Opinión

Trump envía a la guardia nacional / Taktika

 

 

Colegio de Estudios Estratégicos y Geopolíticos de Aguascalientes, A.C.

 

Austin, Texas Unión Americana. 6 de abril de 2018. La general de brigada, Tracy Norris, cuya figura rechoncha contrasta con su porte marcial –resaltado por su pelo corto y rubio-, dice: “Con la autorización y bajo la autoridad del gobernador Abbott, este despliegue ha comenzado con el movimiento de equipo y tropas. Dentro de 72 horas, el Departamento Militar de Texas tendrá a 250 elementos junto con vehículos de vigilancia terrestre también como plataformas de aviación ligera y media”.

Para enfatizar la urgencia de la misión, solicitada por el presidente Donald Trump, pero autorizada por el gobernador Greg Abbott, un par de helicópteros ligeros UH-72 Lakota, cargados con bagaje, despegan de la base aérea rumbo a la frontera con México.

La escena arriba mencionada sirve como introducción al presente artículo, el cual tiene por objetivo explicar cuáles son los antecedentes y la motivación detrás de la decisión de Donald Trump de desplegar a la Guardia Nacional en la frontera con México

Una cosa debe quedar clara: Donald Trump, el mexicanófobo supremo, no ha sido el primer mandatario estadounidense en aplicar operaciones tipo militar a lo largo de la frontera sur de la Unión Americana: tres factores habían desatado, en 1954, el sentimiento xenófobo en el pueblo estadounidense: la Guerra de Corea (1950-1953), la histeria anticomunista desencadenada por el senador Joseph McCarthy, y el creciente flujo de trabajadores provenientes de México quienes, a pesar de la existencia del Programa Bracero -iniciativa mediante la cual los trabajadores mexicanos entraban legalmente a los Estados Unidos bajo contratos de corto plazo- cruzaban ilegalmente, en número cada vez mayores, la frontera.

Presionado, el entonces mandatario Dwight D. Eisenhower nombró al general retirado Joseph Swing, egresado de West Point y veterano paracaidista, como el nuevo comisionado del Servicio de Naturalización e Inmigración (INS, por sus siglas en inglés). Swing transfirió, para afirmar su autoridad, a oficiales del INS que se hacían de la vista ante la presencia de trabajadores ilegales. Esto a pesar de la oposición de influyentes políticos como el senador por Texas, Lyndon B. Johnson -futuro presidente- y de los intereses empresariales, los cuales preferían mano de obra barata, aunque fuera ilegal. Pero Eisenhower lo protegió.

Swing descargó su golpe el 17 de junio de 1954, ese día comenzó la operación Wetback (“Espalda mojada”, un término peyorativo para describir a los mexicanos que cruzaban a nado el río Bravo). La campaña fue llevada a cabo con la agresividad y exactitud característica de una gran ofensiva militar, pues según el historiador Juan Ramón García: “Swing y sus cohortes establecieron un servicio de inteligencia y comenzaron a funcionar con la precisión, sincronización y eficiencia de un cuerpo militar o semi-militarmente entrenado”1.

750 agentes del INS peinaban las zonas agrícolas de Arizona y California. En julio, el INS extendió su operación a Idaho, Nevada y Utah. Para el otoño de 1954, Wetback fue implementado en Texas. El trato para los deportados fue brutal: Swing ordenó trasladarlos en camionetas y vagones de ferrocarril utilizados para transportar ganado. Miles fueron depositados en la frontera con México; otros fueron llevados a Puerto Isabel, Texas para luego viajar a Veracruz.

A finales de 1954, Swing declaró misión cumplida pues, aparte de asegurar la frontera sur de la Unión Americana, la inmigración ilegal, de acuerdo a sus cifras, había descendido en un 95 por ciento. Un éxito, pero de poca duración, ya que la inmigración ilegal explotaría en 1964 al concluir el Programa Bracero.

