Opinión

De Stonewall a la Exedra (2da. Parte)* / Un cuarto propio

El fin del mundo

El camino de terracería, el sonido de los grillos y las figuras que se van creando con los árboles oscuros perdidos en el anochecer, parecían elefantes caminando sobre la carretera, al fondo los autos delanteros comenzaban a dar vuelta por un camino oculto de pronto desaparecían entre el polvo que se levantaba y se volvía una nube de tierra, pero dentro de los autos, chocaban las bocas, estallaban las risas y desde luego había quienes se sumergían en la tensión de lo desconocido, silenciosos, pensativos, esperando ver el fin del mundo.  

Llegamos, había una puerta de madera y ahí se asomaba Beatriz, simpática nos daba la bienvenida, pasen, pasen, que guapos, uy hoy nos visita lo mejor de la gente de ambiente, vayan agarrando lugar ya casi comienza el show. Un abrazo y una sonrisa a cada persona nos hacía pasar a unos cuartos medio iluminados por velas.

“Mira qué bien se nos da, eso de estar juntos los dos,

Eso de planear futuro, siempre acompañándonos

Me queda bien de aceptar, como en un tango de Gardel,

Donde la buena y el malo al final siempre quedan bien

Analizándote a ti, te veo más loco que yo,

Que vienes solo a la guerra, en contra de un gran batallón…”

César y yo nos acomodamos en una mesa, allí vinieron varias personas y así comenzamos a planear la primera marcha de orgullo de Aguascalientes y por los derechos humanos, pero era necesario crear una organización que coordinara, dar rostro a las demandas locales porque hasta ahora los medios de comunicación se habían enfocado más a quienes habíamos llegado de otros estados, para eso se estaría creando el Comité Orgullo Aguascalientes, no porque no hubiera otras organizaciones civiles en el estado sino porque quienes querían participar en el movimiento actual querían hacerlo desde una organización reciente que representará a todas las personas y que todas tuvieran voto sobre las decisiones, un principio básico de la autonomía, la auto organización y la autodeterminación política, la horizontalidad, la transparencia en el manejo de recursos y la distribución igualitaria del trabajo. Lo planteado por aquel colectivo era el paraíso que soñábamos en el movimiento nacional, lo que ya no era posible en el entonces DF y casi en ningún otro estado del país porque las divisiones y la propia dinámica hacía imposible el acercamiento y la colaboración entre organizaciones.

 

Stonewall

El 28 de junio de 1969 surgió la revuelta en el bar legendario de Stonewall Inn ubicado en Nueva York, la primera en lanzar un puñetazo a un policía fue una lesbiana, aquella noche todo era como siempre había llegado la policía, los había detenido, los abusos solapados por el gobierno y la horrible costumbre del silencio ante la violencia, las ventanas cerradas de los vecinos testigos incluyendo a la misma gente de la diversidad sexual cobijaban la discriminación y la exclusión así era que aquella historia se tendía como una sombra sobre Aguascalientes allí en El fin del mundo se iba fortaleciendo una revuelta, otro lugar, otro momento distinto a aquel 1969, había sido Stonewall pero ahora era el año 2000 y estábamos en Aguascalientes, era el tiempo que señalaba la historia, algunas lesbianas pero sobre todo compañeras transgénero y muy poquitos gay’s se habían unido para salir y dar la cara como alguna vez lo declarará la lesbiana, dramaturga y activista Nancy Cárdenas era necesario salir y dar la cara, ese era el principio de la liberación homosexual, sonaba la campana del reloj para la tierra de la gente buena, ahí al Fin del mundo llegaban la gran mayoría que no podían entrar en otros bares o discotecas, aquel lugar con los bebederos para los caballos iluminados para el show y Gloria Trevi al centro cantando después Paulina Rubio y desde luego no podía faltar Selena, así comenzaba a iluminarnos el sol y su amanecer, algunos autos se iban, otras personas caminaban para hundirse necias buscaban la oscuridad entre la hierba y los árboles, dentro de aquellos cuartos se quedaban en los sillones los cuerpos dormidos y cansados, la noche había sido infinita, alta y la grabadora sonaba junto con el coro de los meseros que al fin parecían haberse relajado levantando envases detrás de la barra improvisada y entre las luces de las velas aparecía la bandera arco iris a esa hora todavía se escuchaban cantos y coreografías colectivas.

