Opinión

Anticipos del futuro / Opciones y decisiones

La deliberación no concluye con la elección finalizada, sino que inicia para poder construir juntos el México que identificamos como opción de esperanza. Y para ello es preciso capturar en toda su viveza la imagen fuerza que estábamos visualizando precisamente el día anterior a la jornada electoral, aquella noche misteriosa y mistérica de la velación de armas de los caballeros andantes en contienda.

Por razones diversas, incluso técnicas y prácticas, no pude sacar a la luz previamente a las elecciones, unas notas personales acerca de la importancia de la participación de los grupos juveniles y la concurrencia con la otra generación antecedente de los Baby-boomers (generación de 1945-1964), a la que me sumo, clásica por su bandera del Rock, la mota y el Peace and Love, para poder elegir juntos un mismo modelo de nación y, por ende, un mismo sentido de futuro. En esta entrega me parece oportuno, retomar esas prefiguraciones de futuro, y profundizar el camino que debemos andar juntos para hacerlo realidad. Incluso aun cuando habíamos caído en la desazón, y en la tentación de la desesperanza.

Para situarnos de nuevo en la historia, es preciso recuperar lo que vivíamos esa víspera comicial. Comenzamos.

Desde la última vez que México fue a las urnas para votar por presidente en 2012, el número de electores creció en 10 millones. Es como si toda la población de Suecia tuviera la oportunidad de votar en México. (Fuente: BBC News Mundo. Elecciones en México: por qué la mayor generación de jóvenes con derecho al voto en la historia es clave en los comicios. Redacción. 30 junio 2018).

El crecimiento de la población joven del país hará que las elecciones presidenciales de este 1 de julio tengan el mayor número de votantes menores de hasta 39 años que se haya registrado jamás. De los 89 millones de mexicanos habilitados para votar en estas presidenciales, 44,5 millones pertenecen a ese grupo. Y 12 millones, de la llamada generación millennial, podrán elegir presidente por primera vez. (Ut supra, opus cit., https://bbc.in/2JmXuhQ ).

De los 89 millones de mexicanos habilitados para votar en estas presidenciales, 44,5 millones pertenecen a ese grupo. Y 12 millones, de la llamada generación millennial, podrán elegir presidente por primera vez. (Ibidem). Así lo constata el análisis que resulta de las indagaciones de Gloria Alcocer, presidenta del observatorio de fomento al voto joven Fuerza Ciudadana, cuando dice: “Los jóvenes en nuestro país, y en muchos otros de América Latina, son un botín político en el momento de votar”.

E igualmente lo refrenda Roy Campos, de la encuestadora Consulta Mitofsky, quien advierte que aun si no participan los 25 millones de jóvenes menores de 30 años, con solo la mitad que voten -como se espera- será un gran electorado. “11, 12 o hasta 15 millones, va a ser mucho”, considera el experto en entrevista con BBC Mundo. (Ut supra, ibid.). Y por ello la oferta electoral de los candidatos se concentró en la promesa de fortalecer sus condiciones de futuro: “Una de las principales propuestas en las que coincidieron los aspirantes presidenciales fue generar oportunidades escolares y de empleo para alejarlos del reclutamiento de las bandas criminales”. (Cfr. Nota citada).

Dicho esto. Y Con el objeto de problematizar la importancia participativa de este bloque poblacional – hablando así desde el análisis sociológico-, retomo ahora aquello que ya he reiterado como opinión personal, en entregas anteriores, de que en estos comicios sería de la mayor importancia, que ambos conjuntos de electores pudieran concurrir (a votar en el mismo sentido) unidos -al menos en mayor medida-.

So pena de que al fragmentar el voto de estos dos grupos generacionales, tendríamos como resultado muy probablemente el desencanto de instalar un proyecto de nación, francamente fallido, como ocurrió en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos de Norteamérica con Trump, o el referéndum del Reino Unido con el Brexit, produciendo la salida consecuente de la Unión Europea. De igual manera y de procesos similares electorales, a nivel internacional, España salió muy tundida con el fenómeno separatista catalán focalizado en Barcelona; u otros similares de los que solamente Francia con Macron, Rusia con Putin y Alemania con Angela Merkel han resultado aparentemente reunificados, aunque posteriormente divergentes por razones de fondo muy diversas.

Por lo que me permito refrendar mi postura -ahora bajo la luz de la esperanza- de poder salir unidos de esta contienda, y no divididos y fragmentados como clases sociales opuestas, que por el peso de las circunstancias puedan derivar en no sólo divergentes, sino antagónicas. Éste es precisamente el caso patente de Venezuela y aquellos como el nicaragüense, bajo dominio populista, autoritario y antidemocrático, además de sangriento.

Pues bien, en los prolegómenos electorales, ocurrió una controversia partidista entre los militantes de la Coalición Por México al Frente y su contraria Juntos Haremos Historia, que se desarrolló así. Si atendemos al sondeo universitario practicado por Reformacom. En general, el 45% de los universitarios votaría por Ricardo Anaya, 21% por AMLO y 16% por Meade. Sólo en la CDMX, 31, 31 y 21 por ciento, respectivamente. (8:40-17 abr. 2018. http://ow.ly/GBxn30jx0SD).

