Política

Debate ganado por default

  • Segundo debate ciudadano organizado por Coparmex, participaron los candidatos Rafael Calderón,  Zamarripa, José Carlos Lozano Rivera Río, Eduardo Muñoz de León y Armando Quezada
  • Acción Nacional designó como representante a Javier Luévano, quien no se presentó a debatir sobre tres temas: Economía, Seguridad y Corrupción

 

Segundo debate ciudadano, organizado por Coparmex, esta vez entre candidatos a una diputación federal, y con sede en el auditorio del CIDE Región Centro, se convoca a los partidos políticos a que envíen a un representante, la coalición Juntos Haremos Historia manda a Rafael Calderón Zamarripa, el Revolucionario Institucional a José Carlos Lozano Rivera Río, el Verde a Eduardo Muñoz de León, y por Nueva Alianza asiste Armando Quezada. Una nueva oportunidad para presentar sus propuestas, para confrontar ideas y desmarcarse de sus oponentes, convencer a los posibles electores por qué merecen su voto para ser legisladores. Como en la ocasión anterior en que se presentaron quienes quieren llegar al Senado, el encuentro fue un desperdicio de tiempo, un formato acartonado mediante el que se intentó abordar tres temas: Economía, Seguridad y Corrupción; sin pasión, sin convencimiento, los candidatos dedican su tiempo a repetir lo que dicen sus tarjetas, a reiterar el diagnóstico que todos comparten y todos sabemos.

Un debate sin debate, mal organizado, con un moderador, Víctor Hernández, del que se nos presumen sus credenciales y capacidad, sabemos que habla tres idiomas, pero es incapaz de presentar a los candidatos por su nombre; que no aprovecha ninguna ocasión para cuestionar o solicitar que se amplíe la respuesta, que equivoca los tiempos y turnos.

Un debate al que no le importó la paridad de género, de los 15 candidatos propietarios que buscan una diputación federal, ocho son mujeres; en tres de los cinco partidos (PRI, Verde y Morena) dos de las tres candidaturas son para mujeres, pero eso no se refleja en sus enviados, los cinco partidos decidieron que sus representantes fueran sólo hombres, el mensaje es que las mujeres no sirven para debatir, su papel es adornar los espectaculares.

Un debate sin confrontación, por tanto, difícil decidirse por un ganador, pero quien haya perdido, perdió por default, al anunciar el cartel, Coparmex indicó que Acción Nacional había comisionado a Francisco Javier Luévano Núñez para lo que representara y el candidato no llegó, como tampoco llegaron los militantes o simpatizantes de los tres partidos que conforman esa coalición. Durante el encuentro, los organizadores insistieron en culpar a los panistas de la inasistencia. En su momento, Víctor Hernández, coordinador de la Licenciatura en Políticas Públicas del CIDE, pidió que se guardaran unos segundos de silencio durante el turno del ausente candidato del PAN. En su intervención, Francisco Ruiz, exdirigente de la Coparmex, cuestionó la inasistencia: “¿Contratarían ustedes a quien faltó a la entrevista de trabajo?”.  Uuuuuh, se escuchó en el auditorio, de poco más de 90 butacas que no alcanzó a llenarse, con esa impresión se acabó el encuentro. Más tarde, Acción Nacional filtraría a través de un blog que la culpa de los organizadores, quienes habían establecido que la reunión se realizaría este miércoles pero a las 11:00 horas y en la Universidad Cuauhtémoc como sede, con la moderación de la conductora de Radio Bi, Rocío Gutiérrez. Ese cambio intempestivo de planes, señala el candidato a diputado por el Distrito 1 por la coalición por Aguascalientes al Frente, fue lo que motivó su ausencia.

