Opinión

Que habléis castellano.  Os lo digo yo / Análisis  de lo cotidiano

 

El día 2 de abril de 1550, Felipe II  Rey de España y de casi toda Europa, así como de la Nueva España que ya desde entonces se sabía era un continente mucho más grande que el Viejo Mundo emitió un decreto “…Que los naturales de las Indias Occidentales, las islas y las regiones que hubiesen de descubrirse para la Gloria de nuestro reino, sean enseñados para hablar la lengua de Castilla…”  El monarca sabía que en ese momento aseguraba que el idioma de su nación sería el más hablado en el mundo conocido. Lo que seguramente nunca imaginó es que 468 años después será la segunda lengua más utilizada en todo el mundo, únicamente por detrás del chino mandarín que es el idioma de mil millones de personas. Y si bien el castellano era la suma del latín, con profundas raíces griegas, tenía también una gran cantidad de vocablos tomados del godo, el celta, el árabe y muchas otras lenguas que lo formaron. A su llegada a las primeras tierras americanas, los navegantes españoles conocieron a los caribes que poblaban las islas y hablaban la lengua taina hoy desaparecida, de la cual aprendieron muchas palabras que luego trajeron a tierra azteca y se quedaron entre nosotros como maíz, caimán, patata y maní. Los primeros españoles que habitaron en nuestras tierras fueron los sobrevivientes de un naufragio frente a  la isla de Cozumel, Fray Gerónimo de Aguilar y el soldado Gonzalo Guerrero quienes habitaron entre los mayas, aprendieron la lengua y enseñaron algo de su idioma. Ese fue el primer intercambio cultural. A la llegada de Cortés, el fraile se unió a sus tropas, pero Gonzalo decidió quedarse en el pueblo de  Ichpatún (Chetumal) porque estaba casado, tenía hijos y era el jefe de la tribu. Gracias a Gerónimo el conquistador puede hablar con la princesa Malinalli (Malinche) quien era bilingüe pues hablaba el maya y el náhuatl y así nacen las primeras conversaciones interlinguales e internacionales en el Nuevo Mundo. Y desde entonces a la fecha, el idioma sigue creciendo. Porque las lenguas son instrumentos vivos que nacen y se desarrollan gracias a la influencia de muchos dialectos, costumbre, y creación de nuevas palabras. Por su riqueza gramatical el Castellano no es fácil, ya que tiene una enorme diversidad. Tal vez por ello, el inglés mucho más simple es ahora el idioma internacional de los negocios. Y el chino mandarín en su monstruosa complejidad difícilmente llegará a ser un idioma universal. Por ello llama la atención que si tenemos un idioma tan vasto, con una historia de enriquecimiento continuo, a nivel popular tengamos un uso monótono y pobre, en el cual las groserías y vulgaridades estén desplazando al diálogo fino y elegante que poseemos.  Los medios de comunicación actuales son excelentes, escuchamos voces todo el día en la radio, la televisión y las redes sociales. Todo el mundo puede hablar y comunicar sus ideas y eso es grandioso. Lo penoso es que la herramienta utilizada sea tan deplorable. El lenguaje obsceno y banal está en todas las clases sociales, en los medios de comunicación, en los ámbitos académicos y en el discurso político. Hablamos idioma de reyes, académicos, genios y grandes literatos. ¿Podríamos volver a ello? Seguramente no será tan difícil.

 

[email protected]

The Author

Héctor Grijalva

Héctor Grijalva

No Comment

¡Participa!