La primera lectura de estos resultados interpreta que Ricardo Anaya quedó en primer lugar en las preferencias electorales en un sondeo entre estudiantes universitarios de 15 instituciones de la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, hecho que detonó en Twitter la expresión masiva del respaldo de jóvenes a favor de Andrés Manuel López Obrador. El sondeo aludido fue elaborado por el periódico Reforma, y arrojó que el abanderado de la coalición Por México al Frente (PAN-PRD-MC) tuvo un apoyo mayoritario en las capitales de Jalisco y Nuevo León, mientras que en la Ciudad de México empató con López Obrador. (Fuente: Forbes México. Staff. Anaya lidera sondeo y detona tendencia de universitarios con AMLO. Abril 17, 2018 @ 3:30 pm abril 17, 2018 @ 3:30 pm https://bit.ly/2rSJoip ).

En ratificación de estos resultados, abona en Twitter, el perredista Fernando Belaunzarán. “Encuesta entre jóvenes universitarios de CDMX, Jalisco y Monterrey. Es claro quién da esperanza de cambio con ideas modernas y quién las tiene anquilosadas. Estoy convencido, @RicardoAnayaC (45%) le va a ganar a @lopezobrador_ (21%) por el impulso de los jóvenes”.

Firmemente, en contra y en esta misma red / https://twitter.com/esquivelgerardo, el académico Gerardo Esquivel, asesor externo del equipo económico del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES), y ahora recientemente nombrado subsecretario de Hacienda para el gobierno entrante, hizo observaciones al sondeo, con este talante: ¿Si les queda claro que lo que publica el @Reforma hoy no es una encuesta, verdad? Es un sondeo que ni siquiera pondera por tamaño. Por eso le da el mismo peso a la UNAM que a la Universidad del Valle de Atemajac, por ejemplo. Para luego, desde su perspectiva, poner las cosas en su lugar. Y retomó los resultados de la última encuesta de Reforma de preferencias electorales, en los cuales López Obrador lidera la intención de voto entre la ciudadanía con escolaridad de nivel universitario o mayor.

Y publica dichos resultados: Así Votarían. Por Escolaridad. Universidad o más.- Andrés Manuel López Obrador, 43%; Ricardo Anaya, 17%; y José Antonio Meade, 10%. Por lo que concluye fraseando: Aquí pueden ver los resultados de la última encuesta (esta sí, encuesta) publicada por @Reforma por nivel de escolaridad.

Lo que al parecer sí zanja la brecha de interpretaciones, en su segunda lectura. Otros medios e instrumentos de medición, corroboran la misma tendencia de apoyo de los millennials, que en estricto sentido no son todos, puesto que al final se manifiestan divididos y con una ligera ventaja de 51 por ciento, a favor de AMLO. En efecto, tomando en cuenta la posición oficial de Morena, López Obrador supera a Meade por 6 puntos porcentuales entre aquellos con nivel de estudios hasta Primaria. Este segmento poco escolarizado suele ser base tradicional de apoyo del tricolor.

La amplia ventaja que sostenía López Obrador, dirigente nacional de Morena, sobre el segundo y tercer lugar se sustenta en el apoyo de diversos grupos que en el pasado han respaldado al PRI o al PAN. Hablando de escolaridad de los entrevistados, López Obrador capta el voto de los más escolarizados con estudios de Universidad y más, el líder de Morena encabeza con 39%, Meade con 13%, Ricardo Anaya 12% y Margarita Zavala 7% de aceptación de los universitarios. (Fuente: Regeneración. https://bit.ly/2mjCBv4 ).

Ahora que ya contamos con los resultados de los conteos distritales, procesos que protagoniza todavía la ciudadanía como actor soberano de las elecciones, sabemos que tenemos un triunfador indiscutible de la elección, Andrés Manuel López Obrador, y que sólo se espera a que ocurran los tiempos y mecanismos procesales previstos por la Ley, para que sea investido como el nuevo Presidente de México. Quien, en esta precisa segunda semana de su triunfo, ya anunció su proyecto de reforma constitucional para elevar todos los niveles educativos a rango de obligatoriedad universal para el Estado Mexicano, aparte del proyecto de subvención a los Ni’Ni’s, bajo pacto financiero con el sector empresarial del país; junto con la derogación de Leyes secundarias a la reforma educativa, iniciadas y promulgadas por la presente administración y hoy vigentes.

A lo esencial. Lo sustantivo de nuestra reflexión podrá corroborarse, toda vez que los estudios y análisis de la composición del voto emitido en este proceso electoral 2018 hayan sido conformados, y puedan describir con detalle el sentido y peso específico de la votación según segmentos de la población electora. Por lo pronto, la insólita tersura con que se está desenvolviendo el posicionamiento del partido triunfante y su guía/trail seeker en el ámbito nacional, evidencia el apoyo masivo e incuestionable del electorado, en general, y de los jóvenes en particular.

[email protected]  

The Author

Francisco Javier Chávez Santillán

Francisco Javier Chávez Santillán

No Comment

¡Participa!