PortadaSociedad y Justicia

Nueva magistrada presidente del Poder Judicial en Aguascalientes es una mujer con 30 años de carrera jurisdiccional

 

  • Inició sacando copias, para luego ser actuaria, secretaria de acuerdos, jueza y magistrada
  • Para juzgar con perspectiva de género será necesario un cambio de “chip”, dijo Espinosa Castorena

 

La Jornada Aguascalientes entrevistó a Gabriela Espinosa Castorena, la segunda mujer en ocupar la titularidad del Poder Judicial en el estado, quien se considera una persona sencilla, trabajadora y comprometida, con una carrera de 30 años en el ambiente jurisdiccional, la cual comenzó desde que era estudiante de séptimo semestre de la carrera de Derecho en la Universidad Autónoma de Aguascalientes, con la realización de sus prácticas profesionales en 1987, archivando expedientes, sacando fotocopias y atendiendo al público.

“Eso era algo que me gustaba, me gustaba servir, esa era mi vocación, la de servicio, hacer algo por los demás; me da mucha satisfacción”, externó la ahora magistrada presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, quien nació el 20 de agosto de 1964 en la Ciudad de Aguascalientes al igual que su madre, su padre es originario de Teocaltiche, Jalisco.

Recordó que la primera oportunidad para obtener experiencia laboral la obtuvo de uno de sus profesores, el ex magistrado presidente y entonces juez, Jesús Ramírez Esparza, quien la apoyó e invitó a trabajar con él cuando fue nombrado presidente de la Junta Local de Administración y Arbitraje, luego de que la licenciada estaba a punto de terminar un interinato que realizó en el Juzgado Primero Civil, “me dio la oportunidad de ser actuaria, hacía yo los embargos en materia laboral; vio mi desempeño y me siguió apoyando, luego me nombró dictaminadora”.

Gabriela Espinosa realizó su primer examen para primera secretaria de Acuerdos en materia penal, el cual acreditó el 1 de enero de 1990, y es así como inició su carrera formalmente en el Poder Judicial, a lo largo de más de 28 años, en donde ha fungido como juez y magistrada del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, como presidente de la Sala Penal.

“Cuando yo ingresé en la materia penal, le voy a ser muy honesta, sí fue un gran impacto para mí, eran muy impactantes las fotografías del expediente. Nunca pensé que me fuera a enfocar en la materia penal, sin embargo, en la medida que la fui conociendo, me di cuenta de que es un área muy sensible, pues hay una problemática en las personas que incurren en un hecho delictivo, ya sea una situación familiar o económica. Siempre es importante ponerse en los zapatos de la persona que tiene el problema, tanto de la víctima como del imputado”; manifestó la magistrada.

Dentro de las metas que Espinosa Castorena se impuso al asumir el cargo como magistrada presidente está impulsar aún más los medios alternativos de solución de conflictos como la mediación, convencida de que la víctima puede quedar satisfecha en la reparación del daño, aunque también debe haber un cambio de mentalidad en querer que quien comete un delito debe estar por fuerza en la cárcel, “Hay quien me puede criticar en este sentido, pero se debe ver la situación personal, pues hay gente que incurren en un hecho delictivo la primera vez, y es un error cualquiera lo podemos cometer como ser humano, y si le dejamos privada de su libertad en un ambiente de gente que a eso se dedica, en lugar de favorecer puede perjudicar. Por eso se debe analizar muy bien la situación particular de cada asunto”, detalló la juzgadora.

¿Cómo la recibe el ambiente jurisdiccional al interno?

He recibido muchas muestras de compañerismo, de amistad, de aprecio. Creo que lo más importante es el compañerismo, porque vamos a trabajar en equipo. Siento que me reciben bien, sería una mentira decir que todos están contentos, tenemos ideas distintas, habrá quien no esté satisfecho con mi nombramiento y lo respeto. Me va a tocar ganarme el respeto y la confianza de todos y cada uno de los miembros del Poder Judicial.

¿Tuvo obstáculos en su carrera por ser mujer?

No creo, siendo muy honesta no lo siento así, aquí todos los que tenemos carrera judicial nos lo hemos ganado a través de concursos de oposición, y con seguridad se lo digo, en los 30 años de carrera, en el área jurisdiccional, jamás he visto que una mujer se le discrimine o se le pongan obstáculos para ser juez, o ascender de puesto.

 

Juzgadores con perspectiva de género

Entre los once puntos que la nueva magistrada presidente presentó en su mensaje de toma de protesta el martes 24 de julio, llamó de manera especial el número diez, referente a la igualdad sustantiva y su compromiso de que los juzgadores emitan sus resoluciones con perspectiva de género y no discriminación, “Es un tema que a mí me gusta mucho y que he manejado desde hace muchos años, yo estoy nombrada como enlace en la materia de Igualdad de Género de la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia de los Estados Unidos Mexicanos (Conatrib), me he capacitado en esta materia y tengo un gran compromiso, tengo el deber de impulsar de impulsar la perspectiva de género dentro del Poder Judicial”, manifestó Gabriela Espinosa.

Si bien no podrá continuar como enlace de la Conatrib, cuya estafeta habrá de pasar a otra magistrada, como presidente continuará impulsando el tema, ya que considera importante cumplir con los estándares internacionales en derechos humanos, y uno de ellos es juzgar por perspectiva de género: “Juzgar con perspectiva de género no es tan sencillo, creo que nos hace falta capacitación, cuando se juzga con estos criterios es necesario ver el entorno en el que se desenvuelve la mujer, la niña, el niño, el hombre; pues género no quiere decir que nos encaminemos solamente a las mujeres: es igualdad sustantiva, especialmente para aquellas personas en condición de vulnerabilidad, como es la mujer, los niños, los adultos mayores, las personas que tienen problemas en el ámbito sicológico, en el económico”.

Puntualizó que existe mucha violencia que no se ve, pues desafortunadamente se entiende por violencia sólo la física, pero hay mucha violencia sicológica y económica; por ello el expediente se debe analizar en torno a toda la problemática.

Reconoció que en el Poder Judicial hace falta mucha sensibilización y capacitación, al ser un tema relativamente nuevo, por ello trabaja un proyecto con el área de capacitación en esta materia, al ser temas complicados, al que comparó en este sentido con el nuevo sistema oral acusatorio, ya que es necesario “cambiar el chip” para juzgar con igualdad y perspectiva de género y visualizar de una manera distinta el entorno del hecho.

The Author

Claudia Rodríguez Loera

Claudia Rodríguez Loera

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!