PortadaSociedad y Justicia

Fallas en dos pozos en Jesús María, Aguascalientes, dejaron sin agua a más de 9 mil familias

 

  • Se reestableció la operación del pozo de Rancho Seco desde la madrugada de este jueves
  • Aplicará un 50 por ciento de descuento en el recibo de agua de los afectados
  • Piperos abusivos aprovecharon la falta de agua para cobrar por el líquido a los afectados

 

La falla de dos de los pozos más grandes en el municipio de Jesús María dejó a más de nueve mil viviendas sin el servicio del vital líquido; desde hace más de 15 días el pozo de Rancho Seco que permite el suministro de agua potable a cerca de cuatro mil 100 viviendas presentó una falla en la bomba y el problema de la prestación del servicio se complicó aún más cuando la semana pasada el pozo de Cañada Honda, que atiende a otras cuatro mil 900 familias, también presentó fallas.

___


___

El alcalde Noel Mata Atilano reconoció la inconformidad de las familias que resultan afectadas, al ser el agua potable vital para subsistir, por lo que se trabajó para subsanar los daños y aseguró que desde la madrugada de este jueves se encuentra habilitado el pozo de Rancho Seco, donde fue necesario cambiar la bomba, por lo que se esperaba que en el transcurso del día se llenara la red que conduce a las viviendas de la zona centro y sus alrededores.

Puntualizó que en el caso del pozo de Cañada Honda, la situación es más grave, ya que en lo que va de la administración es la segunda ocasión en que la bomba presenta fallas, por lo cual se retiró y esperó al asentamiento de los sólidos, para llevar a cabo video de grabación que permitiera conocer el estado del pozo, en el cual se detectaron ocho fracturas.

El presidente municipal detalló que es necesaria una reparación de encamisado que implica soldar placas alrededor para evitar la entrada de grava por las grietas, que provoca el daño en las bombas; estos trabajos, así como la instalación de la nueva bomba, podrían tardar de diez a doce días más, por lo que pidió la comprensión y paciencia de los afectados, si bien reconoció que hace algunos meses padecieron también por la falta de líquido, derivado de problemas con las líneas de conducción, tardó dos meses la instalación de esta nueva infraestructura hídrica.

Mata Atilano señaló que se ha atendido el suministro de agua a través de diez pipas, que distribuyen el líquido casa por casa; la demanda los sobrepasó por la falla en el segundo pozo, lo cual, dijo, fue aprovechado por quienes operan pipas particulares que no fueron contratadas por el Ayuntamiento, y pasaron cobrando a la gente, se detectó este hecho y una pipa fue detenida y el operador sancionado por la falta, además de que se ha contado con mayor presencia de personal del Ayuntamiento en estos recorridos, para evitar que incurran este tipo de abusos por quienes prestan el servicio.

En cuanto a las quejas presentadas por la calidad del agua que se les está suministrando por este medio, precisó que hubo algunos inconvenientes con pipas que tenían mucho tiempo sin usar y tenían óxido que al mezclarse enturbió el agua, ya se atendió y se pidió que esa agua fuera sólo para uso sanitario y esperaran nuevas cargas.

El presidente municipal precisó que son cerca de 22 fraccionamientos los que permanecen sin el vital líquido, por lo que se ha pedido el apoyo del ejército, para acercar el suministro del agua, ya que las pipas son insuficientes para el abasto, se ha dispuesto también de cuatro cisternas en puntos estratégicos de la zona afectada para que puedan surtirse, sobre todo quienes no están en sus domicilios cuando pasan las pipas.

Precisó que a fin de aminorar los problemas que esto ha acarreado a más de 20 mil personas, se les aplicará un 50 por ciento en el recibo de las más de nueve mil cuentas que han estado privadas del servicio.

Mata Atilano puntualizó que se han tomado acciones para prever este tipo de situaciones a fin de evitar el grave impacto a las familias; la Presidencia Municipal apoyó con una transferencia de recursos al organismo operador del agua, para la compra de las bombas que se requiere y la intención es que se reparen las que fueron retiradas, para que se tengan de repuesto para en caso de una falla no se prolongue tanto el tiempo en que carecen del vital líquido.

Además, se lleva a cabo un trabajo de evaluación para un plan hídrico a largo plazo en el que se evalúen las condiciones de los 42 pozos que atienden a más de 32 mil viviendas en el municipio, ya que no es factible detectar a simple vista las fallas que pudieran registrar ya que algunos puntos son a gran profundidad.

The Author

Adriana García Campos

Adriana García Campos

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!