Opinión

Tala de árboles en la ciudad / Alegorías Cotidianas

Diría mi padre que lo que recibieron los árboles en algunas zonas de la ciudad no fue poda, sino algo peor, y efectivamente lo es pues no recortaron las ramas si tocaban los cables de electricidad, sino que los cortaron, en algunos casos, al ras del piso.

Como ciudadana en ocasiones me pregunto si de verdad son especialistas en el ramo quienes hacen las propuestas de los gobiernos municipales y estatales, pues pareciera que es más importante el “quedar bien” y “hacer lucir bonita” la ciudad que el resolver los problemas de raíz.

La semana pasada una amiga publicó en Facebook una publicación de un portal de noticias donde se mostraba la tala masiva de árboles en el fraccionamiento Bosques. Por la ubicación (y disculpe usted mi sinceridad) pensé que tal vez había sido capricho de algún político o funcionario público que vivía por esa zona por la razón que fuera. Me pareció que los árboles no eran tan viejos y que quizá uno podría haber estado en mal estado ¡pero todos! Fue un acto deliberadamente inconsciente y antiecológico, no le di mucha importancia.

Al día siguiente otra amiga nos envió un audio por WhatsApp para contarnos que se había peleado con el encargado de llevar a cabo la tala del árbol situado afuera de su negocio, un hermoso y frondoso árbol que le daba sombra, frescura y embellecía la fachada. Mi amiga le preguntó la razón de tal brutalidad y el señor podador le dijo que él cumplía órdenes y que era necesario así, ese ejemplar de vida, fuerte y armonioso fue masacrado por una persona que “cumple órdenes”.

Después de escuchar semejante barbaridad me pregunto ¿a quién se le ocurrió que los árboles no son necesarios en la ciudad? Parecería entonces que la persona encargada de dar la orden no tiene conocimiento alguno sobre el medio ambiente.

Mientras en países de primer mundo y hasta en la Ciudad de México se esfuerzan por tener bosques y jardines urbanos, mantener árboles en las calles y camellones para que baje la contaminación y respiremos aire más puro aquí, en la Tierra de la gente buena, se talan árboles porque se reforestan otras partes que usted y yo no vemos, por cierto.

Necesitamos tomar en cuenta que el clima de Aguascalientes no está como para talar árboles, sobre todo esta primavera y verano que ha estado verdaderamente severo el calor y cuando uno anda en la calle busca la sombra de un árbol para refrescarse, no tener directamente los rayos del sol en la piel y hasta estacionar el coche.

Naturalmente que tiene que haber una revisión de árboles que puedan ser un riesgo para la sociedad por su estado para ser cambiados por unos nuevos que quizá en su momento no darán sombra, pero sí oxígeno al medio ambiente.

Si es cierto que se necesita reforestar entonces todas las fosas vacías en las banquetas del primer cuadro de la ciudad deben ser embellecidas con un árbol nuevo, así se multiplican los pulmones de la ciudad.

El gobierno puede dar recursos para que las familias tengan su huerto urbano en la azotea o bien un jardín para multiplicar los pulmones de Aguascalientes y además poder incentivar el beneficio familiar y hasta la economía social.

La tala de árboles es incongruente con el esfuerzo que se hace por cultivar árboles y plantas en el vivero municipal para que las personas las llevemos a casa y las plantemos, eso sí ahora tenemos que cuidar que no sea en la calle, para que otra dependencia de la orden de darles con el serrucho.

Tanto concreto hace que las calles sean muy calientes, peor las que están asfaltadas con chapopote y si a eso usted le suma que no hay ni un árbol en varias cuadras el resultado es que uno casi se derrite pues el sol está muy fuerte, algunos días con los rayos UV están sobre 14 y si a eso le sumamos que el cemento está hirviendo y es como un espejo del sol, por poco no la contamos, nos falta sólo ver espejismos de helados flotando frente a nosotros.

El mundo se está haciendo más orgánico, eso conlleva a tener un estilo de vida diferente donde cultivar orgánico, reciclar, evitar algunos productos nocivos para el ambiente va en aumento en las ciudades con conciencia ecológica, la pregunta ¿por qué no nos sumamos a esa iniciativa como ciudad? Aguascalientes es ideal para ello pues no es muy grande y muchos extranjeros con ese estilo de vida comienzan a instalarse debido a los intercambios económicos, quizá para la industria sea más atractiva una ciudad ecológica y sustentable que lo que ahora somos.

Ya ve usted cómo la naturaleza cambia el clima, la tierra y nosotros como humanos nada podemos hacer en el momento en el cual ocurren los desastres naturales, pero uno como el del martes pasado puede evitarse si cuidamos más nuestros residuos, aprendemos a no tirar basura en la calle, es decir, adquirimos conciencia ecológica y, al mismo tiempo nos convertimos en una ciudad verde.

Pongamos manos a la obra, plantemos árboles y plantas en la calle, cuidemos nuestros jardines y pongamos muchas macetas en nuestro patio y dentro de casa, lo más importante unámonos para no permitir que la tala de árboles continúe y que el dinero lo provoque por el hecho de querer centros comerciales o sin razón alguna.

Existen zonas en nuestra ciudad donde los nuevos centros comerciales no provocarían la tala de árboles y muchas calles donde los necesitamos, seamos más orgánicos, más verdes y cuidemos nuestro terruño para con ello cuidar la tierra.

Laus Deo

@paulanajber

 


Vídeo Recomendado


The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!