Opinión

Femsplaining, una agenda vacía, pero amorosa, para obtenerlo todo / Tres guineas

El Tirantes busca con desesperación quitarle la virginidad a su novia Lety. Trata de convencerla con toda clase de argumentos y manoseos, pero Lety ha decidido guardarse virgen hasta el matrimonio, lo que significa un problema para el Tirantes, que no pretende llegar a tanto, así que para presionarla inventa que tiene una enfermedad terminal y le suplica que no lo deje morir sin haberle hecho el amor. Así en una de las tramas de la película Lagunilla mi barrio. Cuántos timadores nos han endulzado el oído para beneficiarse de nuestros quereres. Encantadores, a veces les bastan pocas y bonitas palabras, y unas cuantas mentiras para que nosotras, ansiosas de atención, les demos sin remilgos lo que quieren.

Femsplaining: Hablemos de nosotras es el material sobre igualdad de género que la plataforma Abre más los ojos realizó en apoyo al entonces candidato de la alianza Morena- PT-PES, Andrés Manuel López Obrador. En él se pretende recopilar algunos de los temas más urgentes a resolver de la agenda de género y propuestas para lograrla. En Twitter fue presentada con el slogan “¡Sacudamos la agenda pública!”, una línea prometedora. Y digo que pretende porque el desglose de los temas es una compilación raquítica de datos y las propuestas ni son novedosas ni revolucionarias, el mínimo que se necesitaría para la cuarta transformación que Amlo, asegura, viviremos bajo su mandato.

El texto no está dirigido a la población en general, está creado para hablarle y endulzarle el oído al grupo feminista, del que también en su momento Amlo necesitó el voto. Es cierto que ninguno de los otros candidatos a la Presidencia incluyó en su discurso el tema de género, más allá de las menciones vagas y malas de equidad, y los datos sobre feminicidios; es cierto también que Amlo incluyó a mujeres destacadas en su gabinete y que esto por sí solo es un avance, sin embargo, me pregunto por qué este grupo feminista a quien se dirige de manera tan básica se conforma con esta “agenda” y no le ha exigido planteamientos concretos ahora que será presidente, porque los pronunciamientos de Olga Cordero, prometida como titular a la Secretaría de Gobernación, sobre la legalización en todo el país del aborto, por ejemplo, son de Olga Cordero, no de Amlo.

En su extensa campaña, López Obrador ha prometido combatir desde el 1 de diciembre, el día que tome posesión de su cargo como mandatario, la inequidad social y la corrupción. Nunca ha mencionado el tema de género de forma distinta de como lo hicieron sus contrincantes. La boca del virtual ganador ha omitido mucho en favor de las mujeres, menos a dado una propuesta integral. ¿Por qué entonces las feministas han estado agradeciendo las vagas y conocidas iniciativas que nos mantienen en segundo plano?

Las líneas “Si queremos democratizar al país debe democratizarse, primero, la familia. Tiene que haber una corresponsabilidad en las labores de cuidado”, suenan exquisitas pero el documento del nuevo y amoroso presidente no dice cómo hará para que hombres y mujeres de todos los estratos cambien el chip y participen en los cuidados y tareas del hogar en una sociedad como la nuestra. Muchos hombres de entender que realizarán trabajos a la que nunca han estado sometidos y que consideran exclusivos de las mujeres, no hubieran votado por él.

En el tema de Educación y cultura plantea que para hay que garantizar el acceso universal a una educación libre de violencia. Su propuesta 1 consiste en otorgar: 29,000 pesos anuales a cada alumna, alrededor de 2,400 pesos mensuales, sin presentar las condiciones o requisitos para esta beca, que en el caso de la propuesta 2 ofrecerá 3,500 a jóvenes por medio del sector empresarial, al acordar trabajo en conjunto para generar empleos y promover la inversión en el país. La educación sexual no aparece como medida preventiva para evitar la violencia, los embarazos adolescentes y no deseados, o las ETS.

El segundo tema sobre Independencia económica e inclusión laboral está circundado por la necesidad de que las mujeres ocupen altos cargos -como en su gabinete-, y en discriminación laboral propone 1) impulsar aumento al salario mínimo, tema que ha tocado en lo general y 2) promover estricta aplicación de la justicia para que los juzgados locales den solución inmediata a los casos. Aquí sí hay dos estrategias: la concientización y sensibilización sobre el acoso y la violencia a las mujeres en el ámbito laboral, algo que al menos en el caso de Aguascalientes ya está legislado y adelantado el trabajo, pero sin resultados concisos. Esta es la materia que menos costos políticos tiene, la que el Congreso de Aguascalientes reforma constantemente en la Comisión de Equidad y Género para justificar su pobre desempeño al inundar de boletines que aseguran se trabaja en beneficio de las mujeres.

