EspecialesPortada

Somos el sueño que otras mujeres soñaron antes / Feminismos en Aguascalientes

  • Entrevista con Angélica Contreras
  • Existen brechas sociales, pero más todavía económicas, las mujeres van a priorizar las necesidades del hogar antes que comprarse un teléfono, pero la información es poder, las que pueden hacerlo necesitan saber para qué les sirve, necesitamos darle voz a las mujeres

 


La Jornada Aguascalientes presenta una serie de entrevistas a mujeres que hacen feminismo diario, donde hablan de sus posturas teóricas y prácticas, su quehacer, así como sus expectativas.


 

___


___

Desde hace 9 años escribo en un blog, así que ya tengo tiempo inmersa en internet, poco a poco vi que había una ausencia: el tema de las mujeres. Internet es una construcción masculina, tiene las mismas prácticas que acá en la realidad, lo construyeron hombres, siempre se habla de los padres de la internet y sin embargo también hay muchísimas mujeres trabajando en esto. Desde diciembre del año pasado tengo el encargo del Grupo de Especial Interés de Mujeres de la Internet Society en lo global y ahí me he planteado cómo le hacemos para, primero, a las mujeres que ya están dentro de la internet, darles herramientas para que sigan trabajando, se sigan empoderando, darles seguridad y visibilizar su trabajo. Y luego está la otra parte: ¿cómo le vamos a hacer para conectar a las mujeres que no están conectadas? Cómo acercamos a las niñas a las tecnologías de la información, cómo le hacemos para que las señoras tengan la confianza en ellas para que emprendan su empresa usando una fan page, por qué no les hacemos ver que es útil, hay que decirles para qué les va a servir.

En 2016 en Guadalajara surgió el Primer Foro de Gobernanza de Internet Femenino, IGFem, que fue como el inicio para que a mediados de diciembre surgiera el Foro de Gobernanza de Internet Global, donde queríamos que todas participaran y lográramos hacer un análisis de ese foro con perspectiva de género. Cuando hablamos de foros de gobernanza tenemos los locales, los regionales y el global. El regional fue en Panamá. El chiste es que también participemos las mujeres porque luego escucho comentarios en las mesas de que “el tema de las mujeres ya está rebasado”, pero es cuestión de insistir porque vemos que no es así. Este mismo evento logramos llevarlo en un foro en Suiza, en principios de diciembre con la misma dinámica, y además incluimos a la comunidad LGBT. Este diciembre por fin se acabó de conformar el grupo de mujeres. Luego veo que en los eventos y conferencias sobre internet solo hay mesas o paneles masculinos, últimamente parece un poco más equilibrado, pero no del todo. En Panamá el año pasado en la mesa de seguridad digital había únicamente una mujer, eso sí, en el panel de ONG la mayoría eran mujeres, entonces quiere decir que no se hace todavía una transversalización de los temas, qué pasaría si tuviéramos una mirada femenina en seguridad digital, por ejemplo, hay muchos temas, no tienen por qué encasillarnos o ponernos solo en una aparte, luego los hombres no asisten a estas ponencias porque creen que no es para ellos.

Lo que estamos buscando hacer es observar cómo tratamos algún tema y cómo lo vamos a llevar a nuestras localidades, sí necesitamos mover a Twitter en denuncias pero también tenemos que traerlo a tierra, ¿cómo llevar un taller que ayude a mis comunidades? Que sepan las niñas que también hay un lugar seguro contra el acoso y el acoso en línea, que sepan que se puede resolver. Cuando hablamos de esas ausencias de conocimiento, que hay en las mujeres en lo digital, tenemos que ver que existen brechas sociales, pero más todavía económicas, claro que las mujeres van a priorizar las necesidades del hogar antes que comprarse un teléfono, y las que pueden hacerlo necesitamos que sepan para qué les sirve, necesitamos darle voz a las mujeres porque no hay contenidos generados por ellas. Las Editatonas de Wikipedia luego son para eso, ¿por qué no se habla de las mujeres? Porque no están, no están sus contenidos, no existen, entonces hay que crear sus biografías. La primer Editatona en Aguascalientes la hicimos apenas el año pasado en el Museo Descubre y agregamos biografía de mujeres en lo local, es necesario visibilizarlas.

