Educación

Autónoma de Aguascalientes cuenta con primer centro de reproducción e investigación de rana toro en la entidad

 

  • La granja que se encuentra en el municipio de Jesús María tiene hoy en día una capacidad de producción de cuatro toneladas, las cuales se solicitan para investigación o alimentación
  • Uno de los objetivos es impulsar su exportación a Estados Unidos

 

La Universidad Autónoma de Aguascalientes opera y coordina el primer Centro de Reproducción, Investigación y Desarrollo Tecnológico de Rana Toro en la entidad, que tiene como objetivo caracterizar y evaluar los sistemas de producción de este anfibio en el altiplano central de México, a fin de organizar una cadena productiva y proponer métodos que permitan su exportación para la investigación y la alimentación hacia Estados Unidos.

Efraín Islas Ojeda, profesor investigador del departamento de Clínica Veterinaria del Centro de Ciencias Agropecuarias, comentó que, a un año de haber iniciado operaciones, la granja tiene hoy en día una capacidad de producción de cuatro toneladas al año, lo que se traduce en unos 13 mil anfibios que pueden ser utilizados para dar continuidad a trabajos de investigación, docencia en educación básica e incluso para la producción de carne con menor cantidad de grasa. En la actualidad, la mayoría de la producción es exportada a Estados Unidos, sin embargo, la intención es su distribución en México y Aguascalientes en el mediano plazo.

La carne de esta rana, explicó el catedrático de la UAA, tiene un sabor similar a la carne de cerdo, pero sin los niveles de grasa que ésta última posee, además de un alto contenido de proteína que es más digerible para los seres humanos, por lo que actualmente se surte en hospitales del vecino país del norte para el consumo por parte de personas de la tercera edad y pacientes con enfermedad terminal.

Islas Ojeda enfatizó que a la par de la reproducción de la rana y renacuajo, esta granja emplea técnicas innovadoras de reutilización de agua, recurso que debe ser suministrado de manera racional debido a su cada vez menor disponibilidad.

Para ello se recurre a la acuaponia, un sistema de recirculación de agua donde, mediante cultivos de hidroponía -sustituyendo el cultivo en tierra por soluciones acuosas-, se permite reusar el recurso hídrico con ayuda de filtros biológicos, de esta manera se posibilita que los desechos de las ranas sean utilizados como biofertilizantes a la vez que el agua se limpia, además de obtener cultivos de tipo orgánico. Para ello se cuenta con la colaboración de Mario Alejandro López Gutiérrez, profesor investigador del departamento de Fitotecnia, quien es el encargado de la parte de producción vegetal intensiva.

La rana toro es una especie considerada depredadora de la naturaleza, por ello la infraestructura operada por el personal de la UAA cumple con todas las medidas de seguridad necesarias para evitar alguna fuga a través de los sistemas de tuberías.

Asimismo, Islas Ojeda recalcó que este espacio se ha constituido como una sala de prácticas académicas que ha brindado a los estudiantes de las carreras pertenecientes al Centro de Ciencias Agropecuarias, la oportunidad de utilizarlo para ampliar sus conocimientos, realizar tesis de maestría y doctorado, prácticas profesionales y servicio social, además de que este proyecto también se ha convertido en una fuente de ingresos para productores ejidatarios de Jesús María, quienes procesan la carne de las ranas reproducidas.

Este proyecto construido en el municipio de Jesús María opera con recurso federal, a través de la Comisión Nacional de Zonas Áridas (Conaza) en el estado, por medio de los gobiernos de Aguascalientes, Jalisco y la iniciativa privada, cuya granja pertenece a productores ejidatarios de Jesús María, misma que logra operar gracias a la coordinación y operación por parte de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, sin duda un macro proyecto de grandes beneficios para la docencia, la investigación, al igual que para la sociedad aguascalentense.

 

Con información de la UAA

The Author

Redacción

Redacción

No Comment

¡Participa!