ENTREVISTASPolíticaPortada

Entrevista con Sergio Torres, estratega político con 30 años de experiencia

“México ya estaba harto de votar por alguien que siempre le quedaba mal, que no creo que cambie

Morena ganó en el ámbito nacional la campaña con peor márketing político, pero con el candidato que le habló a la población de lo que hoy quieren: no más corrupción”


 

Sergio Torres Nafarrate es un estratega político con casi 170 campañas realizadas y sólo nueve pérdidas. Nada mal para 30 años de experiencia en la consultoría y entrenamiento de candidatos, luego de haber trabajado durante el final de los años hegemónicos del PRI y haberse tenido que reinventar, usando técnicas aprendidas en el márketing comercial, para realizar estrategias competitivas en un México que cambió luego de las primeras victorias del PAN en el centro del país.

En conversación de La Jornada Aguascalientes con Torres Nafarrate, hay varias anécdotas que lo pintan de cuerpo completo, como se rechazó trabajar con el polémico Layín a manera de ejemplificar que él elige a sus candidatos:

“Me invitan 20, elijo dos. Por ejemplo Layín, él decía que robó poquito, me ubicó en un restaurant en Nayarit, se acercó y me pidió hacer su campaña para alcalde. Nomás de ver la fachada dije, él no pasa mi filtro. La verdad no me animé porque me parecía pobre su personalidad para hacer una campaña. Días después ya me había arrepentido porque lo escuchaba con López-Dóriga y Adela Micha con el “robé poquito” (risas). Mis campañas son tranquilas, con mucho trabajo de tierra y sin campaña negra”.

 

Los inicios

Originario de Mazatlán, Torres Nafarrate llegó a Aguascalientes en 1986 como gerente de una planta de acero, “la primera empresa de inversión nacional en Ciudad Industrial”. Había estudiado Relaciones Industriales en el ITESO, donde coordinó su primera campaña: la suya como dirigente estudiantil. Siendo un profesional creativo e inquieto, en Aguascalientes comenzó a ganar notoriedad en círculos empresariales. Es así como dirigió la campaña de Leoncio Valdés para la presidencia de Canacintra en el estado en 1990, “una propuesta diferente, hablándole a la prensa y los diferentes sectores de otra manera, algo en forma”, nos platica.

Esta experiencia, sumada a ser líder en el Club Rotario, lo acercan a ser parte del PRI como un representante de la sociedad civil que tenía un gran activo a su favor: él no era alérgico a la política ni al partido hegemónico, “porque era lo único que había”. Nos cuenta la historia:

“Me invitaron al PRI el Ingeniero Barberena y la diputada Silvia Palomino como parte de la sociedad civil. Colosio quería que ese fuera el cuarto sector del PRI, se propuso pero en Asamblea no quisieron. Acá en Aguascalientes Lorena Martínez me deja dirigir la CNOP [el sector popular] en aproximadamente 1992. Y ahí es cuando me proponen para a ser candidato a diputado local en fórmula con Isidoro Armendáriz, el que planea la estrategia soy yo, siendo Isidoro el titular y un servidor el suplente. En esa elección ganó Otto Granados para gobernador y el PRI se lleva todo”.

Este acercamiento al PRI justo antes de un cambio estructural, con la candidatura de Luis Donaldo Colosio a la presidencia, era una promesa para la renovación del partido. Torres Nafarrate fue cercano a Colosio, tanto así que hasta le regaló el manual de identidad para su campaña:

“Duré año y medio como Subsecretario de Ecología en Gobierno del Estado con Granados, después viene lo de Colosio como candidato a Presidencia de la República, yo era amigo de él. Le regalé el Manual de identidad, el diseño, yo lo hice. Eran colores muy vivos, era la primera vez que se usaban y el lema era Sí a Colosio. Algo muy moderno para la época, porque antes básicamente era el logo del PRI en un cuadro o círculo y un lema muy clásico.

También iba ser candidato a senador, pero mataron a Colosio. Y a la hora de la hora, viene un cambio del país, renuncié a la CNOP y me invitan a ser candidato a diputado federal suplente  con Socorro Ramírez, una líder juvenil inquieta e inteligente. Hicimos la campaña, la diseñé y ganamos. Es ahí cuando empiezo a ganar campañas políticas”.

El consultor político indica que esa generación, aquella con figuras como Isidoro Armendáriz y Socorro Ramírez, fue  prolífica y exitosa. Luego vinieron tiempos oscuros para el PRI en lo local, con el triunfo de El Mosco Reyes en la alcaldía, siendo una de las primeras veces a nivel nacional que el partido de la provincia perdía la capital de algún estado. “Hasta Lorena perdió como diputada federal”, explica.

