Opinión

La globalización ¿llegó a su fin? / Enredos financieros

Estimado lector, el día de hoy hablaremos sobre la situación actual, tanto económica como política por la que está atravesando el mundo. Después de más de dos décadas de expansión económica, en donde las barreras fueron destruidas de forma importante, pareciera que los muros que habíamos logrado destruir, están volviendo a construirse y que los sistemas políticos que llevaron a la desgracia a muchos países, se están poniendo de moda otra vez. Pero vayamos por partes.

La unión de cuatro figuras políticas durante la década de los ochenta, llevó a que el crecimiento económico mundial fuera apabullante, nunca visto, todos, contra el enemigo común, el comunismo–socialismo. Esas cuatro figuras políticas fueron, Ronald Reagan, presidente de los Estados Unidos, Margaret Thatcher, primer ministro del Reino Unido, Helmut Kohl, entonces canciller de la desaparecida República Federal Alemana, y el último, el papa Juan Pablo II, Karol Wojtila.

Estos cuatro personajes, tenían una alianza de facto, para acabar con el comunismo, sobre todo el que estaba llevando a cabo la Unión Soviética. Las atrocidades del estalinismo estaban siendo dadas a conocer a todo el mundo, y la falta de libertades, y de democracia en todos los países dominados por este sistema político, aunado a la falta de progreso y de víveres, así como de empuje empresarial, hacía imperante que se acabara con el mismo.

Hubo diferentes formas que se utilizaron, para acabar con ese régimen político, entre las que se contaron, una carrera armamentística, que no pudo soportar la URSS, y una bonanza económica en los países occidentales, derivados de los tratados de Bretton Woods y que en la década de los ochentas se podían cristalizar debido a que, por fin, Europa estaba saliendo delante de su problema económico y tenía superávit de dinero y su población estaba ávida de comprar y tener. Ni que decir de los Estados Unidos, que fue la década donde prosperó la efervescencia de consumo, donde los centros comerciales fue el ancla que cimentó el consumo convirtiéndose los mismos en el segundo hogar de los estadounidenses. El sueño americano se cristalizó a través de esos años y los países de la cortina de hierro estaban ávidos y envidiosos de esa situación.

Después de que cayó la cortina de hierro, y que el comunismo y la izquierda se encapsularon solo en China y Cuba, se pensó que el triunfo del capitalismo iba a ser total, y que la globalización y la caída de las fronteras, con la creación de la Unión Europea, y la OMC, así como los tratados multilaterales que se estaban formando.

Pero ahora, vemos cómo el capitalismo no trajo bonanza a toda la población, como la pobreza se fue incrementando aún en los países de primer mundo, y la desigualdad económica que hace que el uno por ciento más rico de la población tenga la misma capacidad económica que el 60 por ciento del mundo, ha llevado a los proteccionismos, a “los tiempos pasados fueron mejores” y también a los nacionalismos extremos. Lo que se pensaba que estaba ya superado y no volvería, el fascismo y el comunismo, parece que están regresando y mejorados.

La globalización como se concibió ha terminado, esta muerta. Pero, ¿la globalización ha muerto?

Ni por error, en la edad media, la globalización (la ruta de la seda y China), la necesidad o capricho de tener cosas exóticas llevó a una pujanza impresionante con el Renacimiento. Esa necesidad llevó al descubrimiento de América, a la imprenta, a la creación de los bancos y el nacimiento de naciones poderosas que no creían o necesitaban a un Rey–Dios, que estaba en el poder por decreto divino–religioso.

La globalización se transformará, no sabemos como terminará, pero vale la pena repensarla y hacer que sea algo mucho mejor.

 

[email protected]

 

The Author

José de Jesús González Serna

José de Jesús González Serna

No Comment

¡Participa!