Opinión

Por más y mejor seguridad pública / La fórmula del café con leche

Recién fue anunciado por el gobernador Martín Orozco Sandoval que el sustituto del general Sergio Alberto Martínez Castuera en Seguridad Pública estatal es Porfirio Javier Sánchez Mendoza, y las esperanzas de los ciudadanos de que el tema de seguridad mejore, no se hicieron esperar.

Para el caso de la clase trabajadora, a aquella que le pega muy fuerte el robo de baja cuantía, pero de alta significación para sus finanzas, representa una oportunidad más para que alguien con preparación y experiencia -como parece ser que la tiene el nuevo responsable de la seguridad ponga orden en lo que se ha convertido como la principal demanda de los ciudadanos, incluso, por encima de la demanda de empleo.

El beneficio de la duda, se dice en estos casos, en los que nada se conoce del nuevo Secretario de Seguridad Pública, y en todo caso, su mejor carta de recomendación será, sin duda alguna, el rápido descenso de los delitos y el trabajo coordinado con el resto de las corporaciones de seguridad en la entidad.

La tarea que tiene ahora el nuevo funcionario, no es nada fácil, en realidad es muy difícil, debido a que, aunque la delincuencia local no alcanza niveles escandalosos como los del vecino estado de Guanajuato, o la misma ciudad de León o La Chona, el reto será, sin duda alguna, el preservar a Aguascalientes libre de la violencia desatada en otras entidades del país, y atacar de fondo el problema de la delincuencia, que poco tiene que ver con más patrullas y armamento, sino con programas de prevención del delito.

Al ser Aguascalientes una sociedad cada vez más poli cultural y estructurada con un gran flujo migratorio el que el nuevo titular de la SSPE no sea nacido en Aguascalientes, no será un obstáculo para que haga bien su trabajo.

La sociedad y sus estructuras, sus asociaciones, sindicatos, cámaras empresariales y medios de comunicación, estaremos muy atentos al desempeño del nuevo funcionario, y seguiremos señalando, cuando sea necesario, aquellas debilidades que deberán ser atacadas de inmediato, por ahora, el silencio y el espacio que se le debe al nuevo funcionario, para que atienda al 100% el problema, será un buen comienzo para que estructure sus estrategias, se haga allegar de sus colaboradores y se ponga a trabajar, sin más demora.

 

[email protected] | /CROMAguascalientes

The Author

Jesús Enrique Ramírez Pérez

Jesús Enrique Ramírez Pérez

No Comment

¡Participa!