Por motivos personales, Torres Nafarrate decide emprender en Sinaloa una agencia de márketing comercial. Este negocio operó en el norte del país por seis años y le permitió al estratega aprender técnicas y teoría de publicidad below the line aplicada a marcas comerciales, mismas que luego usaría con clientes políticos.

“Mi empresa tuvo un énfasis en publicidad que no dañara el paisaje. Es que antes las campañas eran una feria de pueblo con banderitas, pendones y volantes. A mí me tocaron las bardas hasta con Socorro Ramírez, y los espectaculares hasta el sexenio de Carlos Salinas.

“Ahí mismo, en Culiacán pero en el año 2000, Heriberto Félix que era yerno de Maquío [Manuel Clouthier] me pidió diseñar su campaña. Ahí surgió el precursor de los famosos pensamientos, mismos que también implementamos en la campaña de Gabriel Arellano en Aguascalientes, y que  los representantes electorales sólo pudieron decir que fueron parte de la única campaña creativa en el estado durante 2004”, menciona el estratega político en referencia a un globo de diálogo que colocaron arriba de los anuncios del rival en el que un texto decía que este buscaba votar por su contrincante.

Torres Nafarrate, en un informe de Lorena Martínez como diputada, se encuentra Gabriel Arellano en plena planeación de su carrera para ser legislador federal. Se ofrece a ayudarlo en la estrategia de la campaña pero el priista se rehúsa. “Nunca me habló y perdió, con una campaña desangelada. Después, lo invitaron como candidato a presidente municipal y en esa campaña sí me involucré”, nos dice con una sonrisa de ironía. En 2004, cuando el empresario ya buscaba ser alcalde, ahora Torres Nafarrate se involucró de lleno.

 

Las campañas después del triunfo del PAN en Aguascalientes: competencia real

Francisco Trejo (FT): Esa candidatura de Gabriel Arellano para alcalde, si mal no recuerdo, fue polémica porque en otras áreas del PRI pensaban que “ya les tocaba”.

Sergio Torres (ST): Exactamente, y se convoca a una asamblea luego de casi 15 años. Mira, es que junto con Isidoro, Coco y toda esa generación, ganamos todo. Y desde que ganó El Mosco se comienza a perder en el PRI. Con Gabriel llegué con una campaña diferente y elementos nuevos, el PAN la pierde, nosotros ganamos.

FT: Un bumerán

ST: En efecto, hay un desgaste. Gana Gabriel, establezco mi empresa comercial aquí en Aguascalientes y me preparo más en marketing político, asistí al primer congreso latinoamericano del tema y cada año vuelvo, además de comenzar a integrar a mi hijo en el tema de la estrategia. Por cierto, que el único ponente mexicano era Roy Campos pero allá estaban todos los asesores latinoamericanos que habían participado en las campañas presidenciales en México. Obviamente los partidos no se acercaban, pero sí los candidatos.

FT: Entonces desde 2004 se toma en serio la competencia por el auge del PAN.

ST: Traer a los mejores para que hagan los campañas. Los partidos hacían campañas de tierra y no cuidaban mucho el aire. Mucho toca toca, pero poco detalle a los espectaculares, tele y radio. En ese tiempo, el liderazgo era más directo. Para ser candidato o dirigente había que tener ciertas aptitudes, eso se fue perdiendo para comenzar a ser  imposiciones. En los dos partidos pasaba. Ahora era tiempo de influir en las campañas con lo aprendido en los seminarios y conferencias.

Después vino la campaña de Vallín cuando Luis Armando estuvo de gobernador, esa la ganamos con espectaculares muy fregones y frases muy fuertes que involucran la cultura local.

FT: Antes de esto, ¿en los partidos sí sabían hacer campañas?

ST: En lo que llevo de conocer la política, casi 30 años, no había estrategas y las campañas las hacía el partido. Sabía más el que escribía, el fotógrafo, al menos malo invitaban. Es que antes era un solo partido, el PRI. Y había unos de oposición, los socialistas o comunistas. Se hacían los que sabían, pero básicamente el márketing político aparece hace casi 20 años en México y la primera campaña donde se usa en forma es la de Fox, con Carlos Alazraki. Una agencia de publicidad transporta el márketing comercial a la política. Y es que Fox venía de ser gerente de la Coca-Cola, la marca más conocida después de Morena el día de hoy (risas).

“Las campañas fueron de incertidumbre y algo desangeladas”

Sergio Torres se emociona al comentarnos que uno de los valores más apreciados hoy en día en los políticos es el estar libre de acusaciones de corrupción, tema que considera el hilo conductor de aquellos que triunfaron o perdieron en 2018. “Un valor muy necesario, más para aquellos que ya son gobernantes”, señala.