 

Ciberacoso

Hace poco más de dos años hemos visto más fuerte las denuncias sobre acoso, que no es nuevo pero por su misma construcción masculina no había la necesidad de tocar esos temas. El estudio del Inegi del 2016 sobre acoso digital, ciberacoso, sitúa a Aguascalientes en el primer lugar en el país en esto, pero hay otros estudios, Luchadoras hicieron un estudio cualitativo antes que cuantitativo en diversos países de América Latina y sacaron los tipos de acoso, profundizan en esto, y hablaban de esta encuesta del Inegi, que el problema está en que ves que numéricamente el mayor grado de acoso lo sufren los hombres, pero está mal definido acoso, abarca muchos temas, revisas metodológicamente e incluyen el robo de identidad de tarjeta de crédito, temas que no van propiamente con el tema de acoso digital, que es llevar las violencias que se viven el espacio on line al espacio público y que afecta a la mujeres en lo principal. Por ejemplo, a las mujeres en la política que son activas, que participan y que sufren algún tipo de acoso, ves los comentarios en sus redes de “tú vete a la cocina, tú ni deberías estar trabajando”, o sea, para esos no deberíamos tener voz; necesitamos que sepan que pueden participar en la política. Escucho mujeres que dicen que cierran sus redes porque tienen miedo de decir u opinar algo porque las molestan, cómo decirles que no deben tener miedo, cómo ayudarlas, ese es el empoderamiento digital, tener una alfabetización digital, conocer cuáles son nuestras redes, saber de seguridad, qué pueden hacer para tener este espacio más seguro, contraseñas seguras, el doble chequeo, apps, y luego entonces que participen, que creen sus redes, nunca va a faltar el troll, pero qué caso tiene que te desgastes cuando puedes denunciar cuentas.

No hay muchos estudios en el tema en México; Argentina, Costa Rica y Colombia tiene mucho trabajo en esto ya. En lo legal también nos hace falta, al menos aquí en Aguascalientes ya se considera violencia el compartir contenido sin autorización de las personas y cómo le hacemos para prevenir y contrarrestar, la policía cibernética puede encontrar las maneras, es cuestión de voluntad y conocimiento, cómo llegar con abogados y decirles, quiero que me ayuden a establecer un contrato con mi novio, agregar unas cláusulas para cuando terminemos donde se especifique que todo nuestro contenido digital debe ser destruido, que me debe regresar material gráfico, y pues te verán con cara de what!, no están actualizados en esa realidad, además, somos bien confiados entre nosotros, el sexting es el derecho tener una práctica sexual dentro de espacios seguros, a la producción de material gráfico en donde utilizamos otra herramientas, un emoticón a la cara, que no salga la familia, WhatsApp es súper inseguro, Telegram lo es más, porque no es que esto sea una nueva forma de violencia, estamos reproduciendo la violencia que existe. En Europa ya hablan de cómo regular la violencia digital, aquí estamos muy atrasados.

En México, en Aguascalientes, cuántos de los municipios tienen internet de calidad, a cuantos cursos en línea podrían acceder las niñas de secundaria, hay un rezago muy grande que se ve más en mujeres, no tienen las herramientas, ellas son las que están más limitadas por su propio contexto para conocer, desarrollarse, atreverse a explorar la red, solventar sus necesidades económicas no solo para solucionar esto, sino todo el otro rezago. Sabemos que la violencia está hasta en esta carencia de oportunidades que derivan en violencia física, emocional, sicológica, pero la información es poder, ¿cómo hacemos para que las mujeres se acerquen a muchos, a otros temas? No les damos las herramientas. Está bien que los gobiernos estén llevando internet a muchos lugares, ellos se encargan de los cables, ahora cómo le hacemos para darles más que esa conexión, que no tengan miedo a lo desconocido, cómo conquistar, cómo tienen empoderamiento económico, que tengan seguridad a moverle y a picarle a la computadora. Luego hacerles ver que el hostigamiento virtual sí es violencia, porque muchas mujeres no creen que es eso, si te molestan en redes también tú tienes la culpa por subir fotos, hacer comentarios, hacerles ver que tenemos derecho a expresarnos y a hacerlo también en lo virtual.