 

La exposición

Apenas poco más de 100 asistentes en el auditorio del CIDE, un tercio de las butacas están ocupados por la porra priista, encabezada por el padre del candidato del tricolor, junto al exgobernador Carlos Lozano de la Torre, su esposa Blanca Rivera Río, le envían las mejores vibras; en primera fila los organizadores de Coparmex, en los pasillos los representantes de los medios de comunicación, por ahí y por allá algunos estudiantes reciben las botellitas de agua de las edecanes del CIDE, o asistentes, o auxiliares, jóvenes uniformadas con vestido negro que por igual reparten botellitas de agua que las tarjetas para las preguntas de los interesados, ¿interesados?, quién sabe, la mayoría son acompañantes de los candidatos. Primer producto de la desorganización, al cambiar la sede de la Universidad Cuauhtémoc al CIDE Región Centro muchos se excusarán de la dificultad de llegar a esa zona de la ciudad, pero lo cierto es que más allá de la lejanía, este debate ha provocado poco interés. Los de Coparmex van solos en la organización de estos debates ciudadanos, ninguna autoridad del CIDE acompaña a los empresarios, ninguno de los investigadores de primerísimo nivel acompaña a Raúl González, ni siquiera se toman la molestia de enviar a sus estudiantes para que tomen nota del encuentro.

El primer tema es economía, inicia el de Nueva Alianza, un elocuente Armando Quezada, quien a la pregunta sobre cómo legislará para mejorar el panorama económico aprovecha la ocasión para hablar de la desigualdad en el país, rebota los datos del moderador, muestra que se ha tomado su papel en serio y estudió las cifras del Inegi y el Coneval, se le van los minutos y propone que legislará para atraer inversión a través de la aprobación del Presupuesto de Egresos.

En su turno, José Carlos Lozano Rivera Río gasta su tiempo en saludar y agradecer a todos, incluyendo los no presentes como José Antonio Meade, le queda tiempo para señalar que ampliará los canales de distribución de las empresas y propondrá eliminar el pago de ISR a quienes ganen menos de 10 mil pesos. Lo que verdaderamente muestra su intervención es que la estrategia del candidato priista es asumir, con todos sus riesgos, su filiación partidista y que gracias al apoyo familiar obtuvo su candidatura, no teme señalar que creció escuchando sobre economía y que eso le da la capacidad de entender el tema; por supuesto, menciona que apoyará a las pymes.

Rafael Calderón Zamarripa, de Morena, también generaliza con la propuesta de apoyar a la pequeña  y mediana empresa, indica que aumentará el salario mínimo a 98 pesos y, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no creará nuevos impuestos, ya que para acabar con el desempleo y mejorar la economía basta gobernar con austeridad y honestidad.

El del Verde, Eduardo Muñoz de León, asegura que la economía no está estancada, pero de llegar a la Cámara de Diputados se apoyará a las pymes, se aumentará el salario por arriba de la línea de pobreza establecida por el Coneval y se crearán dos nuevas refinerías para no pagar tan cara la gasolina, además, asegura que se darán incentivos fiscales.

El moderador Víctor Hernández indica la ausencia de Javier Luévano y pide unos segundo de silencio en el turno correspondiente al candidato del Frente, porque así ha visto que se hace en otros debates. El público, obediente a la instrucción de no realizar manifestación a favor o en contra alguna, apenas sisea.

Los organizadores del debate lo llaman tiempo para réplicas, lo cierto es que es sólo la oportunidad de que el moderador plantee sus dudas y un nuevo turno para que los candidatos usen otros minutos para exponer, pero sin confrontar o debatir. El de Nueva Alianza habla de redistribuir el Presupuesto de Egresos y realizar una Reforma Fiscal “profunda”; el del PRI insiste en modificar varias leyes para apoyar las cadenas de distribución y suministro; el de Morena contesta que no sabe cómo aumentarán los salarios porque no es tarea de los legisladores, sino de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, pero que sí se debe de poder, basta voluntad política; y el del Verde, además del Presupuesto de Egresos, indica que se otorgará un bono a empresarios por la contratación de jóvenes, bono que implicará la reducción fiscal a las empresas.

 

Segundo round

El tema es Seguridad, el moderador pone sobre la mesa los datos del Inegi sobre percepción de seguridad, el aumento de los homicidios dolosos. De esos datos se agarrarán los candidatos para repetir, todo, el mismo discurso, uno que no tiene que ver con la prevención, sino con el aumento de las penas, la aprobación de la Ley de Seguridad Interior y ninguno se plantea otra forma de combatir la delincuencia que no sea la mano dura.

