Opinión

La Protección de los Datos Personales: el caso Facebook / Arcana Imperii

 

 

Las tecnologías de la información y de la comunicación están rediseñando el mundo, las relaciones personales, sociales, políticas y económicas. Pero esta transformación tiene un precio. […] es justamente la información la que viene a constituir ahora la materia prima más importante y que, dentro de la información, los datos personales son especialmente preciados. […] nuestra propia vida está volviéndose hoy en día un intercambio continuo de informaciones […]

Stefano Rodotà

 

Estimados Amigos Invisibles, en este proceso electoral que se avecina estaremos expuestos al tratamiento de los Datos Personales, recuerde que, los datos personales es toda información relativa a su persona que lo identifican y lo hacen identificable. Es la información que nos describe, que nos da identidad, nos caracteriza y diferencia de otros individuos. Los datos personales son necesarios para que una persona pueda convivir en sociedad. A menudo facilitamos nuestros datos personales, por ejemplo: para solicitar la credencial de elector, para abrir una cuenta bancaria, para solicitar una tarjeta de crédito, solicitar una cita médica, cumplir una obligación fiscal, incluso para registrarse a un curso de capacitación, y un largo etcétera. Son datos que precisan aspectos relativos a nuestra persona, como pueden ser: nombre, edad, domicilio, correo electrónico personal, trayectoria profesional y laboral, entre otros.

Recuerde que un dato personal es cualquier información relacionada con su persona: su nombre, número telefónico, domicilio, fotografía, huellas dactilares, firma, RFC, CURP, fecha de nacimiento, edad, nacionalidad, dirección de correo electrónico, estado civil, cuentas bancarias, ingresos, cédula profesional, estado de salud, ADN y cualquier otro que pueda identificarlo. También son datos personales sensibles su religión, preferencia sexual, ideología política u origen étnico, entre otros.

En este sentido, orientaré esta columna al escándalo mundial que generó hace unas semanas la red social más grande, Facebook.

Varias notas periodísticas (New York Times, The Guardian y Observer) indicaron que la gigante de las redes sociales fue engañada por investigadores que supuestamente obtuvieron acceso a los datos personales de más de 50 millones de usuarios de Facebook, que luego fueron utilizados para anuncios políticos durante las elecciones presidenciales de Estados Unidos y el durante el voto del Brexit en Reino Unido.

La empresa que engañó a Facebook se llama Cambridge Analytica, empresa de análisis de datos con sede en Reino Unido, ¿Qué hace? Simple, colabora en las campañas electorales en el ámbito mundial (por eso mi interés de anticipar lo que puede suceder en México y en Aguascalientes en particular) a llegar a potenciales votantes en línea. La empresa combina datos de múltiples fuentes, incluyendo información en línea y encuestas, para construir “perfiles” de votantes, luego, utiliza programas informáticos para predecir el comportamiento de los votantes, que, para el día de la elección, podrían verse influidos a través de anuncios especializados dirigidos a estos votantes.

¿Qué fue lo que pasó? Según Facebook, Cambridge Analytica recibió datos de usuarios, para ello, crearon una aplicación llamada “thisisyourdigitallife” que ofrecía por un lado predicciones de personalidad de los usuarios, mientras que, por el otro lado, se llamaba a sí misma como una herramienta de investigación para psicólogos. Dicha aplicación solicitaba iniciar sesión utilizando su cuenta de Facebook como parte del proceso de inicio de sesión, en los cuales, solicitaba acceso a los perfiles de los usuarios de la red social, su ubicación, lo que les gustaba en el servicio, y lo que es fundamental, los datos de sus amigos. Vea usted qué fácil es hacerse de sus datos personales, con tantas aplicaciones secundarias que aparecen en esta red social, así es que tenga cuidado cada vez que usted comience una aplicación con sus datos de Facebook o Twitter, incluso Spotify.

¿Cómo acceden a sus datos? Cuando usted inicia sesión en una aplicación con su cuenta de Facebook, el desarrollador generalmente solicita acceso a su información en la red social, a veces solo solicita el nombre y dirección de correo electrónico, y otras, la ubicación y la información de sus amigos. Todo esto es lo que generalmente cualquier desarrollador de aplicaciones que trabaja con Facebook puede hacer. Según esta red social dice que sus reglas especifican que los desarrolladores no pueden compartir información que reciben con otras empresas, cosa que no ocurrió con Cambridge Analytica.