 

#Denuncias

El detonante en México fue #MiPrimerAcoso. Este ha sido el verdadero valor de las redes sociales, porque durante muchos años hemos visto que los medios tradicionales no dan espacios a estas denuncias, por lo que quieras, por espacio, porque no van con lo que se difunde, infinidad de cosas, eso nos obligó a pasarlo a un espacio donde nos sintiéramos seguras. A mí me encanta esta dualidad que tienen las redes, son privadas y públicas, yo controlo quién ve mi contenido porque controlo mi cuenta. Finalmente es un método de expresión para darle voz a miles. Lamentablemente no se estás replicando bien los mensajes sobre todo cuando lo toman los medios, revictimizan a las denunciantes, de cierta forma hasta las exponen, reproducen los tuits sin ocultar el nombre, y se olvidan de la Ley de Protección a Víctimas. Me parece imposible que muchas hablando del acoso y nadie les haga caso. El 24 de abril del 2016 fue cuando detonó esto en México, un día antes surgió el hashtag #MPrimerAcoso y al día siguiente salieron todas a marchar. Esa fue como la base de cierto activismo feminista, hacer una marcha en redes para después sacarla a las calles, para eso sirvió, para mover a muchas mujeres que tal vez no tenían el ánimo de compartir sus experiencias y que se dieron cuenta que no estaban solas. Pudo haber más que no escribieron pero que salieron a marchar porque sabían eso precisamente, que no estamos solas, ¿cuándo se habían juntado a marchar más de 800 mujeres? A eso es a lo que debemos apuntar. Fue lamentable encontrar que la mayoría de los tuits eran de casos de mujeres que fueron agredidas cuando eran niñas por el tío, el abuelo, el hermano, el padrastro… El #MeToo ha tenido glamour por las voceras, qué bueno están tocando el tema, pónganle lentejuelas, no importa, pero qué vamos a hacer para que las mujeres trabajadoras denuncien, para que ese ejercicio y desgaste de caracteres funcione en la realidad.

 

Políticas públicas de género

Uno de los inconvenientes es que estamos pensando siempre en mujeres que estudian, clase media, cuando uno de los encantos de las políticas públicas es que sea transversal, un Instituto de la Mujer ni municipal ni estatal ni federal no puede hacerse cargo de todo el tema de las mujeres, necesitas que todas tus dependencias tengan un tema de género, porque no priorizar, por ejemplo, el tiempo de la lactancia materna pero que a los papás no los orillas a que se involucren, ellos no tienen ese tiempo, no podemos conferir estos estereotipos a las mujeres, o programas de capacitación que son sólo repostería y manualidades alegando que son para mujeres del oriente de la ciudad, ¿y cómo saben que las mujeres del oriente eso quieren? Ofréceles otras alternativas, convéncelas de las ventajas, abre otras áreas para que emprendan, en sus contextos, con sus necesidades, es obvio que no es igual lo que necesitamos en la ciudad en cuanto a movilidad que en rancherías, donde no hay luz en las terracerías, por ejemplo, no están pensando en las necesidades de todas las mujeres. O incluso con las campañas de difusión de salud reproductiva o de violencia, no entiendo por qué les da miedo hacer campañas enfocadas a hombres, con información para ellos y que sea explícita sobre por qué no deben violentarnos, no acoses, no violes, no piropees. Cada que entra una nueva administración es un retroceso, hay que volver a capacitar a los nuevos, a concientizar, si esto fuera de raíz cada que llegara un nuevo funcionario ya habría bases en igualdad de género qué respetar.

La paridad de género es necesaria, tuvimos que obligarlos a que nos dieran acceso a lugares en la participación política, lamentablemente está secuestrada la cuota de género, en los partidos el grueso de su participación son mujeres, ellas son las que están moviendo los votos, pero no las impulsas, no las capacitas, el IEE te da presupuesto para cursos y no lo ejercen. Si buscando mujeres preparadas, capacítalas, enséñales cómo legislar, cómo presentar puntos de acuerdos. No le dan oportunidad a estar mujeres y meten a las hijas, a las esposas y muchas no tienen la sensibilidad social que se necesita, sí habrá quien realice su trabajo y se ponga a estudiar o se asesore.

