CulturaPortada

Entregan Premio Aguascalientes a Alfonso Pérez Romo

 

  • A sus 94 años, el doctor Pérez Romo se convirtió en la segunda persona en hacerse acreedora a este galardón
  • Aguascalientes no me debe nada, absolutamente nada, por el contrario, le debo todo lo que soy”

 

Este miércoles 23 de mayo, en el Teatro Morelos, fue entregado el Premio Aguascalientes 2018 al doctor Alfonso Pérez Romo en reconocimiento a su destacada trayectoria e innumerables aportaciones al desarrollo científico, humanista, educativo, social y cultural del estado.

___


___

Alfonso Pérez Romo nació en Parral, Chihuahua, el 13 de diciembre de 1924, pero a los cinco años, el 1 de enero de 1930, se mudó a Aguascalientes, tierra natal de su madre, donde por distintos motivos comenzó a generar un interés particular por la medicina, carrera que estudió posteriormente en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde se tituló como pediatra, dada la ausencia de oportunidades de educación superior en la entidad.

Al regresar de la Ciudad de México a Aguascalientes, el ya doctor empezó como profesor en el Instituto de Ciencias de Aguascalientes donde dio clases de Anatomía e Historia del Arte, ya que aunque estudió medicina, lo cierto es que Pérez Romo también desarrolló a lo largo de su vida un apasionado interés en las artes.

Luego de dar clases en el Instituto de Ciencias impulsó la fundación de la Escuela de Medicina y luego de la UAA, la universidad más importante del estado, donde siguió con sus cátedras de Historia de la Medicina, Ética Médica, Pediatría y Historia de la Cultura Occidental y de América, así como Apreciación del Arte, para luego, con el tiempo, convertirse en uno de los más reconocidos rectores.

Muchos años después de fundar la UAA y la carrera de Medicina, el trabajo del doctor para con esta institución no ha parado, siendo presidente de la Fundación UAA o coordinador de los diplomados que ofrece la institución, o más recientemente, fundador de la licenciatura en Ciencias del Arte y Gestión Cultural, la cual organiza desde 2017 una Bienal de Artes Plásticas que lleva su nombre.

El Premio Aguascalientes fue instituido para impulsar el talento local, reconocer el esfuerzo, legado y compromiso de aquellas personas e instituciones de los sectores público, privado y social que a lo largo de su trayectoria, han contribuido en la consolidación de un estado de libertades, derechos y de bienestar económico, social y cultural.

Tras su creación por decreto en el año 2014, el premio ha sido entregado una sola ocasión en 2016 al gobernador de la Prefectura de Kanagawa, Japón, Yuji Kuroiwa, en la categoría Bona Terra, ya que el reconocimiento puede ser entregado en cuatro diferentes categorías que corresponden a la leyenda del escudo heráldico de Aguascalientes: Bona Gens, Clarum Coelum, Bona Terra y Aqua Clara.

En una ceremonia que inició a las 18:00 horas de este miércoles en el Teatro Morelos donde estuvieron presentes distintas personalidades, como el gobernador Martín Orozco Sandoval o la alcaldesa María Teresa Jiménez Esquivel, Pérez Romo se convirtió a sus 94 años en la segunda persona en hacerse acreedora al Premio Aguascalientes tras obtención de la medalla y el pergamino por la categoría Bona Gens.

Tras una semblanza y un video donde se resumió su interesante vida, el doctor subió al estrado y dio un mensaje a las butacas prácticamente llenas, en donde comenzó por hablar de las virtudes necesarias en el contexto actual:

“En todas las edades la humanidad ha dejado la constancia contradictoria de grandezas y bestialidades, el Siglo XX y XXI se han caracterizado por la violencia extrema de guerras y luchas civiles, la aparición del terrorismo, los crímenes sociales y el racismo, el predominio de fundamentalismos e ideologías, la secularización total de la vida, las teorías filosóficas escépticas, relativistas, pragmáticas, materialistas, pero al mismo tiempo se ha caracterizado por el desarrollo más brillante de las ciencias y las tecnologías y las comunicaciones, una evolución nunca imaginada de los procesos de la civilización, junto a los más lamentables deterioros de los valores de la cultura”.

Alfonso Pérez Romo continuó su mensaje al recordar la deuda que tienen los médicos con la sociedad: “La ciencia médica, las instituciones de salud, la enseñanza de la medicina, los frutos de la investigación médica y los equipos de adelantos médicos para la salud son propiedad de todos los pueblos de la tierra (…) lo que no puede admitirse es que seamos capaces de licenciar buenos técnicos y profesionales que al mismo tiempo puedan ser injustos, egoístas o soeces”.

Para concluir su mensaje, el doctor habló a Aguascalientes: “Aguascalientes no me debe nada, absolutamente nada, por el contrario le debo todo lo que soy, los largos años que he vivido aquí me permitieron encontrarme con una mujer extraordinaria con la que estuve casi 40 años, madre de la hermosa familia con que he sido bendecido”.

Pérez Romo continuó: “A Aguascalientes, en el convivir con su sociedad y a ciertas lecturas de juventud, debo que en el ocaso de mi vida me esfuerce por tratar de ser un sincero liberal, como un hombre que sabe que la libertad es el don más importante de la vida en sociedad y que la libertad tiene límites; donde comienza la libertad de los demás; como un liberal que no resbale al jacobinismo que es veneno de la convivencia y la unidad de los hombres ni al libertinaje ético que acaba afectando la justicia. También le debo el tratar de ser un socialista sincero, porque mi convivencia con pobres y marginados me ha enseñado que no se puede aceptar la abundancia de los otros a expensas de la carencia de los demás (…), me ayudó también a ser un conservador sincero, pero nunca un reaccionario”.

Cuando Alfonso Pérez concluyó con su mensaje, el público le aplaudió de pie casi un minuto y luego el gobernador participó en el evento al mencionar que en un momento como el actual son necesarios más ciudadanos como el homenajeado.

 

The Author

Carlos Olvera Zurita

Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!