Opinión

El avance de la democracia / Debate electoral

En otras ocasiones dentro de este mismo espacio, he manifestado las particularidades que ofrece el proceso electoral en el que nos encontramos ya próximos a su etapa culminante. Situaciones como que en el estado por primera ocasión en la época reciente tengamos una jornada electoral concurrente con la elección federal, el trabajo colaborativo que por ende realizan las autoridades administrativas electorales nacional y estatal, o el que ahora tengamos un tribunal especializado, permanente y autónomo para impartir justicia en la materia.

Lo anterior viene a colación porque esas modificaciones, derivadas de la más reciente reforma legal en materia electoral, han permitido el fortalecimiento de las instituciones, pero sobre todo, ha provocado que, desde las entrañas, sean revisados todos los procedimientos que permiten que la ciudadanía manifieste su voluntad en las urnas con toda seguridad, y que ello provoque la renovación de los poderes públicos en un estricto apego a la norma y en un clima de paz social.

Garantizar para el ciudadano que el 1 de julio pueda acudir a una casilla electoral, que encuentre funcionarios para recibir su voto, y el material necesario para hacerlo con libertad y secrecía es una labor titánica que requiere meses enteros de trabajo coordinado, y que puede resultar más o menos satisfactorio dependiendo de la participación del votante. En ese sentido se ha ido avanzando, estableciendo protocolos para que ese derecho se maximice a grado tal que personas con alguna discapacidad, personas transgénero o quienes por alguna situación no puedan apersonarse en la casilla que les corresponda puedan emitir su voto en iguales condiciones de validez al del resto.

___


___

Por poner un par de ejemplos, en cada casilla, dentro de su material de papelería indispensable para el funcionamiento, habrá una plantilla Braille por cada modelo de boleta, de tal suerte que una persona invidente que tenga la capacidad de leer ese sistema táctil, podrá por sí mismo acudir a la mampara y marcar su boleta de manera habitual. Lo mismo sucede con el protocolo para personas trans, a través del cual el funcionario de casilla responsable de proporcionar las boletas recibirá la credencial y por ningún motivo podrá pedirle al ciudadano alguna otra forma de identificación, preservando intacta en todo momento su dignidad.

Siguiendo con el ejemplo, si consideramos otras latitudes, veremos que aún nos falta camino por recorrer. Según un informe realizado por el INE, se documentaron casos en diferentes países que permiten garantizar el voto de la ciudadanía que presenta alguna situación desfavorable en la materia, como pudiera ser el caso de personas con discapacidad, adultos mayores, enfermos o personal que labora el día de la elección y que no puede acudir al centro de votación.

Visto así, la experiencia lograda en países como Australia, Ecuador, Honduras, Estados Unidos, Puerto Rico, Costa Rica o Canadá, permiten definir el rumbo de nuestro avance. Imagine Usted que pudiera votar de manera anticipada, en persona o por correo postal porque el día de la jornada va a estar de viaje y por lo tanto lejos de su casilla, porque en su trabajo es imposible faltar el domingo de elecciones o, siendo ciego o débil visual, poder votar desde cualquier lugar a un teléfono especial de los centros de votación. Todo eso ya sucede en Australia.

O que fuera mayor de 65 años con discapacidad física severa, de más del 75 por ciento de su capacidad de movilidad o enfermedad y que una casilla móvil, con biombo y urna volante, acudiera a su lugar de residencia para recibir su voluntad mediante el voto. Ello está establecido en Ecuador, Honduras o Puerto Rico.

Incluso, sin exponer alguna razón en específico, como en muchos estados del vecino del norte, los estadounidenses pueden votar antes del día de la jornada. En algunos sí se pide una excusa válida, como el prestar servicio militar o servir fuera del territorio del país.

En México se camina, pues, incluyendo por vez primera un pilotaje de atención a personas que se encuentren hospitalizadas o en servicio de atención médica y se encuentren imposibilitados de acudir a su respectiva casilla, utilizando la figura prevista de casilla especial, que atiende a personas que transitoriamente se encuentren fuera de su sección y que hemos conocido históricamente por instalarse en el ámbito nacional en aeropuertos o centrales de autobuses. Esta innovación para el presente proceso electoral tendrá validez, y por lo tanto, contará con las estrictas medidas, tanto tecnológicas como de seguridad, existentes para garantizar un voto para cada votante en condiciones de libertad y secrecía.

Avanzar en democracia es benéfico para quienes la ejercemos todos los días y no nada más el día de las elecciones. En Aguascalientes, por disposición del INE una casilla de ese tipo será instalada en uno de los hospitales de la ciudad capital. Al final de la jornada sabremos el éxito del ejercicio el cual se deberá, en gran medida, a la participación que haga en él la ciudadanía votante.

 

/LanderosIEE | @LanderosIEE

The Author

Luis Fernando Landeros

Luis Fernando Landeros

No Comment

¡Participa!