Sociedad y Justicia

Académicos discrepan si decretos de reserva de agua son privatizadores

 

  • Ante actitud “sospechosista”, Conagua deberá llenar esos vacíos de información
  • Sociedad civil e investigadores deberán mantenerse alertas, aunque parezca no ser una privatización de facto

 

Si bien la Conagua rechazó que los diez decretos de reserva de agua, publicados en el Diario Oficial de la Federación el 6 de junio, abran la puerta a la privatización del agua, entre los académicos especialistas en los temas de agua, aún existen discrepancia al respecto y permanecen en espera de obtener más información por parte de la dependencia federal, a fin de aclarar sus dudas.

“Ante nuestra actitud ‘sospechosista’, Conagua deberá llenar esos vacíos de información, hay una apertura de diálogo por parte de los académicos y esperamos que también de la dependencia”, así lo expresó Raúl Pacheco-Vega, profesor investigador en el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), región centro, quien además lidera el Proyecto de Gobernanza Colectiva de Recursos, al reconocer que el hecho de presentar estos decretos en medio de un proceso electoral obviamente despertó inquietud, no sólo en la academia, sino a la población en general.

“Sigo teniendo una preocupación con respecto a la variedad del texto, y es evidente que no hubo una buena estrategia en comunicación por parte de Conagua para socializar el asunto, que permitiera tener más claridad, y saber cuál es el objetivo realmente”, expuso el doctor.

Dijo no desconocer que en Conagua existe un área técnica importante, cuya labor permite que no se hayan emitido estos decretos a la ligera, pero es necesario cuidar la óptica y no hacer “cosas buenas que parezcan malas”.

“Lo manifesté en Twitter a la gente de Conagua, yo tiendo a sospechar, y aunque no se ve absolutamente clara una privatización, lo que sí es clarísimo es que no se han dado acciones fuertes contra las empresas que contaminan cuerpos acuáticos; que hay un consumo absurdo de agua en operaciones que deben detenerse (…) lo que necesitamos es una reconversión integral, una mejor gestión del recurso hídrico en México, las ciudades están creciendo y eso parece que la gente no entiende, al igual que el consumo de agua”, expresó el investigador.

Otro aspecto que señaló como “sospechoso” es respecto a las vedas de los cuerpos superficiales y las reservas supuestas para el caudal ecológico para consumo humano resulta extraño, ya que no se conoce gran cosa de organismos operadores de agua que realmente se nutran de manantiales, por ejemplo.

“En lo que sí coincido es que la sociedad civil y los investigadores debemos mantenernos alertas, aunque esta no parezca ser una privatización de facto, pero el estar vigilante es precisamente lo que va a fortalecer a la gobernanza hídrica”, recalcó el académico.

Destacó que el contar con la información que integra el Registro Público de Derechos de Agua, no garantiza que esa sea la cantidad de líquido que se extrae de los pozos, y una buena forma de que Conagua pudiera conciliar esas preocupaciones es realmente cuantificar y demostrar visiblemente cuánta agua se consume en el país extraída del subsuelo; pues existen dudas serias respecto a si ese registro representa el volumen real; pues no existe una herramienta con datos abiertos.

“Está abierto es espacio para dialogar y apaciguar la preocupación, como lo dije, y no me contradigo en mi hilo (de Twitter), no dudo que haya buenas intenciones por parte de Conagua, no dudo de las intenciones de WWF (World Wildlife Fund) pero la óptica que tenemos es que México no le ha dado mucha atención ni presupuesto al sector ambiental, por eso resulta sorprendente que ocurra esto”, recalcó.

El investigador especializado en temas de gobernanza del agua dijo darle tranquilidad el hecho que ante el anuncio de los diez decretos de reserva de agua por parte del Ejecutivo, de inmediato la gente comenzó a movilizarse y a buscar respuestas, y eso es fundamental, sin quitarle el crédito al Conagua el tratar de explicarlo luego de la inquietud que esto despertó.

Pacheco-Vega realizó una importante investigación sobre el consumo de agua embotellada en México y su relación con la labor de los organismos operadores sanos, que realmente ofrezcan el servicio público de suministro de agua limpia, a tal grado que no se haga necesario adquirirla en botellas.

The Author

Claudia Rodríguez Loera

Claudia Rodríguez Loera

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!