Eduardo Muñoz de León dice que de llegar a la Cámara de Diputados legislará para que el robo se considere delito grave, insiste en penas más severas, sobre todo a reincidentes y penas de 5 a 10 años por portación de armas, además, claro, de aumentar el sueldo a policías, la zanahoria con que todos los candidatos creen que obtendrán el voto de quienes están en la policía.

Armando Quezada intenta reiterar que se ha preparado, habla de cómo en este sexenio se han roto varios récords en materia de inseguridad, menciona el aumento de secuestros y homicidios, indica que es necesario un nuevo modelo educativo, así como adecuar el Código Nacional de Procedimientos Penales para que no sean sólo 5 los delitos que merezcan cárcel y, finalmente, proclama que está a favor de la Ley de Seguridad Interior .

El del PRI menciona que se debe cambiar la estrategia, José Carlos Lozano lanza su primera frase pegajosa: “Quisiera pensar que el problema de inseguridad en Aguascalientes es de incapacidades, y no de complicidades”, apuesta a que se debe retomar el Mando Único y que el diputado se convierta en gestor del gobernador y alcaldes para generar proyectos de infraestructura que ayuden a fortalecer el tejido social.

Rafael Calderón repite lo que dice el candidato presidencial de Morena, que no se puede combatir la violencia con violencia, que hay que combatir la corrupción, y propone capacitación a policías, homologar sueldos de las Policías municipal, estatal y federal, establecer políticas para la prevención social, que el robo en caso de reincidentes sea considerado delito grave y sacar la Secretaría de Seguridad Pública de la Secretaría de Gobernación, también se manifiesta a favor del Mando Único, en este caso el del Presidente y con la Ley de Seguridad Interior.

En las “réplicas” del segundo segmento todos reiteran argumentos maniqueos para no explicar sus propuestas, el del Verde le da vueltas y vueltas porque no sabe explicar cómo es que penas más severas reducirán los índices de delincuencia; el de Nueva Alianza indica que el Ejército es bueno y que la percepción pública está equivocada, por lo que defiende la Ley de Seguridad Interior; el del PRI agrega a su intervención que está a favor del Código penal único en todo el país y que para Aguascalientes es necesario retomar proyectos como Casa del Adolescente y Línea Verde; mientras que el de Morena simplifica su postura a que para lograr resultados en materia de seguridad bastará con modificar las leyes y lograr una mayor coordinación entre policías.

 

Tercer tiempo

El moderador reitera los terribles efectos de la corrupción en todo el sistema, de ahí parten los candidatos para su tercer turno.

José Carlos Lozano plantea que la corrupción no se elimina ni por decreto ni por voluntad, por lo que es necesario fortalecer Sistema de Evaluación gubernamental, mejorar el presupuesto para el Sistema Nacional Anticorrupción y promete una iniciativa para generar una Ley orgánica de defensores del pueblo.

Eduardo Muñoz de León coincide con el moderador e indica que todo se deriva de la corrupción, por lo que de ganar, pedirá a Transparencia Mexicana que audite en todos los Comités de Compra del gobierno, va más allá, buscará la forma en que Transparencia Internacional se involucre y pueda sancionar a los servidores públicos, incluso con penas físicas. El del Verde finaliza señalando la necesidad de contar con un fiscal general autónomo.

Rafael Calderón propone generar una “Ley general para el combate al conflicto de interés”, eliminar el fuero y que haya cárcel preventiva a corruptos, con el tiempo encima, el de Morena señala que para que la Auditoría Superior de la Federación funcione mejor, debe dejar de depender del Poder Legislativo y tiene que ser un “órgano independiente estatal”.

Armando Quezada comienza mencionando los casos de corrupción, para todos tiene y reparte el de Nueva Alianza, menciona la Casa Blanca, los moches, a los exgobernadores Tomás Yarrington y Javier Duarte, hasta que el moderador le pide que pare, que porque el foro no es para eso, es para presentar propuestas. De mala gana, pero divertido, el neoaliancista indica que ya está creado el andamiaje del Sistema Nacional Anticorrupción, pero que es necesario fortalecerlo, porque en las entidades federativas, como en Aguascalientes, no se ha cumplido con la ley y no se cuenta con un Sistema Estatal Anticorrupción.

