Sociedad y Justicia

Uso de celular en fábricas y comercios de Aguascalientes es ahora un dolor de cabeza

 

  • Ahora el celular se convierte en un elemento distractor que afecta al sector productivo
  • Canaco propone incluir prohibir su uso en contratos colectivos de trabajo

 

En algunos negocios el uso del celular se ha convertido en un dolor de cabeza, que inclusive se considera que afecta al sector productivo, ya que representa un elemento distractor para los trabajadores, que además puede provocar accidentes graves, señaló el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Aguascalientes, Rubén Ángel Berumen de la Cerda.

Expuso que para los negocios del sector se ha convertido en un verdadero problema el tener que llamar la atención a empleados por el uso de los dispositivos celulares mientras trabajan, ya que se ha convertido en una distracción e inclusive, para algunos, es un vicio, que ahora afecta al sector productivo, ya que, al prestar tanta atención al equipo, se deja de trabajar.

Esta situación inclusive ya se ha se advirtió en el sector industrial, de tal forma que en varias de las grandes empresas tienen prohibido a sus operadores llevar consigo el teléfono personal para evitar distracciones y posibles accidentes, que dado los equipos que se manejan pueden ser de gravedad.

Consideró oportuno que ahora, como parte de los contratos de trabajo se convenga en qué momento el empleado tendrá la posibilidad de hacer uso del aparato celular, lo cual obviamente puede generar molestias a algunos, pero a pesar de ello señaló necesario que, en caso de existir sindicato, debería de ser incluido en el contrato colectivo.

Berumen de la Cerda detalló que se trata de conminar a los trabajadores y sus sindicatos para que se limite el uso de celulares en horario laboral y únicamente en caso de tener alguna emergencia, se pida el permiso para utilizarlo, todo con el objetivo de que no entorpezca la actividad productiva para la que se le contrata: “Es entendible que es un mecanismo de comunicación para alguna emergencia, pero no puede ser posible que haya personal en mostrador o cajas distraídas chateando o hablando por celular y descuidan la atención al cliente. Además de dejar de atender a la gente que acude a hacer compras, el otro riesgo es el ser sorprendidos por los amantes de lo ajeno, pues si están al teléfono, ¿qué garantía se tiene que están al tanto de evitar los robos sorpresivos”.

El uso del celular se trata de un problema recurrente en fábricas de ropa o de metalmecánica, y en los comercios, al ser completamente visible e incómodo para los clientes, y para los propios patrones, pues después de la llamada de atención, algunos trabajadores, prefieren renunciar a dejar el celular a un lado.

The Author

Claudia Rodríguez Loera

Claudia Rodríguez Loera

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!