Opinión

Esperando el sol / El banquete de los pordioseros

¿Están todos adentro? La ceremonia está por comenzar

The celebration of the lizard. Jim Morrison

 

El 3 de julio es importante en la historia del rock, ese día, pero de diferentes años murieron dos de los más grandes e influyentes exponentes del rock, ya lo hemos comentado en alguna otra ocasión, Brian Jones, líder fundador de los Rolling Stones falleció ese día en el año de 1969, hace 49 años, sin duda el próximo verano estaremos recordando al príncipe heredero de los Stones a los 50 años de su muerte. Jim Morrison dejó este mundo en la ciudad de París el 3 de julio de 1971, una de las muertes más sonadas en la siempre inconclusa historia del rock, quizás junto con la de Lennon es la que más se recuerda. Pero ya que hablamos del Rey Lagarto, recordemos que hace 50 años, el 3 de julio de 1968 se publicó el tercer disco de The Doors llamado Waiting for the sun y te propongo que echemos un vistazo a esta interesante grabación de una de las agrupaciones más grandes en la historia del género.

Waiting for the sun no se considera actualmente entre los mejores discos The Doors, aunque las críticas fueron muy favorables, tanto de los conocedores como del público en general, el tema Hello, I love you fue su segundo sencillo en alcanzar el No.1 en las listas y el disco íntegramente fue el primero en conquistar el exigente y ambiciosos mercado del Reino Unido, no obstante, considero que está a cierta distancia de la calidad del primero, homónimo, o del segundo, una verdadera joyita llamado Strange days, pero la poesía de Jim Morrison sigue fluyendo casi de manera natural, de hecho, originalmente se había pensado en incluir en la cara B de esta tercera producción el poema musicalizado llamado Celebration of the lizard (Celebración del lagarto) que ocuparía toda el lado B del disco, pero se desechó la idea y sólo encontramos en el disco un fragmento de todo el poema original, el fragmento se llama Not to touch the earth ( No tocar la tierra). Un poco más tarde la versión completa de Celebration of the lizard se incluyó en la grabación en vivo llamada Absolutely live de julio de 1970, un disco interesante porque incluye algunos temas musicales que no encontramos en ningún disco oficial, además de algunas versiones mucho más largas de temas como Soul Kitchen, Break on through que en sus versiones originales no duran más de 3 o 4 minutos, o When the music’s over que ya de por sí es extensa.

Celebration of the lizard es una especie de suite que abarca varias canciones integradas en un mismo concepto, mantiene un criterio de unidad que la hace extenderse más allá de los 20 minutos y en donde podemos disfrutar de uno de los atractivos más grandes de The Doors, una intensidad poética, muchas veces con textos que Morrison iba improvisando durante la marcha y esa intensidad literaria estaba sostenida en un blues sólido, demoledor e incluso virtuoso a cargo del baterista John Densmore, un músico con grandes influencias de jazz, el guitarrista Robbie Krieger con un estilo único e irrepetible que le dio una gran personalidad como guitarrista, y el teclado a veces carnavalesco, a veces, muy frecuentemente de hecho, hipnótico, mágico, cautivador de Ray Manzarek, sin duda, uno de los sellos característicos de The Doors.

Finalmente, Celebration of the Lizard se incluyó grabada en estudio en la edición especial llamada Perception Box Set del 2007 con motivo del 40 aniversario de la creación de la banda, sin duda, una de las más exitosas y trascendentes en la música, no sólo en el rock.

Este disco, Waiting for the sun, con el paso del tiempo ha sido criticado, entiendo que injustamente, por lo que algunos críticos consideran la suavidad de su música, que ciertamente contrasta con lo denso de los textos poéticos de Jim Morrison, sin embargo, me parece, y esto es solamente un punto de vista muy personal, que eso es justamente lo que The Doors buscaban, un contraste que le diera más peso al contenido literario, es como cuando mandas enmarcar un cuadro con un marco brumoso, grande, entonces el tamaño del marco llega a distraer al espectador que en realidad debería fijar su atención en el cuadro, en el lienzo pintado. Sabemos perfectamente que Jim Morrison no era un músico, era en realidad un poeta que encontró en la música el vehículo ideal para proponer su trabajo literario, más o menos como también lo ha hecho Bob Dylan, sin embargo, Morrison está considerado, según algunas publicaciones especializadas en rock, dentro de los 500 mejores cantantes en la historia de este género musical, ciertamente era muy entonado, tenía una poderosa voz de barítono que sabía modular muy bien y darle la intensidad que su poesía exigía para poder cumplir su objetivo, que era penetrar todos los poros de la piel.

La canción que da nombre al disco Waiting for the sun no fue incluida y se editó hasta 1970 en el disco Morrison Hotel.

“Ahora he regresado a la tierra de los justos, de los fuertes y de los sabios. Hermanos  del pálido bosque, oh hijos de la noche, ¿quién de ustedes se unirá a la cacería? Ahora la noche llega con su legión púrpura. Retírense a sus aposentos y a sus sueños. Mañana entraremos a mi pueblo natal y quiero estar listo”, Celebration of the lizard. Jim Morrison.

 


Vídeo Recomendado


The Author

Redacción

Redacción

No Comment

¡Participa!