Opinión

2 de julio: no es tiempo de detenernos / Matices

Un nuevo país inicia aquí.

Nuestro democracia tiene muchos retos y agendas, primero enlisto los de la democracia electoral y después las agendas democráticas pendientes.

 

La relación entre dinero y elecciones.

Aunque la autoridad electoral ha hecho esfuerzos reconocibles por fiscalizar a las y los candidatos y hoy sabemos en tiempo real lo que han reportado en sus campañas. Hay una diferencia abismal entre eso y la realidad. Así lo han dicho Amparo Casar, Ugalde, Nuñez y Mata en “Dinero bajo la mesa”. Son conclusiones son preocupantes:

  • Por cada peso que se reporta como gasto ejercido en una campaña de gobernador, hay 15 pesos que se mueven debajo de la mesa
  • En promedio, los candidatos a gobernador gastan diez veces más que el tope legal
  • Las principales fuentes de financiamiento ilegal son el desvío de recursos públicos, el financiamiento privado ilegal y el financiamiento del crimen organizado
  • Las principales modalidades de desvío de recursos públicos son recaudaciones en efectivo que no ingresan a las tesorerías
  • El principal destino del dinero ilegal en campañas es el clientelismo electoral

Por eso hay muchas voces que sustentan el éxito de su triunfo electoral por la “movilización”. Ilegal y retrógrada en nuestra cultura democrática.

Se debe pugnar una legislación dura, no podemos permitir casos y omisiones como la utilización del recurso del fideicomiso para las víctimas del terremoto en las campañas. Debe haber acciones inmediatas. Incluso no descarto la anulación de elecciones y altas multas por la deficiente fiscalización y los engaños de las y los candidatos.

Cuando el dinero, en su mayoría ilegal, financia las elecciones, no podemos hablar de elecciones completamente libres, aunque los demócratas de nuestro país luchen por tenerlo, levantándose a las siete de la mañana para armar una urna, hay quienes, llenos de actitudes anti demócratas, luchan contra ellos.

 

El modelo de comunicación política

Debemos detener la spotización. Esa es otra discusión. Deben existir más y muchos debates. Con diferentes formatos y mecanismos. Pero que los spots se reduzcan al mínimo.

Imagino un tema por semana de campaña, donde diario por las noches, los partidos tengan de 5 a 10 minutos para comunicar sus propuestas sobre ese tema y que la semana termine con un debate entre los candidatos sobre el tema; así cada semana.

Entre más debates, nuestra sociedad tendrá más información y más características democráticas. También habrá menos dinero gastado en la producción de spots.

 

La judicialización

Debemos estar atentos a aquellas denuncias, fraudes, actos ilícitos y a la actuación de los Tribunales Electorales que serán el centro de atención en los próximos días. Necesitamos que su actuar esté a la altura de las actitudes demócratas de los cientos de miles de ciudadanos que contaron los votos.

 

Las agendas democráticas

Estas elecciones me dejaron dos reflexiones principales: un sector de la academia y sociedad civil no tuvo empacho en pronunciarse por un candidato y apoyarlo, porque ese tiene la venia del puritanismo y no afecta su imparcialidad, sin duda, el poder y la tentación de vanidad seducen y que quienes renunciaron a sus principios y dejaron pedazos de dignidad quizá nunca los vuelvan a encontrar.

En eso retrocedimos mucho, hubo poca capacidad reflexiva y crítica. Nuestra cultura democrática tiene que trabajar en diversas agendas, entre ellas:

  • Motivar la actitud de crítica y reflexión entre la ciudadanía, militantes, opositores y medios de comunicación. Nuestro modelo educativo y comunicacional se ha construido alejado de esas actitudes.
  • La resistencia hacia modelos autoritarios, separatistas, reaccionarios, divisorios, totalitarios, absolutistas, debe nacer desde la crítica y reflexión de propios militantes, de opositores y de la sociedad civil.
  • Fortalecer mecanismos de gobernanza y participación ciudadana, la sociedad civil debe profesionalizarse y construirse como equilibrio y oposición del gobierno.
  • Desarrollar mecanismos de igualdad e inclusión. Agenda feminista, igualitaria, pro derechos, incluyente, en el centro de las discusiones política.
  • Fortalecer la lógica de la construcción de gobiernos locales y municipales efectivos: toda política es local.
  • Agenda de seguridad centrada en los derechos, en las personas, en la paz y en la participación de todos.
  • Desarrollar mecanismos eficientes de fiscalización y auditoría de los recursos públicos, fortaleciendo al poder legislativo como revisor de los presupuestos; no podemos permitir que el poder ejecutivo federal y locales gasten con su voluntad por delante.
  • El futuro se debe construirse con ideas innovadoras, con la inclusión, con el cierre de la brecha digital, con la incorporación de tecnología en el gobierno y en diversos procesos.
  • El medio ambiente como preocupación principal: debemos luchar por una agenda que ponga en el centro la defensa de los recursos naturales.
  • Entre mucha otras, que juntos construiremos.

 

Democracia con demócratas

Necesitamos una ciudadanía demócrata, por lo que debemos trabajar en conjunto en la asimilación de conceptos democráticos como libertad, pluralidad, mayoría, participación ciudadana, rendición de cuentas, transparencia, igualdad, fraternidad, legalidad, legitimidad y otros. Necesitamos instituciones que incentiven la democratización de los ciudadanos, de los medios, de los políticos y de las mismas instituciones.

Vamos por una democracia con demócratas. Este país se construirá con nosotros.

Hoy, 2 de julio, ese día que tanto me imaginé, solo pienso en una gran reflexión de un personaje político al que entrevisté hace unos días:

“Más allá de lo que suceda en la política hay un gran capital humano en el país, en el deporte, en la cultura, en la iniciativa privada: eso es el gran motor del país, si además de eso tenemos una composición política que ayude y que entienda el momento en el que se encuentra México, al país le irá bien.”

Después de esta frase me dijo que la clase política le queda chica al país, así lo creo. Hagamos lo propio para ser los demócratas que este país necesita.

 

The Author

Carlos Aguirre

Carlos Aguirre

No Comment

¡Participa!