Opinión

Acuerdos y líderes / De imágenes y textos

Seguramente se acuerda de Pedro y el Lobo, ya sabe, vivir engañados de un peligro inminente hasta que la amenaza se materializa y el principal promotor del rumor se ve afectado. De pronto los hechos por este lado del continente se comportan así, transitamos por un camino de incertidumbre repletos de Pedros que se dedican a mantenernos a raya tal vez para no hacer mayores desplantes ante situaciones aparentemente sencillas o cotidianas, contextualizo para no sonar como Mario Moreno; después de mantenernos con el Jesús en la boca por más de doce meses con el tema del Tratado del Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, recuerda el inicio de la amenaza, el mundo se iba a acabar, buscamos socios potenciales por todas partes, hasta con Belice andábamos quedando bien, con los países de Centro y Sudamérica, los queríamos cerca pues el futuro con el vecino del norte era gris, que le digo gris, se tornaba negro. Volteamos insistentemente hacia los países de Asia, también nos entró el espíritu nacionalista y gritamos a los cuatro vientos que si el loco del vecino construía un muro, nos íbamos a volver autosuficientes, a consumir lo hecho en México y nunca mas voltear hacia el norte.

Debemos aceptar que la raza de bronce es jarrito de Tlaquepaque de origen, somos sentidos hasta la banqueta de enfrente, así que no permitiremos que el tocayo de Colosio nos siga humillando con singular desfachatez, recuerdo bien cuando la nota estaba caliente en los medios, era casi un hecho que el tratado comercial entre las tres naciones del norte del continente se cancelaría dejando a su suerte al país más desprotegido de los tres, es decir a nosotros los pobres; las reacciones ingenuas no se dejaron esperar ¿recuerda?, queríamos boicotear todo lo que nos sonara a cadena gringa, los establecimientos de comida rápida, las tiendas de autoservicio, sí pensaba adquirir un vehículo automotor, mejor japonés o europeo pero nunca gringo, si tenía conocidos con facha de ser parientes del ratón Miguelito eliminarlos del Facebook y del Whatsapp, que no quede huella de nada, puro poder Mexicano.

No compre en Walmart decían, uh qué caray, le voy a afectar a mi vecina que es cajera de esa cadena y tiene dos hijitos sin marido. Sin duda nos gusta el drama, estimado lector, se nos da por naturaleza y la vieja mafia del poder, así como la nueva, juega con nuestros sentimientos, analice usted cómo se fue matizando esto del tratado comercial, primero la amenaza del no por parte de los gringos con todo y burlas de su manda más, luego, llega Andrés Manuel, contemporáneo del otro, por eso se llevan tan bien y el panorama se comienza a suavizar, las negociaciones comienzan a ser tersas, hasta que el lunes por la noche de esta semana, boom, sueltan la bomba cuando días atrás Donald se pone de pechito para que lo tilden de loco; tenemos acuerdo, un acuerdo bilateral entre los gringos y la raza de bronce, entre el primer mundo y una economía emergente que saluda las negociaciones con un peso fortalecido, con mensajes de optimismos y con la invitación para que Canadá se sume al nueva esquema de cómo hacer negocios que favorezcan por todos los ángulos que se quiera ver a los de las barras y las estrellas. Y como siempre la información que fluye a través de los medios nos hace creer que estamos frente a la oportunidad de nuestra vida, que nos olvidemos de andar vendiendo barato nuestro amor con las otras naciones a quienes les coqueteamos, que a Trump no le gustaba el Tratado del Libre Comercio de América del Norte por cuestiones semánticas inglesas… el alcance es lo de menos, el Quique invita al Justin para que no se quede fuera de la jugada, tan padre que se la pasó la Freeland por estas tierras olvidadas de la mano de dios, hasta la cotorreó con Andrés Manuel, no le digo, además de jarritos somos medio convenencieros.

El chiste es que el primer paso ya se dio, lo que derivó sin duda una serie de análisis de los expertos en economía, finanzas y tratados internacionales. Lo que yo observo a nivel de cancha es cómo nos comportamos y cómo percibimos la noticia, claro, si es que nos dimos cuenta del suceso porque con eso de que las cortinas de humo están a la orden del día, no me diga que estar al pendiente del Tuca y la selección nacional no es asunto de primera línea, aunque sea interino pero estará al frente de esos chamacos.

Qué tan informados estamos sobre el tema del acuerdo comercial entre nosotros y los ¡green- go!, cómo manejan la información y qué es lo que quieren que entendamos, de entrada y reitero, pareciera que entre viejitos se entienden, presidentes populistas, acciones paternalistas para un continente mejor.

Tendremos que esperar a que las aguas tomen su nivel, conocer las cláusulas y las letras chiquitas del contrato, buscar información para saber en qué nos beneficiará la firma de un acuerdo comercial que semánticamente no le cause ruido al güero y que le haga sentir que tiene el control del mundo, o por lo menos de México y Canadá en materia comercial, lo bueno es que tenemos un cuarto bat que aunque veterano, deja ver el músculo del brazo derecho sin embargo para correr las tres almohadillas y el home necesite corredor emergente.

Bueno, tengamos cuidado con eso, luego sus corredores emergentes son ciudadanos mexicanos no deseados, ahí tiene el regreso triunfal de Napoleón Gómez Urrutia, de corrupto líder minero a Senador de la República con la promesa de que acabará con la corrupción el en país, “A ayudar a reconstruir el país, a la política económica para que realmente logremos terminar con la desigualdad, y voy a eliminar la corrupción del país”.

Iba manejando en el periférico en el carril de alta cuando de pronto por el retrovisor vi una lengua acercarse a gran velocidad, me rebasó, si yo circulaba a 90 la lengua entonces corría a 120 escoltada por dos patrullas, acertó, era la lengua del Napito…

 

[email protected] | @ericazocar


Vídeo Recomendado


The Author

Eric Azócar

Eric Azócar

No Comment

¡Participa!