Las crisis económicas en los años 70 y 80 impulsaron a miles de mexicanos a buscar el llamado “sueño americano”. En un intento por regular a quienes habían entrado hasta enero de 1982, se aprobó la Ley Simpson-Rodino, la cual pretendía regularizar la inmigración ilegal. Sin embargo, el flujo continuó, pues la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en 1994, desarticuló al agro mexicano y provocó el éxodo de miles hacia el vecino país boreal.

El 15 de mayo de 2006, el presidente George W. Bush, el texano tóxico, implementó la Operación Jump Start, el despliegue de 6 mil elementos de la Guardia Nacional a lo largo de la frontera entre México y los Estados Unidos con el propósito de reforzar la seguridad fronteriza y construir una cerca en los límites entre ambas naciones. Igualmente, Barack Obama ordenó en 2010 la Operación Phalanx, el envío de 1,200 efectivos de la Guardia Nacional a la frontera sur para controlar la inmigración ilegal.

Cabe mencionar que los despliegues ordenados por Bush, Obama y Trump se apegan a la Ley Posse Comitatus (Aprobada en 1878), la “cual prohíbe a la Guardia Nacional actuar como fuerza de policía local”2 cuando está bajo mando federal. Entonces, qué actividades pueden hacer y no hacer las tropas enviadas por Trump a la frontera. El siguiente cuadro lo explica:

 

Tabla de actividades autorizadas y no autorizadas a la Guardia Nacional

Autorizadas Apoyo logístico; Comunicaciones; Ingeniería; Mantenimiento de vehículos y Vigilancia
No autorizadas Detener personas; decomisar estupefacientes y llevar a cabo cateos

Fuente: Departamento de Seguridad Interna de los Estados Unidos y The New York Times

 

En pocas palabras, la Guardia Nacional será los ojos y oídos de la Patrulla Fronteriza, pero no estará autorizada a llevar a cabo operaciones cinéticas, es decir, actividades agresivas en contra de los inmigrantes ilegales, los narcotraficantes o los coyotes.

El despliegue ha sido secundado por los gobernadores de Arizona, Carolina del Sur, Nuevo México y Texas. La excepción ha sido California, un bastión anti-Trump. Por ello, Trump tuiteo: “Los demócratas no están haciendo lo correcto para nuestro país. No descansaré hasta que hayamos asegurado nuestras fronteras y restaurado el imperio de la ley”3.

Mientras tanto, el Senado de la República aprobó un punto de acuerdo en el que exhortaba al Ejecutivo Federal a suspender la relación bilateral en materia de combate al crimen organizado trasnacional y la migración. Además, Enrique Peña Nieto emitió un mensaje en el mismo tono.

Finalmente, ¿Por qué Trump despliega la Guardia Nacional? Principalmente porque la base republicana se siente, al menos en el aspecto migratorio, decepcionada de su falta de resultados. En particular, porque el famoso muro no ha podido ser erigido. Asimismo, el neoyorquino, perturbado porque el FBI inspeccionó la oficina del abogado particular de Trump y confiscó material relacionado con su relación con la actriz pornográfica Stormy Daniels, busca aumentar sus bonos con su postura anti-inmigrante.

Aide-Mémoire. En una crítica velada a Donald Trump, el presidente Xi Jinping dice que la “puerta de China de abrirse no será cerrada”; Por su parte, el embajador ruso ante la Unión Europea, Vladímir Chizhov, advirtió de “serias consecuencias” en caso de que personal ruso sea lastimado, accidentalmente o no, por parte de los Estados Unidos o sus aliados.

 

  1. – Operation Wetback: The Mass Deportation of Mexican Undocumented Workers in 1954 https://bit.ly/2Ha0VM1
  2. – Kaplan, Robert D. Viaje al futuro del Imperio: la transformación de Norteamérica en el siglo XXI. Ediciones B, España, 2001, p. 26
  3. https://twitter.com/realdonaldtrump

 

 


Vídeo Recomendado


The Author

Soren de Velasco Galván

Soren de Velasco Galván

No Comment

¡Participa!