Opinión

Domesticar o desgraciar el planeta

Cuando El Principito en el cuento de Antoine de Saint-Exupéry le pregunta al Zorro qué significa domesticar, después de dar vueltas a la conversación le dice:

“Todavía no eres para mí más que un niño parecido a otros cien mil niños. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro parecido a otros cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo. Yo seré para ti único en el mundo…”

Pero el ser humano se olvidó de ser único para un individuo de otra especie y distorsionó el sentido de la domesticación, pensó que él era el domesticador y perdió de vista que lo podían domesticar, y al tener cerebro que le proporcionaban trucos y mañas domesticó plantas, animales, hongos, bacterias y pasó de un término armonioso a ser especista que según de Real Academia de la Lengua Española es “discriminación a otras especies por considerarlas inferiores”.

Y sin casi darse cuenta el Hombre (Homo sapiens) clasificó a los terrícolas de otras especies según sus regiones, religiones y necesidades, por lo que mientras en lugares como La India la vaca es sagrada, en México y muchos países en el mundo se goza de cocinar todas sus partes; en Aguascalientes es famoso el menudo que se conforma de un caldo chiloso donde se cosen estómagos de la vaca.

Cuando el Perro (Canis lupus familiaris) perdió el miedo a acercarse al hombre con tal de obtener comida y le hizo gracias y puso su carita de “seré tu mejor amigo” por supuesto que el H. sapiens pensó “ya lo domestiqué”, en realidad el perro lo estaba haciendo con la especie pensante, pero esta especie le sacó ventaja y comenzó a manipular la crianza e hizo aberraciones evolutivas de forma artificial para obtener diversas razas que le fueron de utilidad para el trabajo en varias manifestaciones, hizo perros especialistas en búsquedas, hasta hay quienes hablan de razas de pelea, cuánta maldad hay en la especie que piensa que hasta hicieron razas de adorno, y además le ponen precio.

Querido lector o lectora, ¿alguna vez ha comprado o vendido a un perro? O ya entrados en tema, ¿alguna vez ha abandonado a uno o le ha llamado al Centro de Bienestar Animal para entregar al que ha sido su compañero de meses o años?, debe saber que no los llevan para que se adopten por una buena familia, en promedio se matan mil al mes, usted es de los que se conmovió con el mensaje que corrió por redes sociales diciendo que “van a sacrificar tantos cientos de perros en tal lugar” y quería salvarlos reenviando la publicación y en otro tiempo no ayudó a un callejerito. Mucho ojo porque como sociedad nos estamos debiendo una consideración animal que repercute en violencia hacia los de nuestra especie, no nos sorprendamos…

Y pasa que ciertas personas desplazan al perro que es tan común y vulgar para traer especies de animales exóticos para sentirse especiales y se sabe de quien tiene leones, tucanes, iguanas, etc. Domesticando o demostrando poca cultura, que cada quien se autoevalúa.

Y hablando de otro grupo de seres vivos, ¿qué es lo que el Homo sapiens (todopoderoso) ha conseguido en esta carrera de la “domesticación” con respecto a las plantas? Hablemos de Aguascalientes: Cortar Mezquites (Prosopis spp) de 80 o 100 años que habían ganado su derecho a la tierra para traer Tabachin (Delonix regia) propio de los paisajes de África, y demostrar que se adaptó nuestra tierra de y que todo se ve más alegre y tiene tantos beneficios, o la famosa Jacaranda (Jacaranda spp) que es capaz de cambiar el humor de una persona con solo ver su flores violetas que duran tan poco en los paisajes de Aguascalientes, donde a fuerza de que algún funcionario que la vio en Sudamérica como en Brasil, Bolivia, Argentina o Paraguay de donde si es originaria y quiso domesticarla para que cuando saliera de su casa fuera única para él o ella y viceversa. Dos ejemplos de árboles exóticos que tienen tanto tiempo aquí que hacen parecer como que son nativos y hasta les hacen un monumento llamado “Jardín de las Jacarandas” donde otro extranjero, creo que no se les llama exóticos a los artistas que no son nativos, en este caso Jan Hendrix hizo que realizó proyecto, quizás con desconocimiento o no, le pagamos mucho dinero, digo le pagamos porque no creo que el gobierno estatal en turno sacara de su bolsa. Y así fue como desplazamos a nuestros coterráneos y nos avergonzamos de ellos; del mezquite, el huizache (Acacia spp) y el nopal (Opuntia), el encino (Quercus spp) , el pino (Pinus spp) como cuando tus padres son humildes y van a tu colegio y dices que son los que ayudan en casa…

Ya hay muchas especies de plantas que dependen del hombre para sobrevivir como el maíz y el frijol. Nuestra evolución fina del cerebro nos has hecho ser gourmets un lujo que podemos dejar de lado.

Los invito gozar de los animales silvestres respetando el hábitat, un voto a la contemplación a ejercitar su cámara fotográfica, no su rifle, a demostrar que somos valientes no por matar con una espada, ni por enjaular, ni por vestir con un abrigo de animal; a domesticar a la tortuga, al venado, al perro, a los árboles, a las herbáceas de una forma armoniosa, sabiendo que en la medida del respeto a su distribución y evitando la devastación podremos todas las especies vivir más y mejor. Para que como el principito y el zorro seamos especiales unos de los otros.

 

/Movimiento Ambiental


Vídeo Recomendado


The Author

Guadalupe Castorena

Guadalupe Castorena

No Comment

¡Participa!