Opinión

Lo único cierto de la cruda de las elecciones es que vamos a resistir / Bocadillo

Siempre es un reto escribir la columna previa a la elección. ¿Por qué? Porque en estos tiempos que la vida de un texto se extiende por meses (o años) gracias al espejo digital del periódico, de poco vale escribir un artículo para invitar al voto o decidir bien. En lo que llega al Oxxo y la gente se mancha de tinta los dedos, para finalmente ir a votar y mancharse con más tinta los dedos, tal vez la columna tenga 8 horas de vida. Entonces salen sobrando los análisis. Es un momento incómodo para cualquier redactor y una de esas situaciones donde las coberturas son más efímeras que nunca. Demasiado pronto para analizar el after y muy tarde para unirse al coro griego de la comentocracia que discute escenario como señor trajeado con gel en programa de deportes.

Es válido señalar ganadores y perdedores más allá de los dos candidatos con posibilidades reales de ganar, pero el contenido sólo será valioso para aquellos antropólogos que busquen medir el ánimo especulador previo a los resultados. Lo cierto es que la vida sigue, sigue el Mundial, vienen más series, las marcas y consorcios tienen inversiones planeadas y gran parte del mundo planea los futuros con normalidad.

No pienso que sea el mejor proceso electoral reciente a nivel sociedad y mucho menos el más inteligente, ya que las masas que estuvieron con el puntero tuvieron una capacidad de debate que se resumía a comentar #Morena2018 en todo. Y agárrense, porque este halo de pureza lo vienen cargando otros cuadros tibios (lo que más ama la audiencia mexicana) como Pedro Kumamoto. Sería una lección del 2018, si quieres triunfar sé un tibio. No te definas, usa lugares comunes, habla suavecito. La de 2012 me pareció una contienda más aguerrida y con más corazón y con mejores ideas. Y eso que el puntero que más bien es el elegido del régimen en este tiempo era un enemigo desgastado del régimen. Lo que seis años hacen, ¿no? Por ejemplo, en 2012 Sergio Zurita era una especie de líder de opinión en el deep Twitter y hoy se le ve como un facho machista. No que necesariamente coincida con ese juicio.

Como ha sido tema común en esta columna, me decepciona y entristece lo vencido de la Generación X y que la mía (la Y) no estuvo a las expectativas. Que también tuvimos jóvenes viejitos, esos solemnes que creen más en esperar a que les toque que abrirse las puertas a chingadazos. No pudimos y dudo que la ensimismada Generación Z logre algo mejor, con alimento mental/espiritual en youtubers que repiten que el cambio está en tu mismo para ir a Japón a comer dulces raros y vivir una adolescencia prolongada hasta que los papás ya no puedan mantenerlos.

Siempre he votado diferenciado, me parece que tiene sentido y aunque coincida con una fuerza política en todas sus opciones, es importante que el ejecutivo tenga contrapesos. O que el legislativo tenga trabas. Me sorprendí cuando supe que el grueso de la población vota, si es que se levanta de su cama, generalmente por el mismo en todas las boletas. Aguascalientes se ha visto sofisticado en eso, aunque puede ser una métrica engañosa por ser un estado realmente pequeño. Tan pequeño que los partidos nacionales no influyen demasiado al ser algo minúsculo en recursos y electores. Jalisco me parece demasiado interesante y es lo que hay que voltear a ver los próximos seis años. Tal vez sea nuestro California. Es más, leyendo esto de nuevo sentencio que lo será. Incluso en el poco probable triunfo del segundo lugar en las encuestas. Será la resistencia.

 

Mierda: no pude evitar en el cliché de futurear.

 

[email protected] / @masterq

 

The Author

Francisco Trejo Corona

Francisco Trejo Corona

Todas-las-cosas-digital en La Jornada Aguascalientes. Editor de /AUTONOMÍA. || @masterq en Twitter

No Comment

¡Participa!