Opinión

Un “perro rabioso” en China / Taktika

Alaska, Unión Americana. 24 de junio de 2018. El secretario de Defensa, general retirado James Mattis, conversa con los reporteros que cubren la fuente del Pentágono. El militar, apodado el perro rabioso, comenta sobre su próximo viaje a China: “Voy a allá para tener una conversación”. El ex infante de Marina, con su inconfundible expresión de sabueso con hemorroides, agrega: “Quiero entender cómo ellos ven el desarrollo de la relación estratégica”.

Mattis, un estudioso del arte de la guerra, concluye, con estudiada calma: “Quiero ir, ahora mismo, sin envenenar el pozo en este punto, como si ya hubiera tomado una decisión”.

La escena arriba mencionada se relaciona con el presente artículo, el cual tiene por objetivo explicar por qué la visita del secretario de Defensa estadounidense a China es importante dentro del contexto de la guerra comercial que libran ambos gigantes económicos.

El patán que tiene nombre y apellido: Donald Trump acusó, como candidato presidencial, a los chinos de sabotear la hegemonía estadounidense en el plan económico. Una vez instalado en la Casa Blanca, el neoyorquino armó un equipo económico conformado por escépticos de China: Wilbur Ross, Peter Navarro y Robert Lighthizer.

Al mismo tiempo, y en un intento por lograr un condominio con Beijing, Trump recibió, en abril de 2017, en su residencia de Florida al presidente de China, Xi Jinping, con quien pareció entenderse. Sin embargo, el recelo respecto a las iniciativas económicas de Beijing prevaleció. En particular con respecto a la estrategia “Made in China 2025”, un brío que pretende acoplar la industria 4.0 -la automatización y el intercambio de información en la manufactura- a las necesidades del sector secundario en China.

El influyente Consejo de Relaciones Exteriores ha calificado a la estrategia “Made in China 2025” como una “verdadera amenaza existencial al liderazgo tecnológico estadounidense”1. A la preocupación por la posible merma de la hegemonía tecnológica, se agregó el aspecto geopolítico y geoestratégico: China afianzaba día con día su posesión del mar de la China Meridional.

Para tal efecto, Trump amenazó con imponer aranceles a los productos chinos. De esta manera, el exconductor de Reality Show sembraba las semillas de una confrontación comercial global, pues también “agarraba parejo” con sus aliados y socios comerciales: Canadá, México y la Unión Europea.

La respuesta de China fue citar al “Gran Timonel”, el camarada Mao Tsé-Tung: “Tú peleas tu guerra a tu manera, y yo pelearé la mía a mi manera”. Los primeros movimientos de esta réplica fueron: la amenaza de imponer aranceles a los productos estadounidenses, en especial a los provenientes de estados que votaron por Trump en 2016. Finalmente, El 19 de mayo de 2018, los bombarderos estratégicos de largo alcance de China aterrizaron en las ínsulas del mar de la China Meridional.

Ni tardo ni perezoso, Trump respondió cancelando la invitación para que la armada china participara en los ejercicios navales Cuenca del Pacífico 2018, envió dos buques estadounidenses a menos de 12 millas náuticas de las islas Paracelso y, finalmente, ordenó que el Comando Pacífico adoptara un nuevo nombre: Comando Indo-Pacífico. De esta manera, Washington reconocía la “creciente conectividad entre los océanos Índico y Pacífico”2.

Asimismo, en dos eventos públicos, celebrados el 21 de junio, funcionarios y ex funcionarios estadounidenses alzaron la voz para denunciar el reto tecnológico que implica China: una funcionaria del Pentágono, Karen A. Bingen, advirtió que “China, en particular, ha hecho un objetivo nacional el adquirir tecnologías extranjeras para avanzar su economía y modernizar su ejército”3.

De igual manera, el ex subsecretario de Defensa, Robert Work, dictó una conferencia en la que advirtió: “No se equivoquen, después de revisar lo que la milicia china ha sido capaz de hacer en las dos últimas décadas… la fuerza conjunta estadounidense está a punto de ser la víctima de una estrategia de compensar, paciente, exquisitamente enfocada y ampliamente abastecida”.

La presión estadounidense hizo cambiar de táctica a los chinos: Beijing ha decidido no hablar más en la prensa electrónica y escrita sobre el proyecto “Made in China 2025”. Sin embargo, ello no implica que los chinos desistan en su objetivo de ser la nación tecnológicamente más avanzada del planeta.

Además, Xi Jinping se muestra como una alternativa a favor de la globalización, pues, ante ejecutivos de empresas extranjeras que invierten en China, afirmó: “La puerta de China al mundo exterior se abrirá más, en lugar de cerrarse”. Ello es un claro mensaje ante la verborrea de Trump a favor del proteccionismo.

Quizá el amable lector se pregunte: por qué es importante el viaje del perro rabioso a China. Primero, desde 2014 un secretario de Defensa estadounidense no visitaba China; segundo, la visita se enmarca en un ambiente de alta tensión comercial, geopolítica y geoestratégica entre China y la Unión Americana; tercero, el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, visitará Rusia para entrevistarse con el genio de la geopolítica moderna: Vladimir Putin; y, finalmente, los estadounidenses necesitan la ayuda china para negociar con Corea del Norte.

Todo lo anterior lleva al escribano a concluir: la rivalidad sino-estadounidense se incrementa día con día; la guerra comercial pudiera derivar en una guerra limitada entre China y los Estados Unidos, la cual tendría posiblemente por escenario el mar de la China Meridional; China es un catalizador de las negociaciones entre Washington y Pyongyang; y la presencia de John Bolton en Moscú mientras el perro rabioso se encuentra en Beijing es un intento estadounidense por insertar una cuña en la alianza entre Vladimir Putin y Xi Jinping.

El destino de la humanidad se escribe, en estos momentos, por tres países: los Estados Unidos, China y Rusia. No más, no menos.

Aide-Mémoire. Donald Trump arremete contra Harley-Davidson por su decisión de trasladar parte de su producción a Europa. Al mismo tiempo que arremete contra los fabricantes europeos de automóviles.

 

1.- Why does everybody hate Made in China 2025 https://on.cfr.org/2rWhXV2

2.- Indopacom, it is: US Pacific Command gets renamed https://bit.ly/2yKfP8B

3.- DoD Officials: Chinese Actions Threaten U.S. Technological, Industrial Base https://bit.ly/2K8UQ4N

 

 


Vídeo Recomendado


The Author

Soren de Velasco Galván

Soren de Velasco Galván

No Comment

¡Participa!