Opinión

Priismo hidrocálido: talante, talento, apellidos, apariencias y resultados

En contextos electorales adversos la victoria o la derrota no son términos absolutos. Ante la debacle del priismo en el último proceso electoral, valorar el comportamiento de los candidatos del PRI y de sus campañas en Aguascalientes requiere de algo más que un ganó o perdió. Un análisis tan simplista llevaría a la absurda conclusión que Lorena Martínez y Mimi Medina tienen el mismo capital político.

En consecuencia, un análisis sobre la capacidad de los candidatos del tricolor requiere que comparemos sus resultados con la media nacional y la media estatal, sólo de esta forma podemos aislar la variable candidato y cuantificar el peso electoral de cada uno de ellos.

Analizado el comportamiento de los candidatos del PRI en Aguascalientes llegamos a dos grandes conclusiones: el talento político no se hereda ni por apellido paterno ni por pertenencia a familia política y Lorena Martínez mantiene un gran capital político, de hecho, uno de los mejores del PRI en el ámbito nacional.

La primera de estas conclusiones tiene que ver con el comportamiento de los candidatos de algunas de las familias del priismo local a quien por razón de origen se presupone una elevada rentabilidad electoral. El último proceso arroja un 19.81% de votos para los candidatos a diputados locales del PRI en todo el estado, media que no alcanzan Paco Guel (19.21%) o Miguel Ángel Juárez (19.65%). Lo mismo sucede con Roberto Tavárez, quien a pesar de llevar años presumiendo en redes su supuesto poderío electoral no es capaz de aportar ni un punto porcentual a la marca partido (20.68%). En resumen, ninguno de estos tres candidatos logra obtener más votación de la que hubiera obtenido cualquier candidato por el simple hecho de competir con las siglas del partido. A pesar que todos presumen contar en su haber con años de experiencia en acción electoral, operación política, promoción y movilización de estructuras partidarias.

La segunda conclusión tiene que ver con el perfil propio y el capital político que sí mantienen algunos candidatos del PRI cuya marca personal suma sustanciosos votos a la marca partido. Concretamente Elsa Amabel Landín y Margarita Gallegos suman 7 puntos porcentuales al partido y se consolidan como las dos mejores candidatas del PRI en el proceso local de Aguascalientes. Ambas candidatas demuestran que por encima de apellidos paternos, pertenencia a familias políticas o años de experiencia en la vida interna del partido está el trabajo, la dedicación y la capacidad.

Mención especial merece el caso de Lorena Martínez quién mantiene un gran capital político a pesar de haber tenido que enfrentar el tsunami electoral de Morena acompañada de candidatos que no aportaban nada a la ya de por sí desgastada marca PRI. Lorena obtiene 6 puntos más que el promedio de candidatos al Senado en el país y 9 puntos más que el candidato a presidente de su mismo partido, esto a pesar que en el caso del resto de candidatos competían con la alianza de tres partidos (PRI, PVEM y Panal) y que Lorena lo hacía en solitario por el Revolucionario Institucional. En términos estatales Lorena obtiene 33 mil votos más que el resto de los candidatos priistas en Aguascalientes y en términos nacionales se posiciona como la 10ª mejor candidata priista al Senado en todo el país.  

Como evidencian los números y a pesar de la derrota, Lorena Martínez sigue siendo hoy la priista con mayor capital político y mejor rentabilidad electoral en Aguascalientes. Esta situación le permite mantener el liderazgo moral del partido y optar a cualquier candidatura o posición que se plantee en los próximos años, fundamentalmente porque no hay ningún otro priista en el estado que pueda competirle en términos electorales, los que podían plantearse hacerlo ya han mostrado su peso electoral en los últimos años y en especial en este proceso.

El gran reto que tiene Lorena en la definición de su futuro político es cómo afronta la transformación del partido en el que milita. Siendo uno de los mejores perfiles del priismo en lo nacional está llamada a ser un activo importante en su necesaria refundación. Hoy renovar el partido requiere de una enorme catarsis en lugar de la tradicional unidad priista que no sería otra cosa que la confirmación de una victoria más del pensamiento único. El priismo está urgido de una nueva revolución liderada por sus bases en el territorio y protagonizada por políticos diferentes como Lorena Martínez. Pero eso ya será objeto de análisis en otra colaboración.

 

@serranopv | [email protected]

 

The Author

Víctor Serrano

Víctor Serrano

No Comment

¡Participa!