Opinión

Andrés Manuel en la mente de los mexicanos / De imágenes y textos

 

Y que arrancan las campañas, estimado lector, casi a manera de colofón de la semana mayor donde nos guardamos y meditamos sobre nuestra espiritualidad y conciencia del entorno, si bueno, eso en caso de no toparnos con un balneario o una playa, y unas frías para el calor.

Pero cuando regresamos de ese trance espiritual que alimenta el alma, nos topamos con que los cuatro contendientes por la rifa del tigre, y conste que no estoy haciendo alusión a la frase de Andrés Manuel y la liberación de la fiera, sino a la referencia de que no está fácil para ninguno de ellos reconstruir en seis años un país que ha sido saqueado toda la vida; o qué, no me diga que alguna vez hemos estado realmente bien, ni siquiera con el llamado milagro mexicano o desarrollo estabilizador que duró aproximadamente 24 años, entre 1946 a 1970, digamos que fue el periodo más estable y de crecimiento de nuestra economía, pero nada más.

___


___

Una dama y tres osados caballeros que quieren llegar al poder para, antes que otra cosa suceda, garantizar la economía de sus familias y allegados, después pensar en el pueblo; aun no tengo claro cómo uno de estos cuatro podrá resarcir lo que don Enrique acabó de descomponer, en fin; la reflexión versa en torno a cómo el inconsciente colectivo permea sobre la sociedad y hace de las suyas.

Acuñado por Carl Gustav Jung, psicólogo y psicoanalista, este término se refiere a la manera de reproducir actos, ideas, ritos, sucesos, que desde el principio de los tiempos los seres humanos repetimos sin tener conciencia clara que se trata de arquetipos similares y patrones cíclicos a lo largo de la historia.

De manera consciente digo yo, los medios tradicionales y los cibernéticos dan mayor tiempo de exposición a uno de ellos, me refiero a Andrés Manuel, y no precisamente a través de los spots autorizados por el árbitro de la contienda, no señor, sino vía sondeos de opinión, encuestas de preferencia al voto y análisis de las mismas. AMLO crece más, Margarita pelea; esta es la de ocho columnas en digital de Sin Embargo, por ejemplo. Y entonces las ideas pueden o no dividirse, pero el ser humano por naturaleza siempre elegirá al más fuerte, de hecho, los seres vivos actuamos de esa manera, hasta para preservar las especies, las hembras seleccionan a los machos más fuertes dentro del mundo animal, así nosotros, nunca elegimos al más débil, otro ejemplo, como cuando usted elige a su equipo deportivo, en su momento se fijó en él por ser uno de los mejores o quizá el mejor de la liga. Acá la inconsciencia colectiva se detona y aunque Andrés Manuel no sea la mejor opción, en este momento la sociedad mexicana, gustosa de informarse lee entre líneas o de manera inconsciente que este personaje es el rival más fuerte. En el banner electrónico alusivo al proceso electoral de la página web de la revista Proceso aparece Andrés Manuel al frente de la alineación de candidatos. Qué efecto tiene en las mentes de los mexicanos, insisto es el candidato a vencer, aun y que sus detractores digan que su propuesta es retrógrada, al grueso de la población (para empezar) le causa ruido el término. Creo yo que el capital político del puntero no está en su plataforma electoral, ni siquiera en la polémica que pueda generar entre los mexicanos en edad de votar, se ubica en la presencia mediática indirecta y en el efecto del inconsciente colectivo que prevalece en nuestra sociedad.

Otro caso de este mismo fenómeno; me recuerda más Margarita Zavala a Cecilia Soto que a Josefina Vázquez Mota, esta última elegida para perder, como lo fue Francisco Labastida Ochoa para las elecciones de 2000, de hecho, el primer candidato presidencial priísta que no ganó las elecciones. Cecilia soto con la bandera feminista le entró a la contienda electoral por la silla presidencial en 1994, nada más y nada menos por el Partido del Trabajo. Qué pasó con ella, obviamente no ganó, pero fue un elemento diferenciador dentro de un proceso electoral mexicano cargado hacia el sexo masculino. Parece que Norteamérica no está listo aún para tener una presidenta, ahí tiene a Hilary; a eso me refiero con el inconsciente colectivo, la sociedad mexicana ya tuvo un referente inmediato con un caso de una mujer candidata a la presidencia del país más poderoso y no próspero, Margarita correrá la misma suerte, seguramente sí.

Sin análisis profundo, solamente dejándonos llevar por los arquetipos que la historia amasó, existen dos caminos, el triunfo de Andrés Manuel sin ninguna propuesta concreta, con una transición política hacia quién sabe qué rumbo, porque por lo menos yo no me atrevo a señalar que su partido político es de izquierda, una transición verdaderamente complicada liderada por una persona terca por llegar al poder, perseverante dirán otras voces, o el regreso de Acción Nacional a la silla presidencial, con un discurso para votantes no sólo jóvenes o primerizos sino agresivo y enfocado hacia todos los sectores de la sociedad, y finalmente el candidato del PRI, como aquel Francisco Labastida, puesto para perder mientras el partido en el poder nos hace creer que la democracia existe en este país y los descansos son buenos, sobre todo cuando el presidente saliente acabó con casi todo.

Como se arme el rompecabezas, el verdadero reto del ganador, legítimo o no, será tener un Congreso aliado y no en contra, una mayoría que por el bien de este pueblo le dé para adelante y logre sacar del bache a los mexicanos.

Revise su inconsciencia colectiva y manéjela con cautela.

 

[email protected] | @ericazocar

The Author

Eric Azócar

Eric Azócar

1 Comment

  1. Sergio Chávez
    05/04/2018 at 22:23 — Responder

    Ibas bien ya que dejasteis ver tú ataque hacia amlo.
    Ni hablar.
    Tan solo por el hecho del gasolinaso yo votaré por el.

¡Participa!