Opinión

Comparativo de plataformas: una conclusión / Matices

 

Durante 7 semanas hemos presentado las plataformas electorales de las tres principales Coaliciones para ganar la presidencia de la República, alguna de esas tres plataformas electorales gobernará nuestro país durante 6 años. Aunque las encuestas afirman que la pelea está entre dos opciones, la Coalición por México al Frente y la Coalición de Juntos Haremos Historia, formada por Morena, Encuentro Social y el Partido del Trabajo.

En la primera entrega de este ejercicio de comparativo de propuestas afirmamos que:

“No importan las personas, las alianzas o la postulación de un candidato de buen ver, lo que en realidad importa es el diagnóstico que pueda presentar del país y las propuestas para solucionarlo. Ahí se rompe el tan popularizado y ansiado mito de que todos son iguales; ahí en la plataforma electoral y en los planes de gobierno hay diferencias abismales: es por eso por lo que se busca votar.”

Abordamos 6 temas fundamentales para el país: seguridad, combate a la corrupción, educación, desarrollo económico, cultura y fortalecimiento a la democracia. Estos temas, considerados por el autor, son los fundamentales para construir un diagnóstico adecuado sobre lo que pasa en nuestro país y las propuestas esenciales para abordarlo.

El canal oficial e institucional para presentar las plataformas electorales es mediante la aprobación del Instituto Nacional Electoral y se encuentran publicadas en este link: https://www.ine.mx/convenios-de-coalicion/. Sobre este comparativo que realizamos es pertinente hacer algunas reflexiones a manera de conclusión y algunas consideraciones.

En primer lugar, se debe considerar que aunque se presentan plataformas de coalición, que es la que impulsa una candidatura a la presidencia de la República, cada partido político tiene su plataforma electoral, que es la que debería impulsar en sus agendas parlamentarias a nivel federal y en los congresos locales o en su agenda de gobierno en las gubernaturas y alcaldías donde gobiernen sin coalición. El punto es que en el deber ser, las plataformas que presentan esas coaliciones serán el tono de su gobierno en la presidencia de la República, por lo que esos documentos pueden comunicar mucho.

En segundo lugar, una vez analizado el fondo, debemos hacer algunas conclusiones, entre las tres plataformas; podemos afirmar que son muy diferentes entre sí en forma y en fondo. La Plataforma de la Coalición por México al Frente es la plataforma más clara sobre propuestas y más exhaustiva, la plataforma de la Coalición del PRI-PVEM y NA es una plataforma que aunque presenta propuestas, no son claras ni exhaustivas y tampoco plantea nuevos caminos para el país. La plataforma de Juntos Haremos Historia, de Morena, Encuentro Social y el Partido del Trabajo no presenta una plataforma sólida con propuestas claras, quizá se podría explicar por la complejidad de construir una plataforma conjunta y sólida entre los dos polos ideológicos de nuestro país o la poca seriedad que le tomaron al documento.

La plataforma presentada por Morena parece un estado del arte del país, datos, estadísticas, lugares comunes y discursos poéticos. Un buen ensayo sobre nuestro país, un diagnóstico ejemplar pero que carece de propuestas y rutas para enmendar el camino. Si algo que reprochar a esa plataforma es la falta de seriedad, lo grave es que ni el INE ni los medios de comunicación tradicionales señalaron que esa no era una plataforma electoral.

Se debe hacer la justa precisión, López Obrador basa sus propuestas en un Proyecto de Nación que integró antes de formar la coalición que lo presentaría a la candidatura de la presidencia. ¿Se puede materializar ese proyecto de nación en una plataforma conjunta presentada por la Coalición? Creo que ese es el obstáculo que presenta la Coalición. ¿Encuentro Social está de acuerdo con toda la plataforma electoral?, ¿permitirá que ese proyecto de nación se realice en el poder Legislativo?, ¿se trata de una coalición pragmática y no programática?

Sin duda, es uno de los debates que se deberían de dar y no se han dado, probablemente ni se darán. Pero debemos plantear una tercera reflexión sobre las plataformas. ¿Los candidatos la están comunicando? ¿Sus spots y estrategias de comunicación se basan en comunicar sus propuestas? Como ciudadanos y críticos de la comunicación política debemos cruzar las propuestas que presentan en sus principios y plataformas electorales con los dichos en los medios de comunicación o en su estrategia de comunicación. ¿Son coherentes o son ocurrencias por la primera plana?

Ese debe ser otro ejercicio de la fiscalización del discurso. Por último, debemos reflexionar sobre esa plataforma y propuestas, la capacidad, material, intelectual y humana de operar esas propuestas en realidad, es decir, revisar el equipo cercano de cada candidato, sus propuestas en las candidaturas al Senado, a la Cámara de diputados y a las gubernaturas para fiscalizar si en realidad son perfiles idóneos para operar esas propuestas. No demos pensar el voto como una varita mágica donde la persona que encabeza la Coalición materializará todas las fantasías, sino como un voto que se emite a favor del líder de un proyecto, que promoverá unas propuestas y que materializará a través de un equipo.

Ahí, debemos hacer otro ejercicio de fiscalización. El voto no es sencillo, es una tarea que requiere reflexión y análisis, complejidad, en nuestra sociedad, hemos dejado a un lado el análisis y esos momentos de reflexión que incentivan nuestro pensamiento. Encaminemos y entrenemos nuestra conciencia y afinemos nuestras reflexiones, porque, como escribió Saramago en El Ensayo sobre la Lucidez sobre las elecciones: “Todo será diferente a partir de ahora o nada será igual a partir de ahora”.

 

The Author

Carlos Aguirre

Carlos Aguirre

No Comment

¡Participa!