PortadaSociedad y Justicia

Más de 500 personas de la comunidad LGBT marcharon para exigir sus derechos en Aguascalientes

  • Reclaman derechos igualitarios como el matrimonio y la adopción
  • Los diputados locales desacatan la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación

 

Se realizó la tarde de ayer la décimo séptima Marcha del Orgullo Gay, con alrededor de 500 participantes, quienes se manifestaron a favor de los derechos de la comunidad de la diversidad sexual en Aguascalientes, tal como lo hicieron por primera vez en el 2001, luego de aquel letrero emblemático que se publicó a las puertas del desaparecido balneario del Ojocaliente.

En esta ocasión, como sucedió hace un año, se reunieron en la calle Álvaro Obregón, a la altura de la Plaza de la Patria, para tomar la calle Díaz de León hasta López Mateos hacia el oriente, y de ahí caminar por la avenida Héroe de Nacozari y posteriormente la calle Madero para llegar a la Plaza de la Patria, en donde ya estaba todo dispuesto para dar inicio a un programa de actividades político cultural, en la que participaron varios organizaciones sociales pro defensa de los derechos humanos de las personas de la diversidad, y se emitieron tres diferentes posicionamientos,  alternados con las actuaciones musicales; todos ellos exigiendo los derechos que los diputados del Congreso del Estado se han negado a otorgarles. Por ello, subrayaron, no se puede hablar de una manifestación del Orgullo Gay, sino de una lucha por un trato igualitario para todas las personas.

 

En México, la homofobia se manifiesta bajo un discurso políticamente correcto

El primer posicionamiento lo escribió el catedrático Juan Bobadilla, dirigido a  la Sociedad de Aguascalientes, y lo presentó Eva Cabrera, en él se señala: “Nos manifestamos hoy, categóricamente, en contra de los discursos de odio y discriminación que disfrazados de preocupación por una familia que sin fundamento científico se denomina arbitraria y excluyentemente ‘natural’, se han venido articulando en épocas recientes en Aguascalientes, a través de marchas, eventos, publicidad y mensajes en medios de comunicación, pero también y principalmente, mediante la intervención de la jerarquía católica representada localmente por la diócesis de Aguascalientes, desconociendo al Estado laico que por Ley debiera prevalecer en nuestro país.

“En México, la homofobia se manifiesta bajo un discurso políticamente correcto, al ocultarse tras un discurso de tolerancia y aparente aceptación. Consiste en aceptar, o así creerlo, al colectivo LGBT, pero sin aceptar sus derechos, guardando los prejuicios y concepciones de la homofobia tradicional. Se entiende como el actual discurso y acto de inclusión hacia la diversidad sexual en la esfera de lo cotidiano y lo mediático, pero negando los derechos particulares, como el matrimonio y la adopción.

“Es por ello que nos preocupan sobremanera estas afrentas dirigidas al sector LGBTI de Aguascalientes, dado que dañan gravemente al tejido social de nuestra entidad, la cual requiere de la promoción firme y comprometida de los Derechos Humanos para todos los ciudadanos de Aguascalientes sin excepción alguna; garantía y obligación que los Diputados de la actual Legislatura han desconocido sistemáticamente bajo su magra ignorancia y falta de voluntad política.

“Recordemos que el sustento legal y de principio que otorga derechos iguales a los ciudadanos, independientemente de su orientación sexual, se encuentra en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, así como en los Artículos 1 y 3 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que prohíben la discriminación y especifican que la educación debe fomentar el respeto a los Derechos Humanos de todos.

“Desde nuestra comunidad, apelamos hoy al conocimiento científico y al sentido humanista que nos debe caracterizar como sociedad, a fin de que en Aguascalientes prevalezca la razón, la equidad y el respeto hacia la diversidad en todas sus formas y manifestaciones. Nos oponemos a que predominen los prejuicios derivados de las creencias, por sobre el conocimiento fundamentado en la ciencia, sobre todo, en materia de Derechos Humanos. La actual campaña proselitista e ideológica en contra de la población LGBTI quebranta no sólo el principio de laicidad del Estado, sino que, en su conjunto, significa una afrenta a la inteligencia, criterio y libre pensamiento de toda sociedad que se precie madura, democrática y plural. Por el bienestar de TODOS, los derechos son para TODOS”.