 

Sororidad digital

Para mí la sororidad es un vamos a apoyarnos entre mujeres, no me tienes que caer bien, no tenemos que ser amiguísimas, pero si podemos ayudarnos debemos hacerlo. Hemos planteado mucho ahora la sororidad digital, que empieza por no compartir el contenido de alguna otra mujer que la violente o critique, es mi manera de cortar ahí la agresión. ¿Hay sororidad? Sí la hay y no. Ese dicho tan famoso que “las mujeres juntas ni difuntas” nos lo enseñan, así nos dijeron, que una tenía que llegar a la cima, no todas, si tienes que pisar a todas para subir, las pisas, y esa es una práctica tan machista. Nos cuesta mucho trabajo quitarnos esto, reflexionar y decir no vamos a criticar, juzgar, hablar mal de otras, algo tan básico. Nos hace falta mucho integrarnos en el feminismo, ver que no somos iguales, que nuestras causas son diversas. Se vale la crítica para hacernos crecer, a muchas no nos gusta pero debemos aceptar los comentarios. Yo no creo que existan hombres feministas, yo creo en los hombres incluyentes o se suman y aceptan, es muy importante que se acerquen, decirles por qué y cómo nos están violentando, pero cómo le hacemos ahora para decirles no hagas esto, necesitamos que sean ellos los que reflexionen. No es que diga pobrecitos, aunque todos tenemos procesos sociales y culturales, ahí es donde debe de haber campañas para ellos, que los incluyan también, veo a mis hombres cercanos, mis primos, mis amigos, a todos les decimos que no, no, no, no, pero nadie les dice cómo resolverlo, nadie les ha planteado cómo reconsiderar estos nos, y tampoco ellos han querido, la verdad, a nadie le gusta perder privilegios. Estamos llegando al punto donde solo nos estamos protegiendo entre nosotras sin que cambien ellos el chip y eso no está chido.

 

Feminismos en Aguascalientes

A mí me gusta escuchar a las feministas ancestrales, sus procesos, cómo iniciaron, finalmente ellas eran las rebeldes, las que iniciaron, el feminismo en Aguascalientes está cobrando popularidad, está haciendo visible, se hace mucho trabajo pero apenas se hace visible, no sé si solo por moda o fama, no lo sé, pero ya hay más chicas que se suman y eso es bueno. Hay muchas mujeres que surgen desde la academias, organizaciones, que haya más significa que no estamos tan estancadas y que aquí tenemos ideas diversas, que forman colectivos, que no estamos ajenos al tema. También he visto que hay cierto miedo a nombrarte feminista aquí en Aguascalientes, al rechazo, luego escucho comentarios de “tú no puedes ser feminista porque trabajas en tal lugar, porque haces tal cosa”, todavía escucho quien dice que hay que disfrazar un poco el feminismo porque les da miedo lo radical y las feministas radicales, sin considerar que por los movimientos radicales se lograron muchas conquistas, habrá grupos más relajados, más pop, como quieran nombrarlos, pero cada quien escogerá su bandera y todas son válidas.

Lo que falta es cómo le vamos a acercar el feminismo a las generaciones que vienen, estamos muy atrasados en el tema del respeto social, falta que la sociedad respete y a nosotras nos falta dejarnos trabajar cada quien en sus temas, primero las mujeres que no comulgan con el feminismo, luego entre las feministas no nos echamos la mano, nos falta sororidad, si no concordamos con nuestras ideas entonces al menos dejarnos trabajar tenemos la misma causa, habríamos de juntarnos, ya convencimos a nuestro círculo, a nuestras hermanas, amigas, pero cómo llevamos la misma causa entre nosotras.

Sueño con el día que alcancemos esto, pero ya hubo mujeres que soñaron antes, somos el sueño de otras mujeres que soñaron antes, estamos aquí por feministas que estuvieron antes que nosotras y nosotras somos el resultados de esas luchas, de esos sueños, eso es lo padre de las etapas del feminismo, ¿algún día será superado? Sí, ¿yo lo viviré? No lo creo, pero espero que vengan otras que sigan soñando y que un día despertemos. Esta es la punta del iceberg, debajo de esta todavía hay mucho por qué luchar.

 


Lee más Feminismos en Aguascalientes. Acá te dejamos nuestras dos entregas anteriores ↓

 

The Author

Tania Magallanes

Tania Magallanes

Tania Magallanes Díaz. Jefa de Redacción de LJA. Arma su columna Tres guineas. Fervorosa de lo mundano. Feminista.

No Comment

¡Participa!