¿Se necesita mayor regulación? La respuesta es un rotundo SÍ. Aunque en Estados Unidos y en la Unión Europea están tomando cartas en el asunto, en México ni hemos comenzado. Los legisladores deben poner en marcha una campaña en torno a la regulación de las redes sociales, sobre todo, el tratamiento de datos personales a través de aplicaciones en las distintas redes sociales. Recuerde usted que este año será electoral coincidente en nuestro estado, usted cree que algún candidato dígase local o federal, “no le hayan brillado los ojitos” para hacerse de estos servicios y ubicar a los electores y conocer sus simpatías, y más allá de ellos, crear una red, utilizando a los amigos de los amigos que maneja Facebook.

¿Qué puedo hacer yo? Desafortunadamente la respuesta es que no hay mucho que hacer, porque tal vez haya sido metido en este embrollo sin ni siquiera saberlo. Lo más seguro es que usted no haya accedido directamente a ninguna de estas aplicaciones, pero un “amigo” cercano suyo, ya lo hizo y fue la manera de vincularlo con usted. Tampoco aparece la forma de solicitar que su información sea eliminada de sus sistemas, (de ahí la importancia de que cada empresa o institución pública tenga su Aviso de Privacidad para poder ejercer los derechos ARCO -ya le había comentado en otra columna estos derechos: Acceder, Rectificar, Cancelar y Oponerse a sus datos personales)

Desgraciadamente, no estamos en tiempos para regular este tema, los términos ya pasaron. Pero puede agregarse en la agenda legislativa como tema impostergable y se legisle, claro está, en beneficio de los ciudadanos, de lo contrario los partidos políticos y sus candidatos tendrán una mina de oro en sus manos.

¿Y qué harán las autoridades electorales si se presenta este ejercicio en México y en Aguascalientes? Recuerde que, en febrero pasado el INE firmó un Memorándum de Cooperación con Facebook (MOC, por sus siglas en inglés), en el cual reconoce esa nueva realidad y quiere convertirla en algo virtuoso: la capacidad de llegar a millones en forma inmediata, sencilla y barata. Pasará lo mismo con otras empresas como Google y Twitter.

El propósito fundamental de este acuerdo es promover el voto informado y libre mediante la difusión de información electoral de interés público. No implica que se comparta información clasificada o datos personales de terceros. Más bien, se va a amplificar aquélla que el INE ya difunde con regularidad. Algunas de las acciones que se acordaron son la transmisión en vivo de los debates presidenciales; la creación de un “Megáfono electoral”, que es una herramienta para difundir información electoral e incentivar el voto; la inclusión en Facebook del botón “Elector Informado” para consultar horarios y ubicación de casillas; y la organización de talleres a funcionarios del INE sobre mejores prácticas y herramientas para utilizar la plataforma. Esperemos no se malinterpreten las Cláusulas del Convenio y tenga acceso a sus datos personales Cambridge Analytica.

A manera de conclusión, se han llegado a hacer estudios pronosticando que en el futuro se tendrá que “comprar” la privacidad en Internet, porque será muy costosa de mantener y, por lo tanto, se abrirá un nuevo mercado, y una nueva oportunidad de negocios para los que vean que pueden ganar por venderle a las personas su espacio de privacidad -ante todo, en Procesos Electorales-. Por último, su información personal no es del todo comprehensivo; parece que, una vez que la información ha sido tratada y dispersada, especialmente por medios electrónicos, es difícil que desaparezca del todo; parece que es relativamente sencillo encontrar rastros de información personal que no deberían seguir siendo accesibles o, al menos, no tan fácilmente accesibles; y parece que el titular debe ser consciente de que una vez que su información ha sido tratada y dispersada, se vuelve muy difícil que sea olvidada, porque en realidad olvido equivale en cierta medida a “limpieza”, o “eliminación”.

 

[email protected] | @chazito14

 


Vídeo Recomendado


The Author

Salvador Vázquez

Salvador Vázquez

No Comment

¡Participa!