En Aguascalientes, los legisladores no han acatado esta jurisprudencia de la Suprema Corte

Un segundo posicionamiento lo presentó el activista Víctor, y fue escrito por el comunicólogo y activista Ricardo Chávez Pérez. En él refirió que, con respecto al matrimonio igualitario, los legisladores han desacatado la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, del 19 de junio de 2015, donde establece que la Ley de cualquier entidad federativa que considere que la finalidad del matrimonio es la procreación o que lo defina como el que se celebra entre un hombre y una mujer es INCONSTITUCIONAL.

“En Aguascalientes, las y los legisladores no han acatado esta jurisprudencia y nos han regateado la posibilidad de contar con el matrimonio igualitario. La moral de unos ha impedido que los derechos de todos sean reales. Uno de los tres poderes del Estado donde vivimos se ha negado a discutir este tema porque saben que, de hacerlo, no podrían ir en contra de lo que manda la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

“Esta negativa es la demostración que para el Estado de Aguascalientes hay ciudadanos que no podemos disfrutar y ejercer plenamente los derechos que establece la Constitución Política Mexicana. Las y los diputados de Aguascalientes han cometido un crimen de Estado en contra de las garantías fundamentales a las que tenemos derecho quienes vivimos en este país.

“¿Pero por qué han actuado así, si cuando asumieron el cargo, prometieron guardar y hacer guardar lo que ordena nuestra legislación? Han actuado así porque han olvidado que son representantes de todas y todos nosotros. Como enfermos mentales con complejo de superioridad, los integrantes del Congreso local pretenden imponer una moral válida solamente para un grupo social específico.

“Como personas, las y los diputados pueden vivir bajo los valores que crean convenientes. Nosotros hemos sido respetuosos de sus vidas privadas, aun cuando no compartimos su perspectiva de vida en muchos temas. Pero como nuestros representantes, y de toda la sociedad, están obligados a respetar el marco jurídico para lograr una verdadera convivencia incluyente y que no menoscabe los derechos de nadie.

“Sin embargo, cuando hemos reclamado, ellos responden que no son temas que acepte toda la sociedad, olvidando que los derechos humanos no pueden sostenerse en encuestas o sondeos de opinión. Son garantías fundamentales ganadas históricamente por muchos que nos han antecedido: individuos y movimientos que en su momento fueron perseguidos por los aparatos del Estado y por instituciones como las religiosas.

“En nuestra historia moderna, estas organizaciones han estado luchando para recuperar el poder que perdieron cuando, gracias a que el Renacimiento nos hizo voltear la mirada hacia nosotros mismos. Poco a poco, ante la religión y sus mandatos, tenemos ahora una postura íntima y quienes estamos esta tarde reunidos, reconocemos que es la persona que debe decidir libremente en qué creer o no creer.

“Todos nosotros respetamos los derechos de las y los otros. Lo único que pedimos es reciprocidad. No podemos permitir que, a través de los irresponsables legisladores y legisladoras, grupos como el Frente Nacional por la Familia y las estructuras de varias iglesias con presencia en nuestro país, y cada vez más en los congresos locales y el nacional, nos hagan regresar a la Edad Media y nos traten como sus vasallos, imponiendo sus valores a toda la sociedad.

“Tenemos garantizado, en la Constitución Nacional, nuestro derecho a casarnos con alguien de nuestro mismo sexo si así lo deseamos, pero el texto de nuestra Carta Magna también establece que quien desee realizar un matrimonio heterosexual, está en su pleno derecho, como están aquellos que no desean hacerlo.

“Los grupos conservadores, que en el fondo lo que desean es continuar con sus privilegios, han tratado de influir en el pensamiento de los demás argumentando, con calumnias, que lo siguiente será proponer que se permita el matrimonio con mascotas o que nuestro propósito es imponer las otras sexualidades a la heterosexual. Nada más falso. Las otras sexualidades existimos y lo que exigimos es que se nos respeten los derechos establecidos en las leyes. Nada más, pero nada menos.

“En esta lucha, estamos acompañados por los movimientos que buscan que las mujeres puedan vivir y transitar con las libertades y derechos garantizados para todas y todos. Las mujeres son vejadas por el simple hecho de ser mujeres. Como nunca, debemos estrechar este apoyo mutuo porque nuestras luchas persiguen lo mismo: construir una sociedad que reconozca todos los derechos de todos los individuos que la conforman. Pero no estamos pidiendo permiso a nadie. Son nuestros derechos.

