Correo Ilustrado

Correo ilustrado / Mtro. en Fil. Octavio Arellano Reyna, Ex Delegado del la SEP en Aguascalientes

Maestro

Francisco M. Aguirre Arias

Director de La Jornada Aguascalientes

Presente.

 

Su servidor, Mtro. en Fil. Octavio Arellano Reyna me dirijo a Usted de manera respetuosa para someter a su amable consideración lo siguiente.

Como usted lo sabe y lo ha informado ampliamente en su medio, hace unos días dejé de fungir como Delegado Federal de la SEP (Secretaría de Educación Pública) en Aguascalientes y, en virtud de haber visto mencionado mi nombre el día de hoy en La Jornada Aguascalientes en un reportaje de Carlos Olvera Zurita, es el motivo fundamental de este escrito.

Leo en las páginas de La Jornada Aguascalientes de hoy que alguien dijo [Octavio Arellano] “ha hecho un extraordinario trabajo”; para más adelante decir que “Arellano Reyna, no había cumplido con las labores de implementación del Nuevo Modelo Educativo”.

Es justo esa parte que quiero aclarar; si algo he defendido y lo haré siempre es mi trayectoria académica y profesional, es la única riqueza que tengo y de esa trayectoria hablan miles y miles de aguascalentenses que he tenido el orgullo y el privilegio de darles cátedra desde que ejercí como docente en primaria cuando empecé en 1978 en Calvillo hasta los grados y posgrados universitarios en los que me encuentro ahora, a los que llegué, por cierto, por evolución académica en virtud de haber estado en varias universidades e instituciones de educación superior que me otorgaron algunas acreditaciones académicas.

A lo largo de mi vida profesional docente he conocido y vivido varias reformas educativas, si alguien sabe de ellas es el magisterio puesto que es quien finalmente las pone en marcha desde las aulas; su servidor sigue siendo parte del magisterio activo y me desempeño como Profesor Investigador Tiempo Completo Titular C del Sistema Normalista de Aguascalientes y, por lo tanto conozco las reformas y la que está en marcha la divulgué ampliamente mientras fungí como Delegado de la SEP, esas fueron siempre las indicaciones del Secretario Otto Granados, a quien por cierto deslindo de manera total de los manejos dados los últimos días en la representación local de la SEP.

Testigos de la afirmación anterior en el sentido de divulgar las acciones de la SEP son los directivos y docentes de una veintena de bachilleratos federales (CBTIS, CBTAS, CEB, CETAC) a los que asistí como ponente y conferencista; siempre dije que yo iba a ser un delegado de la SEP que estaría cerca de las escuelas; estuve en la ENA (Escuela Normal del Estado), UPA (Universidad Politécnica de Aguascalientes y en los tres tecnológicos federales que tenemos en el estado (Pabellón, El Llano y el ITA); todas esas comunidades educativas son testigos de la divulgación que se hizo del nuevo modelo educativo y de lo que yo llamé “el arte de la docencia”.

Unido a lo anterior, allí están los espacios de la investigación hemerográfica en donde los diversos diarios que circulan en Aguascalientes reprodujeron la información que les hice llegar mediante numerosas entrevistas sobre el nuevo modelo educativo y, de manera adicional volví a ser editorialista en el medio en el que he venido publicando desde hace veinticuatro años en donde, señaladamente hablé de las reformas inherentes al nuevo modelo como fue el caso del impulso a la lectura, la enseñanza del inglés, los nuevos libros de texto y la inminente reforma de las escuelas normales.

En suma, allí están esas comunidades educativas que visité de manera constante para que puedan evaluar mi desempeño, el cual, yo espero que haya sido “idóneo” puesto que yo no soy un improvisado en el arte de la enseñanza, a mí la educación me emociona, me mueve, me conmueve y a todos esos directivos y docentes siempre les dije “abracemos a la educación, porque al abrazarla a ella nos abrazamos todos, puesto que la diferencia entre un país avanzado y uno que no lo es lo constituye una sola palabra: Educación”.

Eso hice en mi paso por la Delegación de la SEP y ahora lo haré nuevamente desde las aulas de las que espero no irme nunca, creer en la niñez y en la juventud es un imperativo ético y pedagógico, en esa ruta del humanismo pedagógico seguiré hasta el final de mis días.

Gracias a La Jornada Aguascalientes por el espacio y por haber cubierto profesional y atingentemente mi labor en la dependencia en la que estuve un año y tres meses; los medios también educan.

Respetuosamente,

Mtro. Octavio Arellano Reyna

 

The Author

Redacción

Redacción

No Comment

¡Participa!