Opinión

La retórica de Andrés / De imágenes y textos

Si partimos de que la retórica se refiere al arte o dominio del habla, entonces el estilo de Andrés Manuel es muy peculiar, algunos dirán que ni siquiera puede establecer un discurso “formal”, tal vez no lo necesite; en la retórica también se toma en cuenta la capacidad de persuadir al interlocutor y mire que ahí es donde este candidato está fuerte, agréguele el voto enojado de muchos de los nuestros, la ecuación puede resultarle.

Bueno y por qué dedicarle pixeles y tinta a este personaje, sí me parece excesiva la cobertura mediática y la propaganda gratuita que le hacemos todos (me incluyo). Es como un imán, es el puntero en las encuestas, es el rival a vencer, es el que marca la agenda de los demás, es la esperanza, la amenaza, el personaje incómodo y el que genera las expectativas más altas del cambio, la voz cantante.

Cómo es que llegamos hasta aquí, la brecha ya la caminamos, es la misma carretera que decidimos tomar en 2000, diferentes personajes, pero parecido malestar por parte de todos nosotros, había un conflicto por resolver en tres minutos y no sucedió, en parte porque el problema se fue con el partido que dejaba Los Pinos, como si cada quien tuviera su enemigo para vencer. La primera vez en la historia de México que los tricolores dejaban el poder, nunca pensé que mis ojos fueran a ver esto decían muchos de nosotros con admiración mayúscula ante lo acontecido, un verdadero fenómeno… pero mediático.

___


___

El populismo de Vicente nos llevó a una mala elección que no tardó mucho en cobrar la factura; sí, estimado lector, populismo en un candidato de la ultra derecha, populismo en la casa de los vecinos, no me diga que el perfil de Trump da para más. Ahora el mensaje donde las palabras: hartos, cambio radical, no tengan miedo, son recurrentes en un discurso parco pero emotivo dirigido a los marginados, a los vapuleados, a los decepcionados, es decir a todos los mexicanos, cómo no va a dar resultados; regresando a aquel 2000 la frase era ya ganamos y ganaron los azules, con la decisión del pueblo y mucha ayuda de otros lados fuera de nuestro territorio. Podría aventurarme a apuntar que la vida en La Tierra es cíclica, existen patrones que nosotros mismos marcamos, añoramos el pasado sin sentido, todo sigue igual o peor. Qué nos están vendiendo a manera de conclusión de la administración del Quique, qué vendieron de cierre en la administración del Neto, aprendió a ser presidente decían por ahí, sí, bueno, si partimos de que él no quería la chamba.

En aquel cambio de milenio la olla express en México estaba a punto de reventar, era urgente cambiar la válvula para tranquilizar al respetable y así fue, no era cosa del otro mundo buscar la estrategia para estabilizar las emociones de todos nosotros, la alternancia presidencial por primera vez en México y Neto en los anales de la historia como el presidente más democrático. La válvula funcionó, pero no por mucho tiempo, nos salió defectuosa, fabricada con materiales de baja calidad. Ahora, una situación muy similar, la olla a presión nuevamente está a punto de estallar, en aquella ocasión la novedad fue que la válvula era azul y muy curra, ahora es más “popular” pero igual funcionará hasta que la calidad de la pieza lo permita, es decir, no creo que aguante mucho.

Sacamos al PRI de Los Pinos, es correcto, pero no sacamos al sistema de Los Pinos, ahora sacaremos al PRI nuevamente de Los Pinos, por primera vez con una propuesta de izquierda… bueno ellos se dicen así, pero difícilmente el sistema se va a ir, eso pudiera pasar si dejamos de ser miembros de la OCDE, de la OEA; en un entorno tan globalizado yo no veo a México en una isla flotando a todo dar.

La retórica de Andrés no deja mucho a la imaginación, ahora que visitó tierras hidrocálidas pude darme cuenta de lo parco del discurso, de su clase de historia para llegar a la tercera independencia de México, de su admiración por Juárez, de ser y sentirse el nuevo benemérito, hablando de esquemas cíclicos por cierto, del llamado al voto así de llano, sin una propuesta clara por delante, de la entrega de la gente pero creo yo, más por enojo que por lo que representa un movimiento político como el de Morena, de hecho por lo menos en este mitin no se abordaron las propuestas.

Es su retórica y la molestia de la sociedad lo que abrirán la puerta para que este personaje se apodere de la silla presidencial y por fin haga su sueño realidad, el de él recalco, yo identifico amarres que me mandan la señal de que esto ya está listo, los empresarios fijaron su nueva postura ante los candidatos y dejaron sobre la mesa sus peticiones, todas alineadas a seis ejes de acción: Seguridad, legalidad, justicia, prosperidad e innovación, igualdad de oportunidades, gobiernos eficientes y transparentes, México sustentable que preserve sus recursos naturales.

La retórica de Ricardo, pulida, estructurada, a veces elegante, en ocasiones soberbia, en busca de remontar peldaños en la herramienta más absurda de estos momentos, no he tenido la oportunidad de escucharlo en mitin, pero supongo que la euforia y el uso del grito en palabras clave deben estar en el repertorio del show.

El estilo de José Antonio y lo que representa para la sociedad, la lectura entre líneas y el análisis al desafortunado papel que el tricolor hizo a lo largo de este sexenio que está apunto de bajar la cortina, no lo deja bien parado.

Sólo que nos pase como a los gringos con Trump y Hillary, no veo que exista un haz bajo la manga de alguno que no sea Andrés Manuel para poder llegar a la casa que está en el Bosque de Chapultepec.

Desde que la Gran Tenochtitlan vivía su esplendor, los ciclos nos marcan la pauta de la vida de esta nación, esperemos que no nos llegue otro Cortés con los espejos para deslumbrar a la banda.

 

[email protected] | @ericazocar

The Author

Eric Azócar

Eric Azócar

No Comment

¡Participa!