Cultura

Analizan características del cráneo de primeros pobladores de México

 

  • Identifican una amplia variabilidad en la estructura del cráneo de los grupos cazadores–recolectores
  • Hace más de 10 mil años la forma del cráneo fue muy similar entre la población mundial

 

Rocío Hernández Castro, doctora en antropología egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en su investigación Análisis de variación craneofacial en los primeros pobladores de México y su implicación en el poblamiento de América identificó que existe una amplia variabilidad en la estructura del cráneo de los grupos cazadores–recolectores más antiguos que hasta el momento han sido encontrados en la república mexicana.

___


___

La muestra utilizada en la investigación fueron 13 cráneos localizados en el Altiplano Central –Cuenca de México; Valle de Tulancingo, Hidalgo; Valle de Tehuacán, Puebla– y en la península de Yucatán. Son siete cráneos del sexo femenino y ocho masculinos. El periodo cronológico abarca desde hace 13 mil años hasta los cuatro mil antes del presente (finales del Pleistoceno tardío hasta el Holoceno medio).

Algunos de los cráneos están resguardados en la Dirección de Antropología Física (DAF) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y los que fueron recuperados de la península de Yucatán están en el Laboratorio de Prehistoria y Evolución Humana en el Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) de la UNAM.

Las primeras ideas de la investigación postulaban que las poblaciones más antiguas que ingresaron al continente se van a caracterizar por tener cráneos largos. El modelo de dos componentes lo que plantea es que en el proceso del poblamiento americano, los primeros grupos humanos que habitaron el continente tenían características particulares como la forma alargada del cráneo y que, posteriormente, llegaron poblaciones con una morfología craneal distinta.    

La doctora Rocío Hernández, en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, explicó que los diferentes análisis que se emplearon en su investigación demostraron que el poblamiento americano plantea un escenario más complejo, donde el uso de categorías o tipologías concernientes a la morfología craneofacial han perdido valor explicativo.

“Por el contrario, se ha visto que desde fechas muy tempranas (nueve mil años antes del presente) existe ya una amplia diversidad en la morfología craneal de los primeros pobladores de México (desde cráneos cortos hasta cráneos largos)”.

Somos muy diversos

Hace más de 10 mil años la forma del cráneo fue muy similar entre la población mundial: todos los cráneos son largos (tanto en América, Europa, Asia). Ese es un rasgo ancestral de los primeros Homo sapiens que salieron de África hace más de 70 mil años. En la actualidad todavía hay poblaciones con cráneos largos. Sin embargo (de manera coincidente), cuando surge la agricultura en México, también hay registros de cráneos más redondeados y cortos. No obstante, los procesos microevolutivos ocurridos in situ deben tener una gran importancia.

La población actual mexicana sí es producto de esos primeros pobladores, pero actualmente somos el resultado de una mezcla muy variada y de tres componentes poblacionales bien definidos, que sería el nativo americano –que estaría más emparentado con los primeros pobladores del continente–, el componente europeo y el componente africano, explica la especialista.

“Hay que ver que es una población ampliamente diversa, las formas muy alargadas o muy cortas son parte o puntos opuestos de esta amplia variabilidad y no podemos restringir a visualizar todo de manera clasificatoria. Somos el resultado de influencias sociales, culturales, ecológicas, biológicas, que influyen en la variabilidad morfológica”.

 

Con información del Conacyt

The Author

Redacción

Redacción

No Comment

¡Participa!