point y Escuela de Leyes de Harvard – Director de la CIA

– Congresista por Kansas

Fuente: elaborado por el autor con datos de: Sputnik, The New Yorker y The Washington Post

 

En caso de ser ratificados por el Senado, los nombramientos de Haspel y Pompeo, al frente de la CIA y el Departamento de Estado respectivamente, significan un endurecimiento de la política exterior de Trump en los asuntos relacionados con: Corea del Norte, Cuba, Irán, México, las negociaciones comerciales internacionales, y Venezuela.

Si alguien duda de que Trump es un enemigo de México, sólo tiene que tener en cuentas dos hechos recientes: la revelación, el sábado pasado, por parte de Trump de una conversación con Peña Nieto en donde el mexiquense le solicitó decir que México no pagará el muro, a lo cual Trump dijo: “¿Estás loco? No voy a hacer esa comunicación”; hoy Trump declaró, durante su visita a California para inspeccionar prototipos del muro, que “El muro fronterizo es verdaderamente nuestra primera línea de defensa”.

La primavera se aproxima, pero los cambios del gabinete Trump presagian un viento helado sobre México.

 

Aide-Mémoire. Las “armas milagrosas” (Wunderwaffen en alemán) de Vladimir Putin podrían evitar un ataque contra los soldados rusos que combaten en Siria; mientras que los dimes y diretes entre el Reino Unido y Rusia suben de tono.


  1. A “very weakened” Kushner goes it alone in Mexico https://goo.gl/d4J8BZ
  2. Roberta Jacobson https://twitter.com/embroberta?lang=es
  3. A “very weakened” Kushner goes it alone in Mexico https://goo.gl/d4J8BZ  

 

The Author

Soren de Velasco Galván

Soren de Velasco Galván

No Comment

¡Participa!