Sociedad y Justicia

¿Cómo afecta el aborto legal la salud mental de las mujeres?

  • Es el estigma lo que afecta a la salud mental de las mujeres que abortan
  • No existe evidencia científica en ningún lugar del mundo que demuestre que interrumpir un embarazo en condiciones seguras y legales se asocie con síntomas depresivos o ansiosos

 

El 24 de abril de 2007 fue aprobada la interrupción legal del embarazo en la Ciudad de México -entonces Distrito Federal- y a partir de ese momento hasta el 6 de junio de 2018, la Secretaría de Salud de la Ciudad de México reporta haber atendido a 196 mil 375 usuarias.

La aprobación corrió a cargo de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), que estipuló a través del Código Penal -artículos 144 y 147- que la interrupción del embarazo se considera legal hasta los tres meses -12 semanas de gestación- y se excluyó de acción penal el aborto que se practique superadas las 12 semanas cuando el embarazo sea producto de una violación, ponga en riesgo la vida de la mujer y cuando se compruebe que pueda causar daños físicos o psíquicos. Entretanto, las modificaciones realizadas a la Ley de Salud local facultan a las instituciones de salud de la Ciudad de México a realizar el aborto legal de manera gratuita a las mujeres que así lo decidan cuando la solicitud se realice antes de las 12 semanas de embarazo o en las excepciones mencionadas.

A la par del reto que implica brindar atención al elevado número de mujeres que demandan el servicio y de darles seguimiento médico para evitar complicaciones, otro reto es la salud mental de las mujeres que interrumpieron su embarazo.

Hasta el día de hoy no existe evidencia científica en ningún lugar del mundo que demuestre que interrumpir un embarazo en condiciones seguras y legales se asocie con síntomas depresivos o ansiosos. Por el contrario, algunos estudios han reportado que las mujeres pueden sentirse aliviadas y satisfechas con esta decisión.

 

El síndrome postaborto

En México, la doctora Luciana Ramos Lira, investigadora adscrita a la Dirección de Investigaciones Epidemiológicas y Psicosociales del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, lleva a cabo un estudio con el objetivo de determinar si el aborto es un factor asociado con la presencia de sintomatología depresiva y ansiosa en mujeres que realizaron una interrupción legal del embarazo (ILE) en la Ciudad de México: “A nivel mundial ya se discute acerca de lo que pasa con la salud mental de las mujeres que interrumpen un embarazo y algunos investigadores afirman que las mujeres que lo hacen se verán afectadas mentalmente y desarrollarán un llamado síndrome postaborto -parecido al estrés postraumático-, pero los estudios en que se sostiene esta hipótesis han sido criticados por tener muchos problemas metodológicos. En México, la investigación en torno a este problema aún se encuentra en una etapa temprana, considerando que la despenalización es muy reciente y solo aplica en la Ciudad de México”.

En ese contexto, la doctora Ramos Lira ha puesto minucioso cuidado metodológico y, en una primera etapa, su equipo de trabajo realizó la búsqueda y el diseño de los instrumentos y escalas más adecuados para entrevistar a las mujeres sobre el tema en los servicios de salud.

En vista de que no existen instrumentos o existen muy pocos adaptados sobre las variables relevantes para la población de interés, el proceso de revisión, selección o construcción de estos requirió gran esfuerzo conceptual y técnico. Por ejemplo, ¿cómo medir qué tanto las mujeres deseaban estar embarazadas?, o ¿qué estrategias ponen en marcha para lidiar con el estrés que causa un embarazo no intencional? La experta señala: “Realizamos un primer estudio piloto en una clínica de interrupción legal del embarazo, en el cual participaron 114 mujeres; la mayoría se encontraba muy satisfecha por realizar el procedimiento -aunque esto no significa que tomar la decisión les resultó fácil-, debido a que esas mujeres tenían muy claro lo que no querían. Por ejemplo: exponer a sus hijos a carencias económicas o no tener condiciones mínimas para la crianza de otros hijos o interrumpir su desarrollo laboral o educativo”.

Los resultados obtenidos muestran que no existe una relación directa entre la interrupción del embarazo y experimentar síntomas de depresión. Lo que sí existe es una asociación entre las condiciones psicosociales en que se lleva a cabo dicha interrupción y el malestar que algunas mujeres pueden experimentar después: “Por ejemplo, muchas veces las mujeres que presentan síntomas de depresión posterior a la ILE ya presentaban síntomas de depresión antes de estar embarazadas, o aquellas que se ven más afectadas son quienes tienen mayores creencias estigmatizadoras acerca del aborto”.

 

El estigma del aborto

De las mujeres entrevistadas en el estudio, una cuarta parte (26.3 por ciento) presentó síntomas de depresión una semana después de haber realizado la ILE -una proporción similar a la de otras investigaciones internacionales con mujeres que realizaron un aborto legal y a la de mujeres mexicanas embarazadas-. Además, en el estudio se encontró que los principales factores que aumentan la probabilidad de presentar síntomas depresivos después de la ILE son el estigma alrededor del aborto y la salud mental previa de las mujeres, “Lo que identificamos es que las mujeres no se deprimen por el hecho de abortar, porque suelen estar aliviadas luego de la ILE; sin embargo, a algunas les pesa el estigma que existe en torno a esta decisión (…) Sobre todo cuando piensan en el juicio negativo que otras personas importantes pudieran llevar a cabo si se enteran”.

En cuanto a la salud mental previa, la investigación reportó que si las mujeres tenían antecedentes personales de depresión, la probabilidad de presentar sintomatología depresiva era más elevada en comparación con quienes no tenían esos antecedentes: “Lo reportado en la literatura internacional muestra que entre los factores que pueden asociarse tanto con la depresión como con los embarazos no deseados destaca la violencia de género en muchas de sus expresiones, como el abuso sexual infantil y la violencia de pareja, las cuales exploraremos en el estudio”.

 

Ansiedad y depresión

La investigación se encuentra actualmente en una segunda fase, cuyo objetivo es comparar tanto la sintomatología depresiva y ansiosa, como los factores psicosociales más relevantes entre quienes interrumpen un embarazo y quienes lo continúan. Por ello, en esta fase se aplicarán nuevas entrevistas con mujeres embarazadas y mujeres que realizaron una ILE: “Lo que queremos es comparar qué sucede con las mujeres que realizan la interrupción legal del embarazo con aquellas que no lo hacen. Nosotras suponemos que no necesariamente la depresión y la ansiedad de las mujeres que abortan será más frecuente que la de quienes continúan el embarazo”.

En ese contexto, la doctora enfatizó que la hipótesis de que el síndrome postaborto es producto directo de la interrupción del embarazo es errónea porque se atribuyen dichos síntomas al aborto, cuando en realidad existen otros aspectos relevantes que podrían configurarse como variables confusoras o moderadoras de esta relación. Estos factores relevantes han sido incluidos en el diseño del estudio con el propósito de contribuir a desentrañar estas complejas relaciones: “Hasta el momento no contamos en México con una investigación de corte epidemiológico (sí cualitativa) en torno al tema, y el reto del estudio radica en eso, en la aplicación de una metodología científica que nos permita responder si existe o no un impacto del aborto en la salud mental de las mujeres que practican una ILE y qué papel juegan los factores psicosociales de interés”.

 

Con información de Armando Bonilla y  del Conacyt

The Author

Redacción

Redacción

No Comment

¡Participa!