“Antes de finalizar, deseo recordar que, a pesar de la negativa de las y los legisladores locales para no actualizar la legislación local en el tema del matrimonio, ordenado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, gracias a la figura del amparo, los matrimonios igualitarios en Aguascalientes son una realidad, pero no queremos ser una excepción de la norma. Lo que exigimos es trato igual en la garantía de este derecho constitucional.

“A toda la sociedad le reiteramos que no queremos imponer nuestra forma de vivir, nuestra perspectiva de vida. Somos mexicanos y mexicanas que, junto al resto, vivimos en un país que construimos a diario. Somos personas que aportamos el esfuerzo constante, al igual que el resto, para que el México en el que vivimos se reconozca tal como es y sea cada vez más incluyente. Afortunadamente, tenemos el apoyo de los movimientos de mujeres y de muchas otras organizaciones solidarias, así como muchas de nuestras familias.

Seguiremos esta lucha común con ellas y ellos. Descansaremos solamente cuando se nos reconozcan todos nuestros derechos”, señaló este segundo posicionamiento.

 

Ni en Aguascalientes, ni en el mundo, existe un solo modelo de familia

Luego, una madre de familia tomó la palabra en nombre de todas las familias del estado que están integradas por una persona de la diversidad, su nombre es Irene Márquez, quien hizo énfasis en que, ni en Aguascalientes, ni en el mundo, existe un solo modelo de familia, también existen otros tipos de familias, que no tienen las mismas oportunidades que las “tradicionales” que se muestran en los libros, las que nos dijeron con seguridad, que eran las únicas.

“Entre estas familias no sólo están las monoparentales, están las unipersonales, formadas por una sola persona; por una madre y su hijo; por una pareja sin hijos; por una madre, una hija y una abuela, y claro por las familias nucleares heterosexuales que tienen hijos en la diversidad sexual como la tuya. Con los modelos de familia que ya conocemos más allá de lo ‘tradicional’, lo que tendríamos que cuestionarnos hoy entonces es … ¿Qué es una familia?

“Es una estructura viva, que se mueve con los cambios de la sociedad. Que como es fundamental para la sociedad tiene derecho a la protección del estado y de la misma sociedad. Que sus miembros tienen vínculos porque conviven en la misma vivienda. Y que por lo tanto se puede conformar por una o más personas.

“Pero por qué no puedo casarme (sin tener que pagar un amparo) en mi estado, si yo soy LEGÍTIMO, ¿porque si quiero adoptar a un hijo no puedo hacerlo? Y porque ¿si tengo un hijo de la comunidad LGBT preferiría no tenerlo cerca?

“Aquí justo donde estamos parados es el lugar más sagrado de nuestra historia, nosotros heredamos este lugar, es nuestro, y hoy… hoy tenemos derecho a reclamarlo. De nosotros, de nuestra presencia, de nuestra voz como lo hemos hecho el día de hoy saliendo a la calle con nuestros amigos, con nuestras familias y sabiendo que compartimos el mismo techo con atardeceres únicos, solo de nosotros depende que dejemos de pensar que nuestros derechos llegaran solos… tenemos que reclamarlos, y sólo, cuando estemos en igualdad de oportunidades con las otras familias, cuando podamos heredar a nuestras parejas, cuando podamos ponerle a nuestros hijos el apellido de nuestros compañeros de vida, cuando nadie más tenga que preguntarme si mi hijo es gay o por qué no tiene novia, hasta ese momento podremos dejar de salir a las marchar a exigir lo que nos corresponde como ciudadanos y como seres humanos entonces, entonces si podremos salir a celebrar el orgullo de ser una comunidad. Hasta que seamos una ciudad amigable, una ciudad incluyente un lugar donde se respeten todos nuestros derechos.

“Ser Familia, no quiere decir ser ‘perfecta armonía’, quiere decir que no te dejare abajo, cuando tú me necesites. Aún falta mucho por hacer y queremos contar contigo cuando vayamos a exigir al congreso nuestros derechos, tus derechos porque cuando seas viejo no tengas sufrir por no haber exigido lo tuyo”, concluyó la madre de un hijo LGBT.

El programa se extendió aún después de las 21:00, pues por fortuna el clima colaboró con este ambiente de fiesta, mezclado con la exigencia de derechos, siguiera adelante.

The Author

Claudia Rodríguez Loera

Claudia Rodríguez Loera

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

1 Comment

¡Participa!