César….César, despierta, hay que irnos a hacer los volantes para la marcha.

“…Pero me juego por ti del todo y de una sola vez,

Tanta emoción me impresiona y estoy segura que esta vez

Lo haré por ti, porque lo siento,

Porque tú me elevas, como la hoja al viento,

Y cuando me besas, siento que disparas

En medio de mi alma

Lo haré por ti, porque te creo

Porque es tu mirada, ver el mismo cielo,

Y cuando te beso, siento que disparas

En medio de mi alma…”

En 1969 cazar maricones era el deporte nacional en los Estados Unidos, sus fotos, sus nombres y hasta sus direcciones eran publicados en los periódicos y (¿les suena conocido la promoción de odio de los periódicos amarillistas?) luego eran hostigados incluso hasta la muerte, así que nadie quería dar la cara, nadie quería salir del closet ni que los relacionarán y mucho menos los vieran en el bar Stonewall, nadie quería ir a la cárcel por marica porque no querían electrochoques ni que les sacaran los demonios del cuerpo, era mejor vivir discretamente en sus apartamentos o mejor aún haberse casado para no levantar sospechas. Pero fuera, en la calle y en el mundo había mucha gente que estaba harta del status quo de la heterosexualidad y así lo resumen algunos testimonios de ese 28 de junio de 1969.

“Aquella noche, los más marginados dentro del grupo homosexual -afeminados, travestidos, marimachas- fueron quienes tuvieron el coraje de luchar para crear un cambio social definitivo”.

 

Las Placeras

En Aguascalientes fue algo similar, lesbianas, gay’s afeminados y muchas compañeras transgénero dieron la cara para luchar, perdieron su familia, su casa, la escuela, el trabajo, el movimiento LGBTTTI estaba cruzado por una diferencia sustancial a su interior., por la clase, de ahí que este surgimiento de la diversidad sexual quizá el más fuerte que ha habido en el estado desde entonces se haya dado en la exedra, donde otra parte de la gente de la diversidad no se quería ni parar, que no la asociaran con “quienes se exhibían y avergonzaban” al resto de homosexuales, en Stonewall les llamaban “las ratas callejeras” en Aguascalientes eran “las placeras” y fue ese conjunto diverso, nutrido, contradictorio y fiestero quien dio un impulso definitivo para que hoy en día por ejemplo no bajen a las compañeras trans de los taxis para golpearlas o abusarlas, para que no sean detenidos los compañeros homosexuales sólo por su apariencia y por estar en grupo reunidos en la exedra, para que las parejas del mismo sexo hoy puedan salir y caminar por la calle, para que los partidos políticos hoy den espacio a los derechos de la diversidad sexual (con toda la limitación que lo hacen) y para que estemos presentes en casi todos los espacios de la vida pública, política y social de Aguascalientes, el movimiento LGBTTTI al menos en esa época se tejió desde la Exedra, desde El fin del mundo y sin duda desde Mandiles aquella legendaria discoteca donde los operativos policiacos interrumpían la música mientras todas y todos levantaban los brazos porque ese era el símbolo de quien no tenía nada que ocultar.

Así salieron a la calle quizá tímidamente algunas personas de la diversidad pero otras las que ya se ganaban su espacio en la calle salían dispuestas a nunca más volver a permitir que la vergüenza las hiciera ocultarse en el closet, aquellas 50 personas que marcharon abrieron un camino imprescindible para la dignidad humana, la libertad y la visibilidad.

“Y desde ahora podré, barrer en este corazón

Todos aquellos sucesos, que me pusieron de bajón

Y si amar es aprender, tu amor es una gran lección

Y aquí me lanzo de nuevo en una sola dirección…

La la la la la la la la la…”.

 


*Fragmentos del texto: Historia del movimiento LGBTTTI en Aguascalientes en proceso haciendo referencia y dedicados al mes del Orgullo LGBTTTI en Aguascalientes. Chuy Tinoco 2017

@Chuytinoco

The Author

Chuy Tinoco

Chuy Tinoco

1 Comment

  1. Esthela Bonilla Cabral
    14/06/2018 at 14:06 — Responder

    Felicidades !!!… te mando un abrazo caluroso.

    Gracias por compartir parte de la hostoria del movimiento.

¡Participa!