Opinión

Ready Player One, la reinvención de Spielberg / Alegorías Cotidianas

 

Volvió el Maestro de la ciencia ficción con una película impactante donde se reinventa a sí mismo y retoma su parte creadora desde la esencia para entregarnos una narrativa fílmica apasionada y precisa.

Hay muchas películas de ciencia ficción hechas desde la visión individual de los guionistas del futuro, llega un momento en que las segundas partes, o en ocasiones desde la primera, son como dèjá vus de otras películas futuristas pero con marcianos distintos, la última que recuerdo es Guardines de la Galaxia la cual, aunque es muy entretenida, tiene ciertos momentos que son lentos y de alguna manera como espectadores sabemos cuál será el final.

Debo de reconocer que era más nuestra curiosidad por ver el homenaje a los 80 que hizo Spielberg que las ganas de ver la película, así que fue una grata sorpresa el poder salir con una impresión satisfactoria y sin percatarnos del tiempo transcurrido en este largo largometraje.

La película inicia mostrándonos un panorama de 2045 (no muy lejano, por cierto) donde las personas ya no vinculan entre sí pues fueron, hace algunos años, absorbidos por la realidad virtual y ahí es donde viven sin verdaderamente involucrarse con los otros.

Es impactante el ver a la gente en casa o la calle con los lentes de realidad virtual puestos, viviendo con un alter ego una realidad inexistente donde el único objetivo es ser los ganadores del Oasis, el juego donde el primero en descifrar las claves para llegar al máximo premio será el dios en la tierra.

Para poder ganar, muchos jugadores se unen en clanes y algunos luchan por su objetivo solos, nuestro protagonista Wade inicia su travesía sólo y en el camino encuentra primero amigos y posteriormente las piezas que necesita para no morir en el intento.

Aunque la película ha recibido muchas críticas por el cómo aparece la cultura pop como clave esencial de la trama es importante el valorar el lugar que ocupan cada uno de los elementos de dicha cultura para poder llevar a los personajes a cruzar los umbrales argumentativos.

Es un largometraje que fusiona la animación y “el mundo real” para poder crear un universo donde lo intangible se vuelve fantástico y lo tangible retoma fuerza hasta llegar a concretar un todo en los minutos finales.

El guión es una chulada, de verdad. Está lleno de tropos y símbolos que nos permite, a quienes vivimos en tiempo real la cultura pop recordar los íconos de la innovación cinematográfica, cultural, étnica de la sociedad y la tecnología.

Existen paralelismos entre el cómo se vivía en los 80, cuando existía mayor vinculación y el cómo la tecnología separa a cercanos dirigiéndonos a una vida inexistente en la película en el juego, en nuestro día a día con las redes sociales.

Nadie más pudo haber dirigido esta película pues su realización es un reto, Spielberg es el amo y señor de la puesta en marcha de la ciencia ficción y además él mismo es una figura importantísima de los 80 pues su aportación al cine, desde sus primeras películas crearon nuevas técnicas y retos a la industria.

Si le contara cada una de las figuras icónicas del cine, las caricaturas y videojuegos que aparecen con su misma estructura y esencia no podría creerlo y dudaría en si fueron adecuados o no para el largometraje.

Esta película es una buena oportunidad para que las nuevas generaciones den un brinco al pasado y tengan conocimiento de lo que en aquellos años estaba a la vanguardia y creaba tendencia.

La cultura pop así como el enciclopedismo o el cubismo son una parte esencial de nuestra historia, sin embargo, las nuevas generaciones no se interesan en cultivarse y saber un poco sobre lo que existió antes de lo que ahora vivimos por lo que Ready player one es la oportunidad perfecta para interesar a aquellos quienes sumergidos en las redes sociales por el momento en el que les tocó vivir no se dan por enterados de lo acontecido algunos años atrás.

Dentro de los hilos conductores de la trama el que más me llamó la atención fue el cómo resaltaron la importancia de las relaciones humanas tangibles y su repercusión en el medio. En estos años somos muchos los presos de la nomofobia, es decir, presos de los gadgets y las redes sociales nos desconectamos del mundo por lapsos grandes de tiempo sin disfrutar de los que tenemos al lado. Vivimos un no tiempo donde podemos estar sentados en una habitación rodeados de varias personas sin que realmente estemos presentes en pensamiento palabra y obra.

Ninguno tenemos una verdadera idea de cómo será en mundo en 2040 o 2050, dudo mucho que sea algo parecido a la nueva realización de Spielberg, sin embargo, la desvinculación humana y la falta de empatía eso puede ser parecido.

Ready player one es una clase maestra sobre el uso de pantalla verde, animación digital y dirección. Nadie puede hacer el trabajo como el de manera que la narrativa nos haga vibrar y estar expectantes de lo que veremos en cada nueva escena.

Hacen falta más películas así, con historias complejas e interesantes que bajo una extraordinaria dirección se convierten en algo vibrante y fantástico.

Vale la pena cada minuto que pasa en la sala de exhibición, es una película que no se puede perder para recordar o para conocer.

 

Laus Deo

@paulanajber

 


Vídeo Recomendado


The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!