DeportesSociedad y Justicia

El futbol observado como un fenómeno de las ciencias sociales

  • A pesar de ser un deporte simple, tiene un trasfondo complejo que lo hace interesante como fenómeno de la sociedad moderna
  • Al ser un juego en el que no se utilizan las manos, sino los pies, da cabida a muchos errores

 

La dimensión más visible del futbol es la del espectáculo, es decir, la del entretenimiento que consumen millones de personas, pero además, este deporte tiene otros aspectos como el económico, político, histórico, cultural y estético, entre otros, que son estudiados alrededor del mundo.

De acuerdo con el maestro José Samuel Martínez López, académico de tiempo completo de la Universidad Iberoamericana y coordinador del Seminario de Historia de la Educación Física y los Deportes en el Instituto Mora, las ciencias sociales tienen el deber de estudiar lo que le interesa a las personas. Dicho esto, y teniendo en cuenta que millones de personas alrededor del mundo siguen este deporte, es natural que el futbol sea objeto de estudio en la academia: “Hay posgrados, licenciaturas, cursos y diplomados en muchas partes del mundo relacionados con diferentes aspectos del futbol (…) Hay incluso universidades que específicamente trabajan temas de la industria del futbol. En México, tenemos unos 20 años trabajando la temática y se han hecho esfuerzos en diferentes instituciones para que este tema sea un tema relevante de investigación, difusión y publicación”.

 

Lo más importante de lo menos importante

El Instituto Mora, a través del Seminario de Historia de la Educación Física y los Deportes, ha impulsado la realización de este tipo de investigaciones, así como la publicación de libros, además de que hay tesistas colaborando con proyectos de licenciatura, maestría y doctorado enfocados en el deporte.

A pesar de ser un deporte simple, tiene un trasfondo complejo que lo hace interesante como fenómeno de la sociedad moderna, pues en él podemos encontrar una serie de aspectos simbólicos que tienen que ver con la identidad. A nivel de clubes, da a sus seguidores una identidad, de expresarse y de identificarse con ciertos valores, mientras que a nivel de selecciones, permite construir historias e identidad como miembro de un país.

Otro de los aspectos importantes por los cuales hay que estudiar al futbol -explicó el investigador—, es que como toda dimensión de la vida social, también hay problemas asociados al deporte. La violencia, fenómenos como el grito homofóbico en los estadios, son problemas que es necesario estudiar para poder encontrar soluciones.

El futbol se ha posicionado como uno de los deportes más vistos y practicados en todo el mundo porque, aunque existen diferentes estilos, se juega exactamente igual y con las mismas reglas en cualquier parte del globo. Esa estandarización moderna hace que tenga el impacto global del que goza actualmente, es una expresión de la transnacionalización como pocas en el planeta.

Otro de los aspectos por los que el futbol es un deporte tan popular tiene que ver con la forma en que se juega. Al ser un juego en el que no se utilizan las manos, sino los pies, da cabida a muchos errores, por lo que no es sencillo garantizar una victoria sobre el rival. Aunado a ello, el estado de ánimo, el clima, la coordinación entre los 11 jugadores, e incluso la suerte, contribuyen a su complejidad y a que sea emocionante: “Cada equipo representa simbólicamente una comunidad emocional. Cuando se enfrentan dos equipos no se están enfrentando 22 jugadores, simbólica- mente se están enfrentando dos maneras de ver el mundo, dos comunidades y mucho más cuando se enfrentan dos equipos que representan a países”.

 

Con información de Ricardo Capilla y Conacyt

The Author

Redacción

Redacción

No Comment

¡Participa!