Opinión

Ciencia y tecnología, el reto de la armonía / Análisis de lo cotidiano

¿Existe una diferencia real entre ciencia y tecnología? ¿Es lógico que las instituciones de educación superior se divida en Universidades y Tecnológicos? Hay feroces defensores en cada uno de los lados. Sin embargo, la realidad nos ha hecho la cuestión más confusa en lugar de aclararla. Prestigiados Institutos Tecnológicos imparten carreras humanistas como Derecho y Medicina. Todas las universidades incluyen en sus ofertas académicas las ciencias de la informática y una creciente variedad de ingenierías. Algunas como robóticas, mecatrónicas y otros nombres igualmente novedosos. El por ahora muy popular niño genio Carlos Santamaría a sus doce años ingresará a la UNAM a estudiar Física Biomédica cuyos límites entre tecnología y ciencia son indefinibles. Si les preguntásemos a los sabios de la Antigua Grecia, cual es la diferencia, seguramente nos mirarían atónitos y estupefactos. Para ellos todo fue academia. No ha faltado alguien que buscando la respuesta simple nos diga que la tecnología busca el bienestar y la diversión, o sea vehículos más rápidos y confortables, electrodomésticos más eficientes que nos faciliten la vida cotidiana, televisores, celulares y equipos de sonido que nos permitan un ocio más placentero. En cambio las ciencias solo buscan complicarnos la existencia con laberínticas discusiones filosóficas, interminables indagaciones médicas y complejas exploraciones psicológicas. El término medio es muy tranquilizante. La Medicina del Siglo XXI es incomprensible sin la resonancia magnética, la tomografía axial, la cirugía endoscópica, la cirugía láser y la radioterapia, sólo por mencionar algunas. Aunque es necesario decir que para ello se ha pagado un precio muy elevado, la deshumanización del médico. Un cirujano puede intervenir quirúrgicamente a un paciente situado a miles de kilómetros de distancia y extraer la vesícula mediante telemedicina y robótica, sin haber nunca saludado personalmente al paciente. Es más sin saber absolutamente nada de la persona, aunque conozca su expediente. No todo está perdido, afortunadamente la ciencia tecnológica será muy bien utilizada, cuando el enfoque sea el humanismo. Una madre de familia de Aguascalientes puede conversar todos los días con su hija y su nieto que viven en Japón, gracias al Skype o el Facetime. También se aprovechará en el bienestar emocional de muchas personas. Este día se inaugurará oficialmente el Programa VIVE del Gobierno del Estado y la Secretaría de Salud. Un ciudadano que radica en alguna de las comunidades más lejanas a nuestra ciudad capital podrá usar alguna de las redes sociales, a cualquier hora del día o la noche, en cualquier día del año para consultar a su psicóloga. La psicóloga le ofrecerá atención personalizada, exclusiva, de alta calidad científica y completamente gratuita. Incluso viéndose mutuamente en la pantalla de su celular, su televisión o su computadora. Ya se nos ha cuestionado ¿y la pobre gente de los ranchos? Nuestra experiencia es definitiva al respecto, toda la población rural tiene un celular a la mano. El Siglo XXI nos ha sido benévolo, nuestro estado cuenta con un servicio de primera línea para la atención de los conflictos emocionales, la problemática de pareja y familia y también para la prevención del suicidio. Y nos gusta decirlo, será el primero en el ámbito nacional dentro de una institución de salud pública estatal. Bienvenida la armonía entre ciencia y tecnología.

 

[email protected]

 

The Author

Héctor Grijalva

Héctor Grijalva

No Comment

¡Participa!