Opinión

Padres con el corazón Roto / Alegorías Cotidianas

El pasado domingo celebramos el Día del Padre sin embargo, la inequidad ante ellos es latente.

En los últimos años el gobierno, instituciones y asociaciones se han enfocado en defender a las mujeres y los homosexuales sin que alguien vele por los derechos de los padres divorciados.

Si bien es cierto (lo digo porque he sido testigo de ello) hay mujeres que golpean a sus parejas y otras que los violentan psicológica y económicamente. En un gran número de casos las exparejas toman como rehenes a los hijos para ponerlos en contra de sus padres por el simple hecho de no poder reconocer su parte de responsabilidad en la separación por lo que los hombres, al divorciarse, sufren también violencia psicológica y económica.

Para algunas mujeres los deseos de venganza nunca terminan y no les importa dañar la relación de sus hijos con su padres aunque los marquen de por vida psicológicamente.

En estos tiempos donde todo se defiende, sería importante el hacer una marcha para apoyar a los hombres que sufren del síndrome de alienación parental y de alineación pues nadie defiende sus derechos.

Ejemplifiquemos, si un hombre no da la pensión alimenticia por insuficiencia de recursos se considera como un delincuente y es llevado a prisión. En este hecho no se evalúa si es violencia económica o no por lo que paga o va a prisión mientras que, las violentadoras psicológicas quienes causan daño día con día no son acreedoras a ninguna sanción.

Cada vez es más común el encontrar hombres violentados de esta manera, en ocasiones son hombres de muy buen corazón que por no dañar más a sus hijos renuncian a sus derechos emocionales con tal de llevar la fiesta en paz, el impacto de la tristeza y el dolor muchas veces deriva en enfermedades como ataques de pánico o ansiedad, depresión entre otras más graves.

Las madres que alienan no son capaces de percibir el daño que producen a sus hijos, y a quienes están a su alrededor, por lo que los chantajean, manipulan y dominan para salirse con la suya y así podemos preguntarnos ¿ realmente aman a sus hijos?

También debemos reconocer que en los juicios de divorcio no se realizan estudios socioeconómicos para saber si los padres de los niños son capaces de dar lo que piden sus madres como pensión pues algunas exigen, por perjudicar al exmarido, cantidades que equivalen al 70 u 80 % del salario total, lo que es contraproducente si es que deciden éstos rehacer sus vidas, pues como todos sabemos en casa siempre hay imprevistos por cubrir.

Subrayemos también que hay madres que no aportan ni un centavo a sus hijos, así que todo el salario que ganan es para ellas y podemos verlas muy estrenadas y arregladas mientras sus hijos traen hoyos en los calzones y calcetines “pues nada les alcanza con lo que perciben de pensión” y claro ¡todo es culpa de tu papá que no quiere dar más!

A este respecto, el juez debería también pedir, en todos los casos, evidencias de cómo la madre ejerce el recurso y de que se cumplan los acuerdos sobre las fiestas familiares y las vacaciones, pues quien no ha escuchado a alguien cercano el decir que lleva 5 navidades o años nuevos sin pasarla con sus hijos pues cada época decembrina la excónyuge encuentra un chantaje diferente para que los hijos no vayan a pasar las vacaciones con la familia paterna por lo que en una ocasión tienen un coágulo en la pierna y puede subirle al corazón, otro año le duele un ojo y va a perder la vista, al siguiente un abuelo está en las últimas y resulta que al morir, no durante las fiestas por cierto, no llevan a los nietos al funeral.

El psiquiatra estadounidense Richard Gardner, después de estudiar muchos casos en la corte indica que el sindrome de alienacion parental se produce cuando: “…la madre inicia una campaña injustificada de denigración en contra del padre a través de las y los niños que coloca a esta última como un sujeto despiadado que utiliza a los menores como mecanismo para sancionar y castigar a sus esposos y obtener de ellos algún tipo de beneficio o consideración” (1987).

Esta cita es muy interesante pues muestra el comportamiento humano cuando hay algo por sanar emocionalmente. En ocasiones lo que buscan las madres de los hijos alienados es que los padres vuelvan con ellas aunque la vida de ambos sea un infierno, prefieren, por cuestiones sociales, permanecer juntos.

No olvidemos que el rencor también las orilla a tener este comportamiento y si en su grupo de amigos hay alguien que soporte su ira entonces el daño a los chicos y al padre no cederá e intentará ejercer poder de manera nociva una y otra vez.

Ahora necesitamos buscar la equidad y el equilibrio en cuestión de pensión alimenticia y de quien será la custodia de los hijos pues de verdad, por lo que podemos observar a nuestro alrededor, la madre no siempre es la mejor opción.

Si algún juez puede leerme entonces, le pido que envíe una comisión a que verifique el bienestar de los hijos de padres divorciados y que sancione a quien de manera moderada a severa lleve a la práctica el síndrome de alienación parental pues va en contra de los derechos de quien la sufre y es un daño a veces irreparable. Observen, exijan pruebas psicológicas y analicen la mejor opción.

Es muy triste el ver a padres llorar el día que se festeja su paternidad y a hijos que desprecian a sus progenitores por un capricho y una guerra que no les corresponde.

Apoyemos no sólo los derechos y garantías de las mujeres, sino también de los hombres.

Laus Deo

 

@paulanajber

 


Vídeo Recomendado


The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!