Opinión

Brahms, Mozart y Dvorak en el cuarto concierto / Orquesta Sinfónica de Aguascalientes

Este año la OSA regresó a su formato original de tres temporadas al año, todavía el año pasado eran cuatro las que se presentaban en todo el año pero la verdad resultaba muy incómodo, la programación estaba muy apretada, incluso me parecía como muy forzada y ahora, con esta programación de actividades resulta mucho más holgado el trabajo de planeación y evidentemente con mejores resultados, este año se presentó una primera temporada corta y dos un poco más extensas dejando casi todo el verano libre para los característicos eventos estivales, el Festival de Música de Cámara o la posibilidad de que algunos de los músicos de nuestra sinfónica se puede integrar a los conciertos anuales de la Orquesta Sinfónica de Minería, ya ves que esa orquesta funciona como una suerte de selección nacional, pero de músicos integrantes de diferentes orquestas, en fin, definitivamente esta planeación me parece mucho mejor además de que da la oportunidad de que la OSA se presente en más conciertos especiales y cubra una mayor cantidad de público.

Esta segunda temporada de conciertos nos presenta cosas muy interesantes, por ejemplo, se han convocado para este ciclo de conciertos a tres de los cinco directores que han dirigido a nuestra orquesta antes del maestro Areán, Gordon Campbell se presentó el pasado viernes 15 de junio, el sexto concierto lo dirigirá el maestro Revueltas y el séptimo le fue encomendado al maestro Iván López Reynoso que estuvo como  director interino, dirigió nuestra Sinfónica sólo una temporada pero estoy seguro que en ese breve lapso de tiempo, un par de meses, enriqueció inmensamente el trabajo de muestra máxima entidad musical.

Bien, pues este cuarto concierto de temporada estuvo en las manos del maestro Campbell que dirigió la OSA de 1994 al año 2000, hizo de la orquesta una verdadera protagonista en el escenario nacional de la gran música de concierto, aumentó el número de integrantes, la consolidó como una de las instituciones que mejor dibujan el perfil de nuestro estado dándole una inmensa identidad con Aguascalientes, sin embargo, y en su momento lo llegué a comentar en diferentes medios, la orquesta lo rebasó por mucho y llegó el momento que no supo qué hacer con tanto talento que había reunido. Ahora ya pasó mucho tiempo, 18 años exactamente desde que el maestro dejó de ser director de nuestra Sinfónica. Después de él llegó el maestro Enrique Barrios que la ubicó como una de las mejores orquesta de México, el maestro Revueltas, a partir del año 2005 vino a dar continuidad a ese trabajo, el maestro López Reynoso le dejó en muy poco tiempo su sello plasmado de manera indeleble con su incuestionable solvencia musical, y actualmente el maestro Areán, un gran director y apasionado de la ópera toma las riendas para seguirla conduciendo por el largo y sinuoso camino –citando a The Beatles- del panorama de la música orquestal de nuestro país y seguirla manteniendo como una de las mejores de México .

El cuarto concierto celebrado el pasado viernes 15 de junio en el Teatro Aguascalientes nos presentó un programa compuesto por la Obertura del Festival Académico, Op.80 de Brahms, el Divertimento en re mayor, K. 131 de Mozart y en la parte final del concierto la Sinfonía No.8 en sol mayor, Op.88 de Antonin Dvorak, probablemente mi sinfonía favorita de las nueve que él compuso, claro, con menos atención mediática que la novena, pero con una belleza incuestionable, llena de ese delicioso nacionalismo que tan bien se le daba a Dvorak.

Encontré al maestro Campbell diferente, visiblemente emocionado de regresar con la que en algún momento fue su orquesta, agradecido con los músicos que le respondieron con puntualidad y con el público que lo ovacionó con un generoso aplauso y con sonoros bravos que se dejaron escuchar desde que salió al escenario, como un merecido reconocimiento por su trabajo realizado durante seis años al frente de la OSA.

Hizo un trabajo muy digno de las obras que le fueron encomendadas, cumplió sobriamente  con el trabajo, muy cuidados en su lectura y sin tomar riesgos innecesarios, su trabajo fue muy práctico, hizo lo que tenía que hacer, con cierta humildad dejando a la música el papel protagónico y eso es algo que debemos agradecer. Hizo sonar a la orquesta muy bien y terminó con una tremenda ovación que se prolongó durante varios minutos, tanto del público como de los integrantes de la Sinfónica.

Estoy seguro que el aplauso y esa ovación, no fue sólo por el trabajo de esta semana de ensayos y el concierto del viernes, sino por lo hecho anteriormente, como ya le hemos mencionado líneas arriba, finalmente fue él quien consolidó a nuestra Orquesta Sinfónica.

La próxima semana, en el quinto concierto de temporada, tendremos el que con toda humildad considero el mejor de la temporada, inicia con la Obertura Trágica, hermana de la del Festival Académico, evidentemente también de Brahms, continuamos con el sublime Concierto para violoncello Op.104 en si menor de Antonin Dvorak y la presencia del maestro Roberto Trainini en el instrumento solista y terminamos con la Sinfonía No.4 en mi menor, OP.98 de Brahms, el director para este quinto concierto de temporada será el maestro José Areán. La cita con su majestad la música es el próximo viernes 22 de junio a las 21:00 horas en el Teatro Aguascalientes, todavía la casa de nuestra orquesta sinfónica, por ahí nos veremos si Dios no dispone lo contrario. Hasta entonces.

 

The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

No Comment

¡Participa!