FT: ¿Qué tal el triunfo de Morena a nivel nacional, desde dónde se explica?

ST: Las campañas fueron desfiguradas y desangeladas. Es que las campañas en todo el país fueron bastante violentas, mira el número de asesinatos. También fue una campaña incierta por la competencia por la presidencia, se sentía quién iba a ganar, pero no que iba ser este tsunami al sistema político mexicano.

FT: ¿Y en lo local?

ST: No quiero escucharme muy argentino pero la campaña de Toño [Martín del Campo] fue el ancla, una campaña disciplinada y dirigida a la población de Aguascalientes. Es decir, una campaña sin majaderías, no generamos campaña negra. No hubo pleitos ni agresividad. Y es que a nivel nacional vimos una campaña muy incierta donde los tres se acusaron de corruptos, y los debates era un pleito encarnizados. No había necesidad, venimos de 18 años de López Obrador siendo antisistema con un PRI con la historia más corrupta, donde no se hace nada. La campaña la basaron en desfigurar a los buenos en malos.

FT: Y ni Anaya o Meade tienen algo comprobado directamente

ST: Nada. Y es que hasta siendo candidato en un pueblo te surgen antecedentes de algo que no eres. López Obrador, ya sabíamos quién era, alguien anti instituciones que hablaba de complot contra él, lo conoces. Esa formación cae muy bien en un tiempo complicado para México, de corrupción. Ser antisistema ahora sí le funcionó cuando en las otras elecciones no había las condiciones necesarias.

El asunto es el hartazgo, que no lo sentíamos tan cercano en Aguascalientes y no creíamos que se iba a desbordar a las urnas.

FT: En el PRI local pareciera que hicieron un checklist en Aguascalientes de aspectos impopulares… para hacerlo estas campañas. Nepotismo y cuadros quemados.

ST: ¿Qué ha pasado? La política en México se descompuso, se desvirtuó el efecto de ser político y la descomposición social es que son franquicias de familia. La señora del dirigente, el hijo, toda una línea de políticos monárquicos y pasa hasta en la izquierda. Hoy en el PRI se repartió lo que hace tres años no, por ejemplo.

FT: Y el caso de los gobernadores corruptos del PRI en otros estados

ST: Moreira fue uno de los que le puso la cereza el pastel, de los protegidos del sistema pero el más clásico fue Duarte. Es que  dejaron las arcas vacías, como virreyes. Luego sigue Yunes, que critica el sistema pero pone al hijo de candidato. Estamos ante el resumen histórico de los malos gobiernos y malos partidos, un mal manejo de la política en México.

FT: ¿Por qué la oleada de Morena llega a Aguascalientes si Carlos Lozano fue un buen gobernador, Lorena una buena alcaldesa y Martín Orozco ganó con popularidad, además de estar contentos con Toño?

ST: Morena no son sus tres años, más bien es una secta de políticos que no caían en el poder y fueron para allá. A tal grado luego de esta perfección de la estrategia de Morena que no sólo fue en Aguascalientes, sino en toda la república.

FT: ¿Por  qué no conectaron el PES y Nueva Alianza con la población ni para mantener el registro si tenían anclas grandes con PRI y Morena?

ST: Es que la estrategia, también del PAN, fue no darle cancha a los partidos chicos. En Aguascalientes no se les vio juntos a los presidentes de las diferentes alianzas, uniones mal cacareadas y mal dirigidas. No fue avalado con los votos. Esto es márketing político, porque la peor campaña fue la de Morena, pero supieron poner en la mesa frases para la historia como el ‘Ya Sabes Quien’.

FT: Pero en Aguascalientes es peculiar porque hemos tenido buenos gobiernos del PRI y PAN, ¿por qué el enojo?

ST: Estos personajes como los Monreal, se hicieron de los políticos que no tenían un espacio y se pusieron a trabajar. Sin ellos no existiría Morena, virreyes con capital político para enfrentarse. Gente como Beltrones o Gamboa, estuvieron trabajando para esto de manera directa.  

El país para Morena fue dividido en grandes políticos que no están en gobierno, gente inconforme que se fue metiendo pero a la inconformidad con todo el país.  México ya estaba harto de votar por alguien que siempre le quedaba mal, que no creo que cambie. Fue trabajo de tierra, el origen de los partidos. Es un ciclo.


Vídeo Recomendado


The Author

Francisco Trejo Corona

Francisco Trejo Corona

Todas-las-cosas-digital en La Jornada Aguascalientes. Editor de /AUTONOMÍA. || @masterq en Twitter

1 Comment

  1. Luis
    16/07/2018 at 13:35 — Responder

    Muy buena entrevista, muy completa y una excelente trayectoria del lic.

¡Participa!