En Feminización de la pobreza plantea dos propuestas: Crear centros productivos en zonas urbanas marginadas de las ciudades para disminuir tiempos de traslado, fortalecer las economías locales y profundizar los lazos de la comunidad con el objetivo de conciliar la vida laboral y familiar, sin considerar que muchas mujeres de estos lugares aún se dedican a las labores del campo o a trabajos no industrializados. La segunda propuesta consiste en crear programas de atención y cuidados gestionados por mujeres debidamente remuneradas con guarderías y estancias infantiles de calidad. Un punto importante y valioso, si acaso el único novedoso, es que se incentivará a los hombres en las labores de cuidado y se les darán derechos de paternidad.

En Salud habla de muertes por maternidad, salud reproductiva y violencia obstétrica. El gran ausente es la homologación del aborto en todas las entidades federativas. Las propuestas consisten en crear una política nacional de salud reproductiva basada en datos y fortalecer el Sistema Público de Salud para alcanzar un enfoque no únicamente preventivo, así como la cobertura universal, con servicios y medicamentos en clínicas y hospitales, con garantía a las adolescentes y mujeres embarazadas y con VIH y Sida. No se retoma tampoco la prevención con educación sexual ni la capacitación de los personales de la salud contra la discriminación y revictimización.

En Violencia y acceso a la justicia menciona datos sobre violencia doméstica y de pareja, así como estadísticas de feminicidios. No hay propuestas para la prevención. Para erradicar el acoso sexual callejero propone protocolos de atención a víctimas con perspectiva de género sin revictimización, se perseguirán los delitos y se acabará con la impunidad, algo que también está en casi todos los estados, sin resultados.

Con la presentación de este conservador documento, un medio de comunicación nombró a Amlo “feminazi” por “respaldar frases contundentes en su contenido como esta afirmación: ‘Ocupamos menos cargos de poder, nos pagan menos, nos matan, nos violan y encima nos culpan por ello’” …  

Sin embargo, la legalización y homologación de la interrupción del embarazo en todo el país no está contemplada en este material. La mano que mece la cuna del PES, su aliado en esta elección, ha relegado el tema ante su postura ultraconservadora, pero Amlo insiste que este tema lo llevará a consulta popular, como el matrimonio igualitario, sin considerar los derechos de las personas a decidir sobre su cuerpo y su vida. La educación sexual, y con ella la prevención, tampoco aparece en el documento. Por eso señalo la importancia de que el texto no fuera difundido a la población en general como una valiosa oportunidad para propiciar el diálogo en la mesa de las casas, entre padres, madres e hijos, sino como una estrategia electoral dirigido al sector feminista. Si las omisiones o los planteamientos a medias corresponden a una estrategia política, por qué permitimos que la agenda en favor de las mujeres todavía se venda al mejor postor, a conveniencia de los político y religiosos, como ha sucedido con todos los gobiernos hasta ahora. En los estados, Morena no es reconocido por trabajar en favor de los derechos de las mujeres.

Dejó de lado el combate a los estereotipos a través de los medios de comunicación, esos que muchas veces lo ensalzan, de forma masiva, tarea fundamental para que los cambios comiencen de fondo y de manera permanente; olvidó las condiciones de las mujeres del campo, de las migrantes y de las que se quedan aquí a esperar a sus familiares; la revisión en la ley de la figura de feminicidio para su correcta ejecución, que tanta impunidad ocasiona; la legislación de los castigos por difundir imágenes íntimas sin consentimiento. La filiación de hijos de parejas del mismo sexo también entra en esta agenda, así como el matrimonio igualitario. Todo esto es lo que más cuesta, la tarea más ardua, lo que desde siempre nos ha faltado y que entraría perfecto en la promesa de una cuarta transformación si tan solo tuviera voluntad política.

Como el Tirantes, Amlo y Morena obtuvieron lo que querían a costa de promesas de amor, omisiones, verdades a medias y mentirillas: el respaldo de un grupo amplio del feminismo en México y con él, el triunfo, los congresos, los dineros. Así son los timadores que nos endulzan el oído para beneficiarse de nuestros quereres sin comprometerse a más. ¿Dónde estamos entonces las insumisas, las que queremos todo y nada a medias? ¿Cuál agenda pública sacudirán? Ansiosas de atención, de que piensen en nosotras, de que nos tomen tantito en cuenta ¿nos quedaremos acaso esperando después de haberles dado lo más valioso que tenemos, nuestro voto?

 

Consúltala aquí: https://goo.gl/GX9XwF

 

@negramagallanes


Vídeo Recomendado


The Author

Tania Magallanes

Tania Magallanes

Jefa de Redacción de LJA. Arma su columna Tres guineas. Fervorosa de lo mundano. Feminista.

No Comment

¡Participa!