Sociedad y Justicia

Diez millones de pesos para mejorar cocinas del Cereso de Aguascalientes

  • Por órdenes de un juez federal, se modificaron los horarios de comida, se cambió de especialista en nutrición y se prevé mejorar el área de cocinas
  • Son los reos y no los custodios, quienes comercializan los alimentos

 

El Gobierno del Estado proyecta una inversión de diez millones de pesos para mejorar la cocina del Centro de Reinserción Social para Varones Aguascalientes (Cereso), el cual fue exhibido por un juez federal por no proveer a los internos de comida en buenas condiciones.

El titular de la Secretaría General de Gobierno (Seggob), Enrique Morán Faz, informó que se prevé adaptar una un área del Crespa -Centro de Reinserción Social Productiva de Aguascalientes- y también se valora subcontratar a una agencia para la elaboración de los alimentos.

Lo anterior, a raíz de que el Juez Primero de Distrito ordenó al gobernador, Martín Orozco Sandoval y al secretario de Seguridad Pública Estatal, Porfirio Javier Sánchez Mendoza, suministrar comida equilibrada, suficiente y de calidad a las personas privadas de su libertad en el penal para varones, tras estimar que se les vulneró su derecho humano a la alimentación.

A causa de dicho mandato judicial, también se modificaron los horarios y se cambió de especialista en nutrición.

“Hubo un amparo que ciertamente concedieron y lo consideramos más de carácter protagónico, porque hasta la propia Comisión Estatal de Derechos Humanos acudió a certificar. Hubo un cambio de dieta por recomendación de la nutrióloga (…), pero los alimentos se estaban sirviendo al cien por ciento y esto me lo ratificó el ombudsman que fueron, hicieron visitas, entrevistaron libremente a todos los reclusos y encontraron que había una satisfacción de la calidad del producto”, justificó Enrique Morán.

Tras un amparo interpuesto por cinco reos, el Juzgado elaboró un dictamen de nutrición que concluyó que los alimentos contienen bacterias, hongos y levaduras que alteran y descomponen la comida, entre ellos Escherichia Coli, microorganismo que provoca malestares como diarrea, náuseas, fiebre, dolor abdominal y de cabeza.

“A lo mejor al revisar encontraron una bacteria, que no quiero minimizar (…) pero en cualquier cocina pueden encontrarse una bacteria”, argumentó el funcionario estatal.

Morán Faz aclaró que se modificaron los horarios de comida, “sin embargo también hay que decirlo, es un centro de readaptación social, no un lugar donde se pueda cenar a la hora que se quiera”.

“Hay disciplina, pases de lista y normatividad federal que hay que cumplir. Los reclusos deben estar en la celda antes que oscurezca, lo que nos obliga a que la cena sea un poco más temprano, calculamos que no se alargara mucho el tiempo pero que tampoco se les diera de desayunar a las 5 de la mañana”, agregó.

El titular de la Seggob desmintió el supuesto tráfico de alimentos por parte de los custodios y aclaró que eran los propios reclusos quienes voluntariamente guardaban parte de la comida para cambiarla por tarjetas de teléfono, “lo que es un problema de disciplina, no de falta de comida”.

Confirmó que sigue en pie un proyecto para certificar el penal para varones por la American Correctional Association (ACA, por sus siglas en inglés), lo que obligaría a dar mantenimiento permanente a dicha infraestructura carcelaria para conservar la acreditación.

The Author

Hilda Hermosillo

Hilda Hermosillo

Periodista en ciernes. Contestataria y suspicaz por naturaleza, un tanto caprichosa, algo distraída, siempre aprendo de todo, vivo a pleno cada centésima de segundo y no podría vivir sin música. Equidad de género. Medio Ambiente. Derechos humanos. Justicia. Política y elecciones.

No Comment

¡Participa!