Opinión

La vida después del debate / De imágenes y textos

 

Y después del domingo, estimado lector, casi todo giró, gira y girará en torno al primer debate presidencial, las mesas de análisis como las del futbol soccer, el error, la figura y el gol, los comentarios de los expertos en política, en comunicación no verbal, en economía, todos opinan, los que hacen estadística de todo, qué medio fue el que tuvo más impacto, cómo se comportaron las redes sociales, cómo interactuó la ciudadanía con estos, qué papel jugaron los bots de los candidatos, las encuestas vía correo de algunas instituciones de educación superior, los memes como el color de la noticia, quién desplazó a quién y la pregunta más absurda desde mi absurda visión, ¿Quién ganó el debate? Otra vez, como si hubiera sido un evento deportivo con mesa de análisis y toda la cosa. Entonces póngalos en un ring enjaulado sin límite de tiempo y que se den con todo lo que tengan a la mano; de verdad esa expresión la percibo fuera de contexto, mejor, en todo caso aquellos que dicen que existe un ganador, definan primero a qué se refiere. Un ganador en oratoria, un ganador en decir una sarta de tonterías, un ganador en uso de réplica, en qué, quién ganó qué y por qué.

Las elecciones no se ganan gracias a las encuestas, ni tampoco en los debates, mucho menos por las tendencias en las redes sociales, la opinión pública se nutre de muchos elementos, entonces la campaña en terreno, el mitin sin acarreados, todo suma, el encuentro fortuito, la charla informal, insisto todo suma. No estoy en contra del uso de la tecnología y mucho menos cuando es para comunicar, difundir, alcanzar, convencer; un proceso electoral debe asirse de muchas herramientas que le permitan alcanzar al electorado para otorgarle toda la información necesaria.

___


___

No estábamos acostumbrados al formato de debate que se presentó la noche del domingo pasado, eso orilló a que las opiniones del respetable en su mayoría fueran positivas, abrió la confrontación entre los participantes, lo que hizo del ejercicio un espectáculo mediático; sin embargo, siento yo que todos los involucrados se vieron rebasados o por lo menos esa impresión tengo. Ocurrencias, necedades, titubeos, discursos fuera de contexto y hasta silencios fueron los protagonistas de este primer ensayo de algo que se puede convertir en un esquema interesante de tribuna abierta entre cinco.

Y mientras estamos volcados en el tema, la inseguridad en el país camina sin dificultad, otro periodista asesinado, los tres estudiantes que desaparecieron en Jalisco, ahora sabemos que fueron asesinados y disueltos en ácido, oiga qué noticia, si eso pasara en otro país las reacciones serían distintas, creo yo que otra de nuestras enfermedades es la inmunidad a hechos como estos, ya fuimos condicionados al estímulo violencia que la respuesta dura poco, no trasciende y se diluye en el olvido de la memoria colectiva. No necesita ser una comitiva de 43 para levantar ámpula a nivel mundial; qué de plano al Quique le vale un comino este tipo de desafortunados acontecimientos o cómo. Se imagina ahora que está en Alemania que le pregunten, ¿señor presidente, por qué no ha tomado cartas en el asunto con relación a los asesinatos en su país? Exigiré a las autoridades que aclaren los hechos; la respuesta que siempre tiene para este tipo de cuestionamientos, pero y luego, él es autoridad ¿no?, el jefe de todos…

No sabremos ni el móvil, ni los nombres de los verdaderos asesinos de estos jóvenes, esperemos que el ganador de estos cinco que están subidos en el barco que se hunde cada vez más se tome en serio estos acontecimientos e impida su propagación, (más de lo que ya está) Cine sí, balas no, por ahí apareció una cartulina con la frase, sí, bueno, dejemos de consumir música que hace alusión al crimen organizado, deje que pasen de lado las series en las plataformas audiovisuales que narran la vida de los principales capos latinoamericanos, ya con la cotidianeidad es suficiente.

Le voy a decir a Andrés Manuel que yo sí quiero uno de los tres departamentos, el de Copilco para estar cerca de San Ángel.

Y luego, mientras todos estamos en la repartición de los departamentos y abarrotando las escuelas de medicina; se imagina una chamba de galeno el próximo sexenio si Jaime gana, ahí está el negocio, cuántos injertos de mano por día atendería, a penas para pagar mis deudas; mientras todo esto pasa, los habitantes de la tierra de la serpiente emplumada sin siquiera saberlo, le escupimos en el ojo al copetes gringo. A través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, enviamos todos nosotros un comunicado al señor Trump, fue el Senado, pero y entonces a quienes representan esos hombres que cobran como si de verdad trabajaran, pues a nosotros; el chiste es que la postura dice que nuestra patria suspenderá la cooperación bilateral en temas migratorios y de seguridad, sí continúa la retórica negativa hacia México, por aquello de la militarización de la frontera. Perfecto, a todo dar, a esperar el tweet de don Donald.

Mientras, que sigan las campañas, que siga la feria, que siga la inseguridad que al fin parece que a nadie le importamos y nos cuesta trabajo defendernos entre nosotros.

Ahí viene el mundial de futbol, otro distractor de magnitudes descomunales, es tiempo de ponerse la verde y confundir el amor por la patria, por el futbol, por el partido del Quique y hasta por las pizzas ya ve que todos los negocios que venden este platillo italiano utilizan el verde, blanco y rojo.

Oiga, de verdad, si conoce a Andrés Manuel dígale que yo sí quiero uno de sus depas, el de Copilco por favor.

 

[email protected] | @ericazocar

The Author

Eric Azócar

Eric Azócar

No Comment

¡Participa!