Opinión

Universidad y Política / Cátedra

La semana pasada manifestamos nuestra preocupación acerca de la forma inadecuada en que se maneja el tema político dentro de la Universidad Autónoma de Aguascalientes y el hecho de que se esté soslayando la obligación de orientar adecuadamente al estudiante en cuanto a la formación de su personalidad cívica.

Se han dado pasos tímidos, prácticamente forzados -como el debate organizado por gestiones del INE y realizado casi en lo oscurito- pero la positiva labor de empezar por informar y concientizar a los veintitantos mil estudiantes de la Universidad en materia de obligaciones y derechos políticos, que todos hubiéramos aplaudido, fue la que prometieron pero nos quedaron a deber los muchachos de la Feuaa.

Ojalá insistieran en ese sí noble impulso. Por lo pronto va la respetuosa sugerencia de realizar una encuesta que les proporcione un panorama a partir del cual basaran el inicio de un proyecto de largo plazo, ya que para empezar cuentan con la posibilidad de ser apoyados por expertos en Política, en Sociología y en Trabajo social. Y esa, que sería una aportación de la Feuaa, tendría que ser absorbida posteriormente por el área académica como el programa cívico que actualmente omite.

Pero no se trata solamente de preparar buenos ciudadanos en las aulas -y no solo en el terreno electoral a los estudiantes mayores de 18 años- sino también de realizar un verdadero trabajo de extensión para formar ciudadanos en la sociedad, fuera del campus y sin temor a ser contaminados por la gente sencilla del pueblo, a cuyo servicio deben estar los universitarios.

 

Declaración del Centenario. Córdoba, 2018. Aquí encuentro oportuno establecer un punto de unión entre el tema anterior y el del tratado por esta columna en su edición del 15 de junio pasado, dedicado a evocar el trascendente significado de la Reforma Universitaria Latinoamericana, cuyo centenario se cumplió seis días después sin que institución alguna de enseñanza superior en Aguascalientes -incluida la UAA- se diera por enterada.

Con grandes esfuerzos dignos de encomio, la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina -donde tuvo inicio la Reforma de referencia en 1918- organizó importantes actividades entre las que destacaron la III Cumbre Académica de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la III Conferencia Regional de Educación Superior (CRES 2018).

La declaración emitida por la III Cumbre Académica el 14 de Abril, resaltó el interés de las universidades europeas por conformar una Asociación Estratégica de América Latina, Caribe y la Unión Europea que permita “…lanzar el Proceso de Córdoba de integración universitaria de las dos regiones” con base en los principios del Movimiento de 1918 basados en “la democratización de la vida universitaria, la promoción de la ciencia, la libertad de pensamiento y la autonomía.”

A la III Conferencia Regional de Educación Superior (CRES 2018) asistieron alrededor de doce mil personas, de las cuales tres mil eran representantes de instituciones de educación superior, entre ellas quinientas de universidades, en su mayoría de América Latina, que culminaron sus trabajos con la Declaración del día 14 de Junio, con la que participará nuestra Región en la Conferencia Mundial de Educación Superior que se llevará a cabo en París el año próximo, de la cual transcribo tres párrafos pertinentes relacionados con el propósito que la Universidad debe cumplir con el medio sociopolítico del que forma parte, párrafos que invitan a meditar sobre el tema La UAA y la política, comentado en las entregas anterior y presente de esta columna:

“Hace un siglo, los estudiantes reformistas proclamaron que ‘los dolores que nos quedan son las libertades que nos faltan’ y no podemos olvidarlo, porque aún quedan y son muchos, porque aún no se apagan en la región la pobreza, la desigualdad, la marginación, la injusticia y la violencia social.

“Los universitarios de hoy, como los de hace un siglo, nos pronunciamos a favor de la ciencia desde el humanismo y la tecnología con justicia, por el bien común…

“La III Conferencia Regional… reafirma el postulado de la Educación Superior como un bien público social, un derecho humano y universal, y un deber de los Estados. Estos principios se fundan en la convicción profunda de que el acceso, el uso y la democratización del conocimiento es un bien social, colectivo y estratégico, esencial para poder garantizar los derechos humanos básicos e imprescindibles para el buen vivir de nuestros pueblos, la construcción de una ciudadanía plena, la emancipación social y la integración regional solidaria latinoamericana y caribeña.

Por todo lo dicho, el autor de esta columna reitera su convicción en el sentido de que la comunidad universitaria de Aguascalientes debería reflexionar sobre la necesidad de cumplir con su obligación cívica, pero no con medidas asistenciales contrarias a su naturaleza, sino con un criterio científico y humanístico inspirado en la justicia social.

 

“Por la unidad en la diversidad”

Aguascalientes, México, América Latina

[email protected]

 

The Author

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

No Comment

¡Participa!