Opinión

El sueño se convierte en pesadilla / Punto crítico

“La migración se ha vuelto un problema incontenible que debe ocupar los esfuerzos de todas las naciones”, así inició su charla la doctora Rigoberta Menchú Tum, quien en la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA) y a propósito de su 45 aniversario, pudo compartir con los integrantes de la comunidad de esta casa de estudios, algunas de sus experiencias de vida y su lucha por salvaguardar los derechos de las personas, misma que le ha abierto todos los espacios a nivel internacional.

En el contexto actual, y bajo las condiciones, que mediante la política migratoria que ha emprendido el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, padecen quienes hoy están siendo deportados de aquella nación, se vislumbró totalmente propicia la oportunidad de hacer una reflexión de lo que está sucediendo en todo el mundo respecto de esta problemática creciente.

Si bien es cierto que más de la mitad de la población en el orbe vive en pobreza, es importante destacar que un amplio sector de este porcentaje se encuentra en niveles extremos de desnutrición; no cuentan con servicios de salud adecuados; no hay posibilidades de empleo que les permitan salir de la miseria.

Sin dejar de criticar las medidas que se están tomando en la frontera con Estados Unidos bajo el discurso de que los países deben asumir sus responsabilidades, Donald Trump no está tan equivocado en sus señalamientos, es decir, las familias no encuentran en sus países de origen la posibilidad de vivir de forma digna y en paz, de tal manera que buscan en otras naciones una nueva oportunidad para mejorar sus condiciones.

Tal vez muchos no han visto el asunto desde la otra perspectiva, sin embargo, es en cierto modo, más responsable el gobierno de México que no da a sus habitantes las herramientas necesarias para que decidan permanecer aquí, y las buscan en las otras naciones como es el caso, la Unión Americana que recibe a miles y miles de migrantes.

Cada país debiera asumir su responsabilidad en este tema que hoy se ha convertido en uno de los que ocupan los reflectores internacionales. Ya sea por su situación de violencia, inseguridad, marginación, conflicto bélico, en fin, en pocas palabras su entorno, que es el que lleva a una persona a decidir dejarlo todo para buscar otra oportunidad de vida.

Sin embargo y haciendo énfasis en que la presión internacional fue tan grande que finalmente orilló a Trump a firmar lo que llamaron una “orden ejecutiva” para mantener a las familias unidas en la frontera, la forma en que en estos días se estuvo actuando, la humillación por la que muchos pasaron, las burlas por parte de los agentes fronterizos en contra de los niños que permanecieron enjaulados, fue totalmente reprobable.

Los que menos culpa tienen son los que pagan los platos rotos de las políticas poco acertadas de los gobiernos en la mayoría de los países. Fue además de impactante, repulsivo el trato que a muchos de nuestros connacionales y migrantes principalmente de Centroamérica, dieron los encargados de llevar a la práctica la regulación impulsada en la materia durante esta administración en el vecino país del norte.

Decía la Premio Nobel de la Paz, sentirse cansada de denunciar los abusos que se siguen cometiendo en contra de los más vulnerables: niños, mujeres, indígenas y campesinos, por mencionar algunos. Ahora la lucha estará enfocada en llevar a cabo las alianzas con los organismos para ejercer las medidas necesarias que permitan que las condiciones cambien.

Para el caso de México varios siguen siendo los temas sensibles de los que no tenemos respuesta: las ejecuciones de personas inocentes, las desapariciones forzadas, las violaciones sexuales, los feminicidios. Todo ello es lo que sigue motivando a las personas a buscar refugio en otros sitios, sin saber que el sueño puede convertirse en una peor pesadilla.

The Author

Leticia Medina

Leticia Medina

No Comment

¡Participa!