Opinión

Los escenarios económicos postelectorales / Enredos financieros

Estimado lector, a punto de terminar el mal llamado tiempo intercampañas, teniendo ya la claridad de los candidatos que estarán en las boletas electorales, me gustaría hacer un ejercicio futurista; ¿qué pasaría con la economía, dependiendo del candidato que gane? Este tipo de ejercicio no tiene que ver con las propuestas de cada candidato, aclaro, sino del perfil del partido que los apoya y cómo se han comportado históricamente a lo largo del tiempo, el único que pudiera ser una incógnita, y por tanto, en este escenario futurista, es más la percepción personal, es Morena (aunque con el PRD pre morena tenemos una idea más o menos de lo que pasaría).

Vayamos primero a definir los tipos de candidatos y de qué filiación partidista son:

Ricardo Anaya, candidato del PRD-PAN-MC. Una coalición que de mencionarla es un Frankenstein. Una unión de piezas de lo que sobró de diversos partidos. El PRD sin AMLO, que pierde gran parte de su partido, el PAN sin Margarita Zavala y otros líderes históricos que en los últimos años se han ido saliendo de sus filas, y que vemos ahora en otros partidos o bien de forma independiente, y el Movimiento Ciudadano, antes Partido Convergencia; de este partido no puedo decir mucho, porque no lo entiendo, en su afán (según su eslogan) de tener candidatos ciudadanos, va desde la ultraderecha conservadora hasta la izquierda radical, y en mi percepción, el dueño del partido, Dante Delgado, lo que busca es seguir desde esta trinchera exactamente igual que los González con el Partido Verde Ecologista, seguir viviendo del erario público. De este monstruo electoral, sabemos perfectamente que quien lleva la batuta es el PAN. Los otros buscan a través de Anaya, seguir teniendo registro electoral nacional. Las políticas económicas, por tanto, que se llevarán a cabo en el supuesto de ganar Anaya, serán las tradicionales que hace este partido cuando llega el poder:

___


___
  • Pago de deuda interna y externa.
  • Reducción de inversiones.
  • Paralización en algunos sectores (o inmovilismo), debido a falta de recursos.
  • Corrupción en algunos de sus mandos altos y medios, que cada vez son más, debido a que cuando llegan al poder su pensamiento es: “ahora va la mía”.
  • Tratos de “amistad” con Estados Unidos, pero de tal forma que se le ve a México como un aliado insignificante de esta nación. (George Bush hijo se cansó de hacer menos a Fox y de dictarle la política exterior y Obama veía a Calderón como el hermano menor problemático al que se le sonríe cuando se le ve, pero se le ignora totalmente).
  • Control de la inflación, a costa de mantener los sueldos bajos de toda la población y una reducción del consumo interno que lleva a muchas empresas a quebrar.

José Antonio Meade, el camaleón. Aunque es el más preparado, no sé qué pensar del mismo. Ha estado bajo la dirección de dos partidos políticos, con Felipe Calderón y con Enrique Peña Nieto. No es ni panista, ni priista, ni ciudadano. Su campaña no pinta, muchos de los grandes capitales políticos del PRI no lo están apoyando (debido a que están en la negociación, de lo que obtendrían en caso de ganar). Lo que Meade haría en el poder, bajo las siglas del PRI sería:

  • Endeudamiento excesivo del país.
  • Burocratización excesiva del gobierno.
  • Obras de infraestructura enormes, a sobre costos importantes.
  • Gran corrupción en todos los niveles.
  • Control de la inflación, pero no tan severo como los panistas.
  • Una relación con Estados Unidos “cordial”, dando a entender que se defiende al país, aunque tras bambalinas se están en negociaciones para que se haga lo que los vecinos del norte desean.
  • Empuje de ciertos sectores, más por efectos de “amistad” o cuanto me voy a llevar, que por el efecto de una política de estado.

Andrés Manuel López Obrador, de Morena. Este enigma llamado AMLO viene de la izquierda post 1968. Es un político a la vieja escuela, la del PRI “bondadoso” y “paternalista”, que ha sabido negociar con los grandes capitales. En estos momentos, cada día que pasa vemos como otros actores políticos o empresariales se suman a su proyecto. Me da la impresión, que es más como las ratas de barco ante un hundimiento, una situación en la que me voy con el que va ganando, no porque concuerde con él, sino más bien porque me puedo quedar sin “nada” políticamente hablando. No sabemos cómo gobernaría la izquierda en el país. El último (y quizá, único) presidente de filiación de izquierda fue Lázaro Cárdenas, hace casi 100 años. Así que especulemos:

  • Buscaría la reducción de la pobreza, a través de programas de apoyo paternalista mayores a los del PRI.
  • Tendría un enfrentamiento directo con los Estados Unidos, más de defensa a la nación que de conciliación entre las partes.
  • La inflación podría o no contenerse, lo ideal es que los sueldos y salarios se eleven, no importa que eso lleve a mayor inflación y por tanto, a mayor incremento dando como efecto la espiral inflacionaria.
  • Empuje a los sectores que se ven tradicionalmente como afectados, pero sin darles tecnología o nuevas técnicas.
  • Corrupción en algunos de sus mandos, pero… de manera descomunal (René Bejarano, Rosario Robles, entre otros)

De Margarita, ni hablamos, haría lo mismo que el PAN, con la adición que se beneficiaria las empresas de su hermano, como Calderón lo hizo.

Veremos qué pasa.

 

[email protected]

 

The Author

José de Jesús González Serna

José de Jesús González Serna

No Comment

¡Participa!