En las réplicas de este segmento, el del PRI propone evaluar a los tres Poderes y los tres órdenes de gobierno, así como contar con una fiscalía autónoma para reforzar el  Sistema Nacional Anticorrupción. Al del Verde se le va el tiempo en explicar que su partido sí ha platicado con Transparencia Mexicana y que sí podrían intervenir. El de Morena abrevia su explicación acerca de cómo funcionaría la eliminación del fuero sentenciando: “Si trabajas con honestidad no necesitas fuero”. Mientras que el de Nueva Alianza insiste en que ya se cuenta con el andamiaje del Sistema Nacional Anticorrupción e intenta probar sus críticas a las entidades federativas señalando que el nombramiento del fiscal anticorrupción estatal fue un proceso cuestionable.

 

Ronda A&Q

La ronda de preguntas realizadas por los asistentes es también desordenada, al moderador no le dio tiempo de organizar las tarjetas y pregunta tal y como van saliendo. Todos los candidatos contestan generalidades, al grado que no importa quién dijo qué, porque no dicen los cómos: si van a destinar tres por ciento a Cultura, cuando se le preguntó acerca de Ciencia y Tecnología; que van aumentar el salario a los maestros; que lograrán la reducción de suicidios; van a redistribuir el presupuesto de egresos; mejorarán las policías… y un tedioso etcétera. El del PRI y el de Nueva Alianza aprovechan la sesión de preguntas para intentar lucirse.

José Carlos Lozano contesta que a pesar de haber firmado los compromiso del Frente Nacional por la Familia, agenda legislativa que va en contra derechos civiles, él siempre acatará las resoluciones de la Suprema Corte, así que no importa si firmó o no con el grupo conservador. Mientras que Armando Quezada presume que tiene varias licenciaturas y trabaja de 8 a 3, que para asistir al debate pidió un día de permiso, además, no trae porra, así que por eso merece un aplauso.

 

Finales

Francisco Ruiz interrumpe el “debate” para dar un mensaje en el que señala que los ciudadanos tienen claridad sobre lo que quieren y no quieren, quienes les han cumplido o quienes no, ahí le da un roce a Javier Luévano y menciona que quién contrataría a alguien que no asiste a la entrevista de trabajo.

Como en el debate anterior, se pasará el Manifiesto México de la Coparmex a los candidatos para que lo firmen, Raúl González hace un rápido resumen y mejor da paso al mensaje final de los cuatro candidatos que asistieron.

Rafael Calderón cierra señalando que con trabajo y con valor “nos irá mejor, vota Morena”.

Armando Quezada se vende indicando que quiere “ser un referente de que en México sí se puede”.

Eduardo Muñoz de León indica que los del Verde son “candidatos que quieren mejorar el país” y que no van en alianza con el PRI, así que no se equivoquen a la hora de poner una tacha en la boleta.

José Carlos Lozano inicia agradeciendo la oportunidad para los jóvenes e informa que el PRI ha levantado una denuncia porque descubrió que personal del municipio capitalino fue descubierto entregando propaganda a favor de los candidatos del PAN, apenas va a dar los detalles cuando alguien de Coparmex lo para en seco, que este foro no es para estos asuntos, Lozano Rivera Río le revira que sí, que los debates son precisamente para eso, para confrontar la forma en que se quiere llegar al poder, pero no se engancha, permite que el aplauso de su comitiva diluya el conato de pleito y ahí queda. Si hay que señalar un ganador en el debate, esta intervención y la ausencia, por lo que fuere, del candidato del Frente, le dan por default la victoria al del Revolucionario Institucional.

Pírrica victoria pues el presidente de Coparmex en la entidad, Raúl González, mientras firman el Manifiesto México los candidatos, recuerda que de los 298 candidatos que hay en Aguascalientes, sólo siete han presentado su declaración 3de3, y no, ninguno de los cuatro lo había hecho. De ese tamaño es su compromiso con los electores.


Vídeo Recomendado


The Author

Edilberto Aldán

Edilberto Aldán

Director editorial de La Jornada Aguascalientes
@aldan

